¿Qué Pasó?

No había querido, ni había podido escribir en relación con lo acontecido el domingo 02 de diciembre de 2007. Fecha esta que deberá permanecer en nuestra memoria, para que no perdamos de perspectiva la realidad, hacia dónde vamos y cómo debemos llegar hasta allá. Decía que no había querido escribir, porque eran tantos los sentimientos contenidos en mí, que muy probablemente no habría escrito con la cabeza, sino con las vísceras y ellas no son las mejores fuentes de ideas. A pesar de que aun la bilis circula libre por mi organismo, siento que ya no domina mi entendimiento y tampoco quiero perder por completo la emoción del momento, y me he atrevido a sentarme frente al teclado.

Sin embargo, una vez decidido a escribir y aunarme a los tantos análisis, que a la fecha ya se han hecho sobre las posibles causas de los fatales resultados de ese primer domingo de Diciembre de este año 2007, la dinámica de los acontecimientos sigue en su incesante andar y ahora, siento que más que abundar en lo que no dejan de ser especulaciones de lo sucedido en el referéndum, me atreveré a opinar en otro sentido.

De los resultados del referéndum, solo diré y para que no las perdamos de vista dos cosas fundamentales, para que sirvan de papel de trabajo a todos los necesarios análisis que se deben hacer a lo interno en la revolución. La verdad de los hechos, es que aquí no hubo ninguna victoria de la oposición. Lo que en efecto ocurrió y como antípoda de la afirmación anterior, fue una gran derrota del chavismo. Sin profundizar en ello, no se requiere ser un gran estadístico para poder evaluar los resultados obtenidos con tan solo un año de diferencia, entre el 2006 y el 2007. La oposición prácticamente no creció, sin embrago, el chavismo sí disminuyó y de manera brutal. Eso marcó la diferencia. Y la segunda propuesta de mi parte, es que efectivamente, esa derrota chavista (no victoria opositora) se debe a errores, desatinos y hasta descarados acontecidos, dentro del proceso que sin llegar a mermar la credibilidad del Presidente Chávez, hicieron que el grueso de su apoyo, prefiriera abstenerse para no votar en su contra, pero esto es un campanazo a tomar en cuenta. El triunfo fue del abstencionismo, y eso es lo que merece verdadero estudio. Es un mensaje evidente al presidente, no votaron en su contra, pero tampoco fueron a apoyarlo, no lo traicionaron como él en medio de un discurso cargado de emociones dijo, pero tampoco fue un gesto de flojera como se ha pretendido decir. A este pueblo, a pesar del inmenso ataque mediático profesional, no lo lograron convencer de que el Comandante es un tirano, pero tampoco permitió la manipulación maniquea del o estás conmigo o en mi contra, sin posibilidad de análisis ni opinión. La madurez política que el proceso le ha conformado al pueblo, le permitió discernir, y decidir mandarle un mensaje al presidente, no lo traicionó, pero sí le advirtió que el soberano es él, que lo acompañan, que confían en él, que lo quieren como el líder que es, pero que no van a permitir se continúen los desmanes que acabaron con la cuarta, ni que el Presidente, haciendo gestos de apoyo irrestrictos, no acepte denuncias de desafueros que cometen algunos de sus colaboradores. Sabemos y nos consta, que él en muchas ocasiones ha dado órdenes de llevar a sus últimas consecuencias investigaciones de actos de corrupción, pero eso no se cumple y es allí donde debe “embragetarse” con su pueblo.

Yo siento que es hora de cómo dice el refrán popular, “tomar el toro por los cachos” y asumir el mandato que el pueblo ha puesto en sus manos Presidente. Como usted tantas veces dice: “el que tenga ojos que vea”

Eso es lo único que a estas alturas puedo señalar del malido referéndum.

Pero, es necesario y para reforzar parte de lo dicho, que veamos lo que sucede, todos los días en nuestra cara, y nadie pareciera darse cuenta o peor aun, importarle.

Sigo sin entender el Poder. Sigo sin compartir el Poder, a pesar de que he comprendido, que la única manera de ayudar a ese colectivo, de lograr aportar algo a los demás, es a través del Poder.

Pero el Poder es para ejercerlo, coincidimos que para el bien, para ayudar a los más necesitados y a todo el colectivo, pero es para eso, y si no se ejerce, entonces no se merece y/o lo ceden o los desplazan del mismo.

Ya no tenemos más mejillas que poner, según la conseja bíblica. La revolución bolivariana ha sido respetuosa de las leyes, ha sido conciliadora y de paciente e inocente en el ejercicio del Poder ha pasado a una “lenidad” que ha generado una impunidad que como ya he escrito, es peor que el delito, pues ésta da la sensación en el subconsciente colectivo, de que premia, que favorece a aquel, incitando un mal ejemplo y modelo a seguir.

Aquí, retan al Estado y no pasa nada. Aquí hubo un Golpe de Estado y el propio Estado, por órgano de su máximo Tribunal dijo que eso no existió. Hubo un “paro” y sabotaje petrolero, y no hay responsables. Mataron a un fiscal del Ministerio Público, que investigaba eso hechos y nada, no se sabe quien estuvo detrás de ese terrible homicidio. Han matado cientos de campesinos y nada. Hay acaparamiento, inflación-especulación y nada. Personeros del Poder, le enrostran cínicamente sus súbitas y mal habidas riquezas, a un pueblo a quien ya poco a poco le vienen desmantelando las misiones ideadas por el Comandante, precisamente para vencer, evadir un corrupto aparataje burocrático donde la cuarta sigue vivita y coleando, aunada a los de la quinta que se unen en su rapiña. Y no pasa nada. El Estado ha sido absolutamente deficiente e incapaz de darle respuestas a esos problemas de él mismo. El Presidente, prácticamente ha diseñado un Estado paralelo que le permita el acceso directo con el pueblo, y su propia burocracia se ha encargado de contaminárselo, sin que a nadie le importe y no pasa nada.

De esta manera, igualmente, surge de su mente la reforma constitucional, propone sus artículos cuya única justificación era estrictamente política, siendo que lo fundamental era la posibilidad de postulación continua, y llega la Asamblea, “su” Asamblea y le mete unas “cabras” personales que empastelaron de tal manera la propuesta, que terminó por no aprobarse, con la terrible consecuencia para el proceso, que es la verdadera victoria de la derecha, de impedir que el Presidente Chávez se vuelva a postular. Todos sabemos que fuera Chávez del Gobierno, este proceso con todo lo avanzado se acaba. No existe Chavismo sin Chávez. Por eso el pueblo no votó en su contra.

En la lógica formal, se señala que si se parte de una premisa falsa, necesariamente la conclusión será igualmente falsa. Cuando desde el propio chavismo se decía y se hablaba de la reelección indefinida, el mensaje que se mandaba era que de suyo, ya Chávez estaba reelecto y esto es una manipulada falsedad, es una falasia. Porque lo que se proponía era la postulación indefinida no la reelección, siendo que sólo cuando se realicen las elecciones, se podrá saber si se reelige o no. Pero todo eso formó parte del engaño.

Mario Silva hace un esfuerzo sobre humano, se esté o no de acuerdo con su estilo, por desmontar 24 horas diarias y todos los días de manipulación mediática, pero no puede, ni creo que sea su intención, convertirse en el órgano de información del gobierno nacional. Esa no es su función. ¿Dónde está el sistema divulgativo de la Revolución, capaz de combatir este incesante ataque de la derecha mediática? Por eso, el Presidente acudió en varias oportunidades a su programa, porque a pesar de todo, es el único que con peligrosa valentía, está de manera frontal enfrentando a la derecha. Con la derecha no se negocia, ellos quieren el Poder de forma total y no lo van a compartir con nadie, no le perdonan a Chávez que les haya sentado en la misma mesa, a negros, indios y a ese pueblo maloliente que tanto desprecian. Por eso es su reacción desde sus flancos de poder, medios, universidades privadas elitescas, etc. Aquí no hay reconciliación posible. Porque ellos, la derecha, pretende reconciliarse o mejor dicho que nosotros nos reconciliemos con ellos, devolviéndoles lo que tenían para que vuelvan a despojar al pueblo de lo que les corresponde.

Y mis palabras hoy tienen ese sentido, el Estado debe comenzar a asumir las riendas reales del Poder haciendo lo que corresponda.

Siguiendo con el no pasa nada, lo sucedido con el bachiller Nixon Moreno no solo es una vergüenza académica, sino que es otro reto que la derecha le hace al Estado y no pasa nada. Es un escupitarrajo al propio rostro del Poder, que no reacciona. Aquí el problema no es Nixon Moreno, ni su alcahuete refugio en la Nunciatura, porque pudieron haberle otorgado igualmente, de manera graciosa, el título universitario por secretaría, y quizás nadie se hubiese enterado. No. El punto es el show público que reta el Poder del Estado, violando la normativa vigente, la Ley de Universidades, los Reglamentos y todos los órdenes académicos, se produjo un acto en comandita entre la iglesia católica, los medios de comunicación privados y las universidades “autónomas”, que repito, lo importante no es la burla académica que el mismo representa, sino que esto es un acto político con visos desestabilizadores y de reto al Poder del Estado, que ya es inaceptable. Lo que hace Globovisión diariamente y todo el día es eso precisamente, mentir, manipular, ofender, agredir, en una palabra retar al Estado, porque hasta ahora no les ha pasado nada. Y este, no pasarle nada, va creando una anomia en la sociedad que peligrosamente le retorna la apatía a ese pueblo que estamos observando y que de no detenerse degenerará en indiferencia e indolencia. El presidente Chávez con su liderazgo, debe retomar el movimiento político con el pueblo o este proceso se acaba. Debe remozar su equipo de gobierno, escuchar al pueblo, a quien no le permiten que le hable, y gerenciar desde el gobierno, con un cuadro de gentes confiables que le permita a él, encargarse de devolver el protagonismo de calle al pueblo, que la contraloría social funcione y no se diluya dentro del organismo que debe controlar. Solo él puede fortalecer el proceso. Yo no sé, si era extemporánea o no la propuesta de reforma constitucional, sí creo que hubo un descomunal ataque de la derecha de afuera del país, de la de adentro y de la del gobierno. Pero el Comandante, conjuntamente con el pueblo puede reencontrar el rumbo.

En un país serio, el Ministro de Educación Superior debería dar algunas respuestas de lo sucedido la semana pasada en la Nunciatura. Pero si el lenguaje es de conciliación y agradecimiento en las reuniones con los rectores, que se burlan en sus caras y hasta públicamente, mientras mandan o favorecen los movimientos de los estudiante de derecha desestabilizadores, entonces no podemos ver resultados.

¿Dónde estuvo ese Ministerio de Educación Superior, cuando los sucesos de la Escuela de Trabajo Social de la U.C.V.? ¿El Ministerio Público? Que con el respeto que siempre me ha merecido el Fiscal General, a ratos parece más el “Misterio” Público. ¿Dónde están los responsables de esos y otros muchos actos de vandalismo y desestabilización?

Comandante Chávez, escuche el clamor de su pueblo, pero no como le dice aquel General ya innombrable, o la madre de su hija más pequeña, que manipulan ese grito colectivo. No, eso que dicen ellos, no es lo que le gritan. Su grito, su llamado es a usted para que vuelva a ellos, para que se tomen acciones para afuera y para adentro, que la decisión de ellos, que es que usted mande, sea respetada. Pero mande querido Comandante, y haga respetar la Constitución y las leyes. Sin usted no tenemos rumbo, créalo. Pero necesitamos al líder compañero, porque jefes tenemos muchos.

Escuche y entienda la voz del pueblo. No los regañe por esa derrota que no fue por usted, sino para usted, fue la única manera de llamar su atención. Sus enemigos están en la derecha de afuera y de adentro, pero no en el pueblo que sigue esperanzado en usted, con amor revolucionario. Lea entre líneas, en una revolución el mensaje institucionalista (como el que siempre esgrimió el compadre) es antirrevolucionario. No se puede estar apegado a la institucionalidad, cuando la revolución, precisamente lo que busca es cambiar las instituciones. Esas ambigüedades, lo que denotan es cero compromiso. Usted que es un hombre de cambios, no le tema a los cambios. Escuche, todo el colectivo no puede estar equivocado. Vea. Sienta a su pueblo que padece los desmanes del poder. Aquí lo esperamos Comandante, para reorganizar las fuerzas de la Luz que logren vencer las sombras, de esa derecha inhumana que pretende arrasarnos. Dios lo bendiga.

adolfojgonzalez@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas