El que quiera ver que vea

El resultado del 2d no es inexplicable en absoluto, pudo ser bastante peor y las razones que lo explican son bastante claras en mi opinión. Simplemente es la consecuencia de la acumulación de errores por un largo período de tiempo.

Chávez ha cometido error tras error tras su victoria del diciembre pasado y esos errores reiterados y acumulados a gran velocidad sin respuesta crítica desde su entorno han creado el ambiente en el cual se dan los resultados del 2D

El primer error grave fue creer que se había coronado la derrota de la derecha tras ganar la reelección y suponer que, tras las victorias sucesivas que le dieron el control total de los diferentes aparatos formales del poder (alcaldías, gobernaciones, parlamento e instancias legales diversas) ,se podía en consecuencia actuar libremente para adelantar su proyecto sin prácticamente oposición real alguna. Esto parecía algo creíble a fines de año 2006 pero obviaba muchas situaciones y la más importante era que el apoyo obtenido era a un proyecto socialista tenuemente definido. Desde el propio Diciembre de 2006 Chávez fue definiendo este proyecto en términos muy concretos sin consultarlo mayormente pero suponiendo que el apoyo logrado se iba a mantener incólume sin importar mucho las definiciones que se adelantaran que por lo demás a él le parecían obvias.

El segundo error fue un continuado y persistente impulso de las posiciones más radicales y extremas en la política gubernamental. Lo que originariamente había sido una vasta, compleja y diversa alianza de sectores con diferentes visiones, condiciones económicas, concepciones ideológicas y hasta posiciones de clase fue orientado hacia la izquierda y el radicalismo sin guardar el más mínimo respeto por la diversidad, viéndola como un pecado "pequeño burgués", como un error deleznable y condenable.. Si uno no creía en el inexistente socialismo de Marx y Lenin, si uno no creía en el PSUV o en la omnipresente "mano peluda" del ubicuo imperialismo y la sempiterna oligarquía, si uno no creía en la socialización general de los medios de producción, si uno no creía en la infalibilidad del dirigente único y así sucesivamente hasta el infinito, pues uno terminaba por estar al margen de lo que estaba ocurriendo. Al final ocurría que Chávez no era el dirigente de la vasta alianza inicial sino de las posiciones más extremas de la misma.. Se había perdido por completo el equilibrio que el dirigente debe tener entre sus seguidores para continuar siendo dirigente de todos ellos y no de una parcialidad. Esta deriva a la izquierda sin rumbo cierto pero efectos muy claros sigue, persiste y después del referndum hay un obvio peligro de que se agrave. Este escapar hacia adelante no va a hacer sino agravar en mucho y muy rápidamente lo que los números del 2D mostraron.

El tercer error fue el impulso a su máximo nivel de lo que podemos calificar como "rojo-rojismo", es decir la tendencia a propulsar las posiciones revolucionarias identificadas con el gobierno en todos los niveles del inmenso y diverso aparato estatal o dependiente de él. Así había que ser "rojo-rojito" en PDVSA, en el área militar (Patria, Socialismo o muerte), en las numerosísimas y crecientes empresa estatales o para estatales, en todos y en cada uno de los ministerios e Institutos Autónomos, en los Consejos Comunales, Alcaldías y Gobernaciones, etc. El color rojo todo lo teñía todo y la marea roja se extendía por doquier con explícitas manifestaciones que funcionaban como autos de fe medievales. Pareciera contradictorio ser parte del Estado y no ser "rojo-rojito" y en la misma medida en que esta sensación se extendía lo hacían dos fenómenos paralelos como consecuencia naturales. El primero es que la ocupación de los puestos técnicos y gerenciales se supeditaban al "rojo-rojismo" de los candidatos y el segundo que la inmensa cantidad de oportunistas, compañeros de viaje, contratistas, corruptos y meros sobrevivientes que no querían perecer en la marea roja se enfundaban camisas rojas y proferían palabras como el más radical de los revolucionarios, siendo cada vez más difícil distinguir a unos de otros, es decir a los reales de los falsos, a los honestos de los deshonestos, a los militantes de los oportunistas. En este ambiente era y es frecuente que ministros y personeros que eran substituidos por su obvia ineficacia (el caso Mercal es ilustrativo en este sentido) aparecían más tarde en los mismo o más altos cargos, ahora con un verbo más radical.

La consecuencia del "rojo-rojismo" fue minar más y más la eficacia de los entes gubernamentales que ya de por si era baja secularmente y abrir aún más las compuertas a la corrupción ante la increíble abundancia de dinero que se vertía por medio de infinidad de planes prácticamente incontrolables.

La clásica disputa que se dio en los países del "socialismo real" entre "rojos" y "expertos" terminó, en nuestro caso, con la clara victoria de los primeros y se empezó a aplicar, como línea oficial, la orientación maoísta de "es mejor ser rojo, que experto". Se suponía que la fidelidad ideológica, cuya real validez era difícil de medir, era superior a la experticia técnica y los valores gerenciales se calificaban progresivamente como bagatelas burguesas. Ya estamos empezando a sufrir las nefastas consecuencias de tan pueriles posiciones, aunque siempre la oligarquía, el imperialismo y los valores del pasado carguen con las culpas de la ineficacia gubernamental.

El cuarto error, reiterado a lo largo del año 2007, fue la subestimación de las dificultades económicas que se iban arrastrando y agravando y que se manifestaban puntualmente en desabastecimiento, inflación y devaluación real, aunque no formal, del bolívar. Siempre teniendo en mente los datos del crecimiento del PIB, el creciente monto de divisas y precios petroleros, la disminución del desempleo y la actividad económica acelerada se suponía que los problemas existentes eran secundarios y en consecuencia se los subestimó no dándoles respuesta real y permitiendo que fueran creciendo poco a poco hasta alcanzar los actuales niveles de extrema gravedad. Ciertamente de algún modo son problemas económicos derivados de la abundancia y del crecimiento y no de la escasez monetaria pero no por ello son despreciables. Téngase en mente sólo el hecho de que el Ministro Cabezas fue nombrado y asumió su posición con la lucha contra la inflación como primera labor. Un año después se puede medir la absoluta ineficacia de su trabajo y su consiguiente total fracaso cuando los precios subieron un 4,4% en el mes de Noviembre. A pesar de ello no se nota la más mínima alarma en el gobierno y las promesas de seguir en la "implacable lucha contra la inflación" son continuas y reiteradas aunque ni el que las profiere ni el que las oye le da el más mínimo valor a las mismas. Otro tanto ocurre con los continuos e invencibles brotes de escasez que afectan más que a nadie ….a Mercal. Sin negar el obvio deseo de incrementar las ganancias que todo empresario o comerciante tiene en sus genes o si esta situación es derivada de maniobras especulativas o acaparadoras o si son producto de una conspiración interna y/o externa sería incomprensible entender como los mayores niveles de escasez se dan en….MERCAL. La explicación es mucho más sencilla pero muy difícil de aceptar para el "rojo-rojismo". Si por un lado se impulsa una política de control creciente sobre el sector privado y se le explica al mismo que su papel será cada vez más marginal e incluso discutible y al propio tiempo no se logra, por una política paralela teñida de una profunda ineficacia, incrementar la producción para satisfacer una creciente demanda la conclusión es muy clara; reinará la escasez y se desatará la especulación y la misma sólo podrá ser aliviada por el crecimiento desmesurado de las importaciones , lo cual contradice por completo el modelo económico de un desarrollo endógeno. Es así como, por ejemplo, subsidiamos la carísima leche importada mientras somos miserables con la leche de producción nacional. Es decir financiemos a la burguesía comercial importadora y sacrifiquemos a la productiva. Extraña política de desarrollo endógeno. Todo esto lleva simplemente a un callejón sin salida y estamos cada vez más cerca del final de la calle ciega.

El quinto error fue el cierre o vencimiento de la concesión de RCTV. Independientemente de las opiniones que uno pueda tener sobre RCTV el proceso fue erróneo porque permitió la reactivación de una oposición desmotivada y dispersa y permitió el surgimiento del movimiento estudiantil clase media que ha cobrado un papel clave en la movilización de la oposición con un agravante muy importante y subestimado. RCTV tenía un rating de +o- 20% y ahora TVES tiene uno que oscila entre 2 y 5%. Es decir la oposición perdió un bastión mediático que el gobierno no cobró para si pero pagó un alto costo político por su acción. Los televidentes se fueron mayoritariamente a Venevisión y Televen que si bien son más sutiles y "neutrales" lo que hacen es desarrollar un juego más fino pero no por ello menos efectivo a largo plazo. Paralelamente a la acción con RCTV se profundizó la sectarización y dogmatización de los canales oficiales de televisión y de los medios de comunicación masivos. Poco a poco estos medios se han ido convirtiendo en "voces de su amo". Es decir en medios para lanzar la línea oficial pero no para discutirla. En ellos no se permite ninguna disensión significativa de absolutamente nada importante, no se investigan las situaciones críticas, no se denuncia, no se reciben las quejas populares y se puede estar seguro de que crítico al que Chávez acusa de traidor desaparece de sus pantallas en pocas horas. La conclusión obvia de esta nefasta política de comunicación es que los medios oficiales se alejan del común que los ve como inmensamente aburridos y elitistas y unilaterales y al que sólo oyen y ven con pertinacia los militantes deseosos de conocer los eternos ataques de la oligarquía y el imperialismo como explicación de casi todas sus situaciones dificultosas. Esto desemboca en una paradójica situación en que a medida de que la "media" oficial se extiende por todos lados su penetración y aceptación disminuye o permanece estancada. VTV llegó a rozar el 20% en el "rating" en los momentos de mayor conflictividad hace varios años. Hoy medra entre el 5 y el 7 acercándose a sus más bajos niveles en años. La prueba más evidente de esta desconexión entre los medios oficiales y el sentir del pueblo es que ni antes del referéndum se ha sentido en ellos ni el más mínimo atisbo de la derrota por boca del mismo pueblo.

El sexto error es la pretensión de crear el PSUV. Este partido unido-único no ha sido creado pero se ha destruido lo que existía. Se ha desmantelado el MVR, se ha expulsado a Podemos y se ha puesto a un lado al PCV y PPT. El PSUV no tiene dirigentes electos, no tiene programa ni clara identidad ideológica, no tiene militantes sino candidatos a tales pero ya su inexistente Tribunal Disciplinario ha amonestado a un diputado (Ameliach) y ha expulsado a otro (Tascón). Extraño este partido que no existe tras un año de comenzar su fundación y cuyos supuestos miembros superan en un millón a los votos obtenidos en el Referéndum por el SI. Yo considero que este es el error más significativo pues la imposición por vía de la más bruta fuerza (quien no entre en el PSUV se va del gobierno), las acusaciones de traidores a quienes disientan, la utilización el patrimonio del Estado para crear una estructura de arriba hacia abajo ha creado un extraño ente en que lo único que existe, aunque no existe, es el Tribunal Disciplinario, en el que no hay ninguna discusión y en el que un millón de sus militantes no son capaces siquiera de votar por la "línea del partido". Es al propio tiempo la muestra de maridaje que en "socialismo real" se daba entre el Partido y el Estado sin límites precisos entre uno y otro ministros y diputados dirigen, sin ser elegidos, el Partido que existe pero no existe y deciden cual candidato a militantes puede ser aceptado o no. Es decir el colmo del ridículo y del absurdo, todo por un vano intento por la resurrección del mito del partido del "socialismo real". Todo esto es tan lamentable que creo superó con creces las peores expectativas negativas que yo tenía a comienzos de año cuando la idea fue lanzada.

El octavo error es la total inacción real frente al problema de la inseguridad. Tras el cambio ministerial de Enero la consulta adelantada por Jesse Chacón y la comisión por él creada se archivó y nada se desarrolló en su lugar. El gobierno ha manifestado una brutal indiferencia real a los efectos de la inseguridad sobre todo en los sectores populares a la vez que se ha mantenido, casi sin variación la terrible situación de las cárceles. Más o menos un recluso asesinado cada día y más de 10000 personas asesinadas en las calles en el último año al propio tiempo que casi el 97% de los homicidios no están resueltos. Es decir que la Justicia, en todos su niveles, la Policía y la autoridad en todas sus manifestaciones y la gestión carcelaria en su conjunto son un fracaso total. Pero lo grave es que esto ocurre tras 9 años de gobierno los últimos de los cuales se han dado con un control casi total del aparato estatal formal y que, adicionalmente, no se termina de admitir el fracaso de esta inexistente política de seguridad. Es difícil encarar con seriedad un problema cuya existencia no se reconoce. Ciertamente se trata de una situación que es una herencia del pasado pero que se mantiene y se mantiene prácticamente sin cambio y en el que la responsabilidad ya es propia desde hace muchos años.

En este clima y mientras los altos funcionarios políticos y gubernamentales discuten sobre las variaciones de las relaciones sociales de producción y la intensidad alcanzado por el "rojo-rojismo" en las diferentes instituciones estatales la dura realidad de la inseguridad, en sus múltiples manifestaciones golpea día a día a todos y particularmente a los sectores populares.

El noveno error fue la propia proposición de Reforma. La analicé con detenimiento y frialdad varias veces, oí. Leí al detalle y me pareció algo calificable sólo como una inteligente combinación de la reedición del "socialismo real" con un autoritarismo presidencialista extremo con concesiones sociales justas pero que estaban fuera del ámbito de la Reforma y que podían haber sido implementadas hace años en el marco de la actual Constitución. El capítulo del Poder Popular es muy ilustrativo al respecto se mezcla una magnífica, saludable y muy positiva idea con una implementación plena de confusiones, contradicciones y arbitrariedades. Es inaceptable un Poder Popular dirigido desde Miraflores y no sometido al sufragio alguno. Esto es profundamente arbitrario, indefinido e impreciso, más cuando su base esencial son los fondos económicos que llegan desde la Oficina Presidencial. No es difícil imaginar en donde termina algo así. Más allá de importantes ejemplos de dignidad y militancia tenderá a la corrupción, la ineficacia y la arbitrariedad. Lo contrario sería un milagro "contra natura".

En este panorama los resultados del 2D no son nada sorpresivos aunque quizás uno no era consciente de ello por las limitaciones del mundo particular en que cada uno vive. Carecíamos de la visión de totalidad, pero a posteriori, como siempre, todo tiene su lógica. El poder gubernamental más y más es visto en esa área gris en la que logros y fallas se mezclan y se anudan pero con una tendencia a que las fallas sobresalgan más y más y llega el momento en que hasta algunos logros, que suponíamos seguros como MERCAL o Barrio Adentro, se vean más y más en la zona gris por sus fallas permanentes. Sin embargo y a medida que la conciencia popular es más y más clara frente a esta situación ve ante si a un poder que se obstina en negarlo todo o, en el mejor de los casos, atribuir todas las fallas al "otro" es decir a la conspiración oligárquica, la acción imperial propia y de sus peones y la confabulación mediática. La pregunta en este sentido es muy sencilla: Cómo pueden estos factores, siempre presentes y ahora más débiles que en el pasado actuar con una prestancia y efectividad que debilita tanto a un gobierno tan poderoso, que nada en la abundancia económica, que tiene un fuerte apoyo popular, que dispone del poder armado de su parte. No será que se quiere negar lo obvio es decir que el modelo que se ha impulsado no es el adecuado. No será que se está gestando un socialismo autoritario, centralista y que niegue la discusión real a su interior es ineficiente por su propia naturaleza y que facilita la expansión de la corrupción y carcome el real control popular. Esta es la conclusión que yo llegué a comienzos del año 2006 y lo ocurrido desde entonces no hace sino confirmarme en la hipótesis que ya ha dejado de ser tal para convertirse en triste realidad.

Sin embargo para mi la gravedad de la situación alcanza niveles extremos cuando oigo y veo los razonamientos que se hacen desde Chávez hacia abajo por parte de todos los dirigentes gubernamentales cuando después de una derrota brutal que acaba con una diferencia de 27 puntos porcentuales se intenta justificar lo injustificable sin tocar lo único innegable: la Reforma no convenció. Suponer que se trata de la manifestación de un bajo nivel de conciencia popular que se resolverá en el futuro es tomarnos por estúpidos y evadir los análisis críticos que podrían ayudar a enderezar los entuertos actuales. Decir que se logró que la oposición reconociera la constitución bolivariana y ha tomado el camino democrático, o que se alcanzó el 50% de apoyo para el socialismo es un sin sentido tan inmenso que cuando lo oigo en personas que fungen de dirigentes pierdo todo respeto por ellos. Creer que el pueblo no está maduro cuando hace poco se jactaban del alto nivel de conciencia político del pueblo venezolano no es entender el mensaje claro y sencillo: no estamos de acuerdo con una Reforma que impulsa un socialismo que no queremos y estamos llegando a la hartura de tanto burocratismo, corrupción e ineficacia en todos los niveles

Cada vez estoy más convencido de que un socialismo de alma libertaria, no autoritario, no centralista, no personalista, capaz de promover una participación que permita y no tema la disensión pública, en el que el estado no sea un monstruo necesariamente corrupto e ineficiente, en el que los aparatos partidistas y burocráticos se reduzcan al mínimo, en el que no exista un obsceno maridaje entre Partido y Estado, en el que la participación no sea digitada ni controlada, en que no se tema la crítica, en el que la alternativa entre "ser rojo o experto" sea resuelta de otra manera a la actual, repito cada vez creo más en un socialismo que trate de acercarse a este camino y lo que veo a mi alrededor se aleja de ello con la velocidad de la luz.

Ciertamente el socialismo propuesto es una utopía, o un punto hacia el cual acercarse es extremadamente difícil poero prefiero esta utopía a la que se me está proponiendo, la prefiero un millón de veces.

El que tenga ojos para ver que vea, el que tenga oídos para oír que oiga.

jmaizpurua@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2706 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas