De esta derrota construyamos 1.000 victorias

Luego de los resultados electorales del pasado Referéndum para la aprobación del Proyecto de Reforma Constitucional, la Juventud Comunista de Venezuela emite los siguientes juicios:

1) Ante todo no debemos temer en catalogar lo que sucedió el pasado 2 de diciembre como una derrota, efectivamente los revolucionarios perdimos una batalla electoral de repercusiones estratégicas en el campo ideológico sobre la discusión de la propuesta socialista tanto a nivel nacional como internacional. Sin embargo, también hay que tener presente que la victoria del NO fue una victoria pírrica debido a la insignificante diferencia (180.000 votos aproximadamente) que pudo remontar sobre la opción del SI, y hay que destacar que casi un 50% de los votantes se inclinaron por una opción de orientación socialista hecho inédito en la historia patria.

2) Este resultado es producto de diversas causas entre las cuales debemos destacar:

a- Un grado de voluntarismo en la escogencia de los tiempos para la Reforma Constitucional , sin tener en consideración los grados de madurez política y de conciencia de los intereses de clase del pueblo venezolano.

b- En este sentido la vanguardia del proceso y los distintos niveles de gobierno no estuvo ni estuvieron en capacidad de brindar las herramientas necesarias de organización, conciencia clasista, agitación y movilización para construir la victoria contundente que necesitábamos.

c- Producto de lo anterior mientras los sectores oligárquicos lograron movilizar a toda la votación dura de la oposición, ya que no aumentaron prácticamente su votación porcentual y absoluta, nosotros sufrimos una grave abstención del 43 % de los votos que se movilizaron para escoger hace un año al Comandante Hugo Chávez.

d- Esta Abstención perjudicial, estuvo motivada por diversas razones: primero una parte de la abstención fue producto del miedo y el chantaje que indujo la propaganda del enemigo trayendo a colación nuevamente los fantasmas del anticomunismo (amenaza de la propiedad, de la patria potestad, de la paz, etc.); segundo, otra parte de la abstención fue producto de un castigo de algunos sectores populares a las ineficientes y corruptas gestiones de alcaldes, gobernadores, diputados e incluso ministros; otra razón de la abstención fue producto del triunfalismo de algunos sectores ya que con toda transparencia hay que decirlo, parecía inconcebible la derrota de la opción del SI.

e- Por otro lado, la coyuntura de conformación del PSUV desactivó las maquinarias electorales bolivarianas, ya que por un lado desestructuró al MVR principal herramienta electoral del chavismo, y por el otro golpeó con las deserciones y el sectarismo a las maquinarias del PPT y PCV pequeñas pero imprescindibles para la victoria, esto sin contar con la ida a la derecha de PODEMOS.

f- Finalmente hay que resaltar que subestimamos al Sistema Ideológico Capitalista y a sus distintos aparatos lo cual nos llevó a un resultado inesperado, no debemos olvidar que la Teoría Revolucionaria nos ha enseñado que en un cambio de sociedad lo más complejo es el cambio de conciencia. En este sentido la Revolución debe hacerse en el plano Político, Económico y Cultural de forma simultanea y combinada, con muchísima eficacia ya que el enemigo no es poca cosa. Por otro lado debemos recordar que el Che nos advertía que nunca lograríamos construir al nuevo sujeto revolucionario mientras siguiésemos utilizando “las armas melladas del capitalismo”, en este sentido, mejorar las condiciones materiales de existencia es necesario pero no suficiente, es imprescindible la creación de una nueva conciencia, y en este país lo que encontramos lamentablemente es un consumismo compulsivo en todos los estratos sociales. Esto se explica fundamentalmente por la ausencia de una efectiva Política Comunicacional Estratégica y un nuevo Sistema Educativo Revolucionario, tendiente a crear la nueva hegemonía cultural que sintetice al Hombre Nuevo y la Mujer Nueva.

3) Es importante que frente a esto los revolucionarios no nos detengamos en lamentaciones estériles, y nos pongamos por el contrario en acción permanente para corregir las fallas, rectificar las políticas incorrectas y ponernos en marcha para las próximas batallas, esta derrota debe servirnos para reflexionar y superar nuestras deficiencias. El Proceso Bolivariano está lejos de ser derrotado, pero deben tomarse a tiempo las necesarias rectificaciones, deben irse superando las taras de la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia, la incompetencia, entre otros. Debemos construir la Dirección Colectiva para superar el nivel de las improvisaciones individuales o grupales, deben consolidarse con más fuerza las organizaciones políticas revolucionarias, y la consolidación del Poder Popular es apremiante.

4) En el caso particular de la juventud, la JCV hace un llamado a todas las organizaciones juveniles bolivarianas a construir la unidad necesaria para seguir avanzando, debemos superar todo vicio de sectarismo e infantilismo político porque lo que esta en juego es el futuro. Es importante crear un espacio de articulación donde quepan todos aquellos jóvenes que sean plenamente antiimperialistas. Debemos construir una propuesta de Ley Orgánica de Educación y Ley de Educación Superior acordes a los cambios estructurales impostergables para la Liberación Nacional y la construcción del Socialismo.

Finalmente la juventud venezolana debe colocarse en la vanguardia de la organización, concientización y movilización del pueblo, para dar una contribución importante en la construcción del nuevo modelo de país.

La derrota debe servirnos para construir las victorias necesarias para la patria, la humanidad.

uranio72@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1805 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas