Ni con culto a la personalidad ni con soberbia se hace revolución, presidente

A varios días  de  la derrota electoral (del 2 D) sufrida por el movimiento bolivariano, leyendo varias reflexiones, balances y en reuniones con compañeros, me veo en la necesidad de manifestar mi opinión públicamente sobre este proceso.

 

Ya desde el mismo momento de la derrota en la pasada elección o referéndum de la reforma constitucional, sectores que tiene responsabilidad política, tanto en la dirección del estado, gobierno, como en la conducción del proceso, comenzaron a negar, justificar y esconder varias de las razones que para mi parecer son fundamentales; parte de estos sectores son los que hoy hablan de una reconciliación con la burguesía.

 

La primera de esas razones es: la negación de la participación popular en la construcción de la propuesta de cambio a la  constitución, hecho que lleva consigo la reproducción de la representatividad burguesa contra el protagonismo y soberanía popular.  Millones de venezolanos se vieron desconocidos ante un hecho tan importante como es el proceso popular constituyente  que desde el primer momento fomenta, no solo la participación sino al mismo tiempo el poder del control y ejecución de políticas publicas; un poder soberano que permite desde la calle enfrentar la contrarevolución de los estudiantes burgueses, profundizando la lucha ideológica en el campo de la lucha de clases. Esto, negó a millones de hombres y mujeres de este pueblo la posibilidad de impulsar propuestas que tocaran de fondo el estado liberal.

 

La segunda razón se refiere a la campaña de miedo desplegada por la derecha, que fue fortalecida por los voceros oficiales del comando Zamora, al reivindicar la propiedad, la  explotación, la reconciliación y que todos cabemos dentro de nuestro país; con esta actitud se creo descontento ante millones de venezolanos y venezolanas que en el día a día unimos nuestras esperanzas en la lucha contra la explotación y opresión burguesa. Otra razón que integra la campaña de desesperanza es la referida al desabatisimiento, que no pudimos derrotar por que no se convocaron los elementos culturales e históricos de nuestro pueblo como son la solidaridad y la hermandad (como si sucedió durante el paro petrolero 2002 – 2003), aunado al impedimento por parte de los personeros de gobierno de no permitir el control popular a supermercados, mercados, intermediarios e industrias productoras de alimentos. Los intentos de algunos consejos comunales de asumir el control popular a estos establecimientos eran cuestionados como anti Chavistas.

 

Entre las razones que pueden haber generado el  descontento y la apatía en el referéndum:

* La referida a la introducción de 36 artículos sin consultar a la población por los “súper héroes” de la asamblea nacional, artículos que entre otras prerrogativas,  defendían los privilegios de la burocracia de dedo.

 

* El poco tiempo para conocer los 69 artículos, que ni los propios asambleístas conocían realmente, pues sus pocas intervenciones en auditorios, y conservatorios así lo demostraron, sin reflexión alguna siempre justificaron los 36 artículos nuevos.

 

  • Los privilegios la  nueva clase política y su deprecio al pueblo trabajador, unida a sus gestiones publicas completamente burocratizada, de espalda al pueblo, incapaces de resolver junto a un poder popular los grandes problemas que lo aquejan después de 9 años de gobierno. Gobernadores, diputados, alcaldes impulsados por  el cohete de Chávez, hombres y mujeres que en su mayoría llegaron sin fortunas hoy andan en hurmer, tienen bienes y haciendas, mientras la esperanza de un pueblo se mantiene firme en su imaginario, lleno de rebeldía y rabia.

 

Las razones que están dadas en función del liderazgo del compañero presidente Chávez son:

 

* El triunfalismo por ser él quien proponía la reforma con su gran capacidad de convocatoria y liderazgo, demuestra un profundo desconocimiento de lo que sucede en la calle: la critica a la corrupción generalizada desde el gobierno central, regional, local; crítica a la burocracia perversa que hace del estado burgués heredado un elefante lleno de ineficacia, que termina impulsando políticas a favor de la burguesía, o de la nueva clase política que se viene consolidando dentro del proceso, los rusos la llamaron NOMECLATURA.

 

  • El culto a la personalidad creado por esta clase política y silenciado por el propio presidente contribuye a su distanciamiento con los sectores explotados. Acuérdese presidente que quienes siempre han gritado viva Chávez son los Rosendos, Miquelenas, Pablo Medina y otros que hoy están con la contrarevolución; los que hoy gritan dentro de su entorno viva Chávez son la nueva clase política. Usted compañero presidente nos ha dicho que la voz de Dios es la voz del Pueblo, escuche, sin soberbia y con humildad el descontento de millones de revolucionarios y bolivarianos que hoy gritan a viva voz:

 

¡CON CHAVEZ, SI! ¡CON LA BUROCRACIA GOBIENERA NO!

TODO EL PODER PARA EL PUEBLO.

 

El culto a la personalidad presidente unido a la soberbia expresada en los últimos días, demuestran que necesita urgentemente reflexionar, culpar a los millones de bolivarianos que se abstuvieron de ser simpatizante del imperio, demuestra una soberbia sorda, lejos del compañero Chávez aquél patriota humilde que caminaba la calle con nosotros luego de salir de prisión.

 

  • La negación a la disidencia, intolerancia a la criticas de los sectores revolucionario, contribuyeron a la  poca participación popular.

 

En los artículos de la reforma no aparecen los sujetos de transformación, el poder recae en las comunidades en términos modernista, el poder popular es desde el consejo comunal; desde el country club hasta un consejo en Petare, sin un sujeto de transformación antagónico a la burguesía difícilmente podremos construir una sociedad emancipada y socialista.

 

Una de las más importantes razones, por su gravedad,  fue el del problema comunicacional: los micrófonos que siempre estuvieron abierto a los sectores populares cuando el paro de la burguesía, se han venido cerrando cada vez mas, haciendo de la comunicación un problema de especialistas, todos los programas de los canales del estado, radios y periódicos son reservado para la nueva clase política, que siempre o casi siempre esta distanciada del que hacer comunitario u obrero, el canal 8 no se diferencia realmente salvo uno que otro programa de los canales de la derecha, en condiciones mas desfavorable estuvimos cuando el paro de la burguesía y salimos victoriosos, los micrófono, la movilización y el encuentro popular estaban presentes.

 

NO HAY PUEBLO VENCIDO.

 

Hoy mas que nunca debemos impulsar un proceso constituyentita popular,  que permita desarrollar una línea programática, desde la autonomía y poder popular que abarque, la construcción de las comunas socialistas, el control popular a todas las gestiones de los gobierno local, regional y nacional, el control obrero y los consejos de fábrica, el debate callejero, amplio, democrático entre iguales, pero firme contra la contrarevolución, sin vacilar en el combate.

 

Compañero presidente, usted siempre nos dice que si no reconocemos los errores jamás los superaremos, que hoy la revolución bolivariana es  la esperanza de millones de hombres y mujeres en el mundo, que salen con este fantasma que recorre el globo, el fantasma de la revolución de los oprimidos y explotados. Nos dice que nuestros sueños no pueden ser derrotados, que el socialismo no ha sido derrotado, que hoy nuestro presente es de combate, sin vacilación, con humildad escuchando al pueblo y obedeciendo al pueblo heroico del 13 de abril. Mande, mande obedeciendo  a su pueblo.

 

Por un  estado comunal y una republica de consejos.

No hay pueblo vencido

Socialismo o barbarie

Volveremos por todo los caminos

Osvaldo León

PNA M13 GUAYANA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3498 veces.



Osvaldo León


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a47199.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO