Los Sandros de América

No se si es ventaja escribir desde el futuro. Aquí ya es 4 martes... ni te cases, ni te embarques ni de tu casa te apartes...

Esperaba en estas doce horas son acceso a Venezuela que surgieran las voces que yo quería escuchar. Lo que oigo es la musiquita de Sandro, aquella suerte de Elvis europeo:"al final la vida sigue igual". Esperaba que los encargados de la mesa editorial de aporrea se dieran cuenta que una guerra no se gana con "pluralidad democrática" cuando el enemigo no es democrático, y que el enemigo sabe mucho de infiltración porque es su especialidad. Esperaba que las voces agoreras, o los "telodijetelodije" de los aspirantes a revolucionarios cambiase por algo mas comestible, algo mas razonable, algo que de verdad los gradúe algún día de revolucionarios. Pero también esperaba que a aquellos a quienes pensaba estaban claros en el asunto, me alertaran, me mandaran a comprar alpargatas, que me dijeran en que consistiría la estrategia de la contra a partir de ahora. Que me pusieran ante los ojos el mapa con el cuadro de ataques que vendrán y como nos vamos a defender y a contra-atacar.

Por ejemplo, que dado que el tirano perdió el referendo el 2 de Diciembre (o es que solo los viejitos perezjimenistas saben de historia de Venezuela), es de prever que para Enero 23 del 2008 podemos sacarlo de Miraflores con ayuda del Embajador. ¡¡¡Si Podemos derrotarlo!! ¡¡¡Chávez vete ya!!! Por ejemplo, que 4.5 millones de votos son más que suficientes para llamar a referéndum revocatorio en caso de que falle el golpe de gracia. Por ejemplo, que con este Chávez "debilitado" a fuerza de avalanchas mediáticas, el proceso de Bolivia podría estar en pico de zamuro. Esos y muchos otros ejemplos de lo que significa no haber movilizado a los que había que movilizar es lo que querría leer hoy de la gente que tiene en sus manos responsabilidad de dirección. Al final la vida sigue igual.

Mil cuadros revolucionarios (dándoles el beneficio que ya dudo) que dejaron de arrastrar a la gente a las mesas de votación, para los que la vida sigue igual que en la cuarta. Sin muchas penas, sin muchas glorias. Total si cae Chávez ya tendremos a los altos panas del pluralismo democrático que nos van a arrimar la canoa. Falta de claridad, falta de compromiso. Pensar que lo que se hace es suficiente porque nos cuesta ponernos en los zapatos del otro, del que ve la vida disipada y guachafitosa de quienes deberían dar ejemplo. Al final la vida sigue igual.

No es por deporte ni de gratis que ataco a quienes desde adentro sabotean el proceso. Es un daño generalmente inesperado por lo tanto no se tienen políticas de contingencia para eso. Y no me refiero a los tristemente predecibles aceleraditos y a los ultrosos capaces de hablar de Chávez como punta de lanza del imperio -esos se neutralizan ellos solitos, con solo saltar de la camilla se les cae la paloma infecta- pero a los vistosos lideres, a los sublimes intelectuales, a los transparentes -no se saben si existen sino fuera por los gastos que ocasionan- parlamentarios, vaya pues una sola palabra para ver si salen de la auto-complacencia y del triunfalismo pendejón: "(censurado)".

Mientras llegan las instrucciones para armar -tómese como se quiera-, yo le dedico una canción a la Luxemburgo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2414 veces.



Manuel Brito


Visite el perfil de Manuel Brito para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas