No es cuento: es patria o es muerte

Para quienes nacieron a partir de la mitad del siglo pasado, la realidad nacional -la Patria- comenzó a exhibirse plena y crudamente desde 1989, con “El Caracazo”. Antes, la dictadura bipartidista y oligárquica la había amordazado y escondido detrás de mentiras, promesas y mierda, mucha mierda. Cada venezolano creía haberla visto parcialmente, sin saber que tenía piel y más rostros, hasta ese 27 de febrero cuando bajó de los cerros, se descubrió el cabello y gritó desesperada. Y aunque en pocas horas los jerarcas del Estado lograron detenerla, cubierta de sangre y muerte, y la recluyeron de nuevo detrás de otras mentiras, otras promesas…, ya era tarde: la habíamos visto íntegra y magullada por la injusticia dominante.

En 1992 logró escaparse dos veces, hecha fusil y madrugada. De nuevo, la reprimieron y apresaron, pero no pudieron ocultarla más desde entonces. Hasta 1998 fue descubriéndose poco a poco, y a partir de diciembre de ese año comenzó a desnudarse y a ser atendida con esmero y afecto. Hoy la vemos rozagante, pero cubierta de cremas medicinales, yesos y esparadrapos que se le colocaron sobre tantas laceraciones y fracturas que le infligieron las élites gobernantes en aquel pasado lamentable. Sin embargo, y a pesar de tantos cuidados, sus problemas respiratorios, endocrinos y circulatorios persisten: la sangre no irriga todos los tejidos de su cuerpo, se inflaman sus extremidades, la flema sedimentada no se ha desprendido de sus bronquios y pulmones, la disnea es permanente, padece de náuseas y le duelen los huesos.

Quienes han dirigido su rescate y recuperación detectaron nuevos y múltiples corazones que laten en su vientre, y desde diciembre de 2006 han manifestado la necesidad de intervenirla urgentemente. Se requiere abrirle el pecho y profundizar en sus sistemas para extirpar tumores malignos y hacer que los fluidos surquen sin obstáculos y nutran todos los tejidos.

Si no lo hacen podrían morir la madre y los hijos, o sobrevivir por muy poco tiempo, o vegetar conectados a aparatos sofisticados y foráneos. Aunque este es el diagnóstico, y dada la gravedad de la Patria, han preferido consultarnos. No la operarán si la mayoría se opone; sólo lo harán, si lo aprobamos.

Y mañana decidimos… O nos resteamos con los únicos que han pensado en la salud y el futuro de la Patria, o apostamos a morir dejándonos llevar por las falsedades que han pregonado los aliados de nuestros enemigos, quienes quieren verla sin vida y con pulmones artificiales. No es cuento: es Patria o es muerte.

feolacruz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2091 veces.



Luis Salvador Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Luis Salvador Feo La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Salvador Feo La Cruz

Luis Salvador Feo La Cruz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a46003.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO