La Pifia de Carneiro-Maniglia Frente al Nido de Alacranes

Carneiro y Maniglia asumieron la responsabilidad de explicar el “salto de talanquera” dado por Baduel este lunes 04/11/07. Parte de las explicaciones que ofrecieron estos dos Ex Ministros de defensa, se orientaron a sostener que el “salto” era una simple entrada de Baduel al frente de la oposición. Pienso que pretendieron vincular con una explicación ligera dos situaciones que requieren o exigen un análisis más detallado. Uno cosa es restarle importancia al “salto” porque no disminuye la fuerza bolivariana y otra, muy distinta, es valorar las implicaciones que ese evento tiene en la ESTRATEGIA DEL GOLPE que la oposición mantiene como una de las opciones de salir de Chávez.

En política y entre los políticos, las confrontaciones o las diferencias insalvables no se generan en minutos o en cosas de días. No, esas confrontaciones se “cocinan” en diferentes frentes y por diferentes vías (encuentros en reuniones, conversaciones, chismes, rumores) y ellas van produciendo una red de encuentros y desencuentros. Así sucede y ha sucedido entre políticos, cuya única relación se concreta en los espacios que naturalmente tienen las organizaciones políticas para confrontar ideas.

Cuando existe además de la relación política, una relación de amistad y compadrazgo; los encuentros y contactos se amplían y la confrontación, SI ES SINCERA, toma el día a día y cuando se hace pública “enciende” los ánimos de las organizaciones donde esas diferencias se procesan.

Por qué pienso que no fueron acertadas las declaraciones de Carneiro y Maniglia sobre el caso Baduel?.

En Primer lugar, ni las declaraciones de Baduel ni las ofrecidas por Chávez, se ha notificado de algún desencuentro previo al “salto”. Eso ya es un dato significativo. Eran “amigos” con una larga trayectoria que incluía consenso sobre ideas políticas. Esa amistad fue fortaleciéndose con las importantes responsabilidades que Chávez le asignó y tuvo su punto de consolidación con la relación de compadrazgo.

Baduel estaba como obligado a presentar su puntos de vistas, si realmente tenía dudas sobre “el socialismo a la venezolana” o sobre el desarrollo del proceso bolivariano. No fue así, lo cual permite confirmar un gesto desleal, cuestionable no tanto en el ámbito político porque él tiene derecho a disentir y “saltar”, sino en el campo de la amistad. Si Baduel es realmente ese que creíamos conocer, por amistad, por místico y por haberse sentido parte de un gobierno, debía haber planteado sus desencuentros, auque fuese recurriendo a la estrategia “!apuradita” de podemos. Tenía la amistad, confianza y la posibilidad de llegar presidente. Tenía además el apoyo de los medios y tuvo la ocasión de usar el espacio importante de la Asamblea Nacional para exponer sus ideas, tal como lo hicieron gente de la oposición y personas vinculadas al gobierno.

No lo hizo y esa conducta no fue casual. En consecuencia, no debió dársele un simple saludo de bienvenida al campo de la oposición con un ligero cuestionamiento. Baduel dio un salto muy deliberado, explicable, no por un desconocimiento sobre lo del socialismo a la venezolana, sino por otras razones. Ahí está el error y la equivocación de estos dos oficiales. “colocar” y calificar esa deserción con algunas palabritas más o menos duras, desmoviliza a las masas en un momento que debe enfatizarse sobre la situación de alerta, vigilancia y movilización. Baduel se parece a Rosendo, sin embargo, las consecuencias de esos “saltos” son y serán muy distintas ahora y después.

Esta deserción confirma que el poder oligárquico con el financiamiento externo esta dispuesto a invertir cualquiera suma de dinero para cerrar los caminos del proceso revolucionario. Baduel es un tipo inteligente (¿místico?) y tuvo necesariamente que hacer cálculos y operaciones de suma y resta. Confirma también (y Chávez lo dijo), que existe el “nido de alacranes” y es ahí, donde la oligarquía tiene el ojo puesto, porque por el apoyo popular, el proyecto está completamente blindado.

El antídoto para la activación por goteo del “nido de alacranes”, es acelerar el proceso de “explosión popular”. Por último no debemos olvidar lo que dijo Baduel: Voten por el no, pero de aprobarse la reforma el 2D se estaría consumando un golpe de estado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1862 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a44134.htmlCd0NV CAC = Y co = US