Alejandro Hernández

Mucho he lamentado que Hugo Chávez no hubiese conocido a mi tío, Alejandro Hernández.

Buena parte de las ideas más audaces y progresistas de nuestro líder revolucionario ya se le habían ocurrido al industrial margariteño, quien no sólo albergaba proyectos extraordinarios para el desarrollo de Venezuela, sino que los ponía en práctica con talento, entusiasmo y bonhomía.

Llevó a cabo la siembra del petróleo a través de las empresas Pampero, primero dedicadas a la producción de ron y licores con calidad de exportación, que compitieron con los mejores del Caribe. Luego acometió el cultivo de diversos frutos que Alimentos Pampero enlató y puso en el mercado. Finalmente, en otra fase de su actividad industrial, fundó Fripesca, con la intención de producir y procesar harina de pescado para convertirla en alimento de gran valor proteínico y bajo costo, idónea para los consumidores de escasos recursos.

Su condición de empresario no le impidió aupar otras causas progresistas. Adversó a la dictadura gomecista y acompañó en sus luchas a los estudiantes del 28, entre los cuales tuvo amigos entrañables.

Fue pionero en la dotación de viviendas de clase media a sus obreros yempleados, creando urbanizaciones en Ocumare del Tuy y Boleíta.

Al caer la dictadura perezjimenista, Alejandro Hernández vive un momento estelar. De manera casi simultánea preside una Fedecámaras muy distinta al antro de golpistas que tergiversan sus funciones en la actualidad; por otra parte, funda la Asociación Pro Venezuela.

En esos días pronuncia un discurso nacionalista en el Aula Magna de la UCV rebelde, cosa que ningún empresario hizo antes y creo que después tampoco.

Lanzó las consignas "Compre venezolano" y "No importa dónde se nace, sino dónde se lucha". Con el mismo ardor condenó la economía de puertos existente en la época, la misma que, por desgracia, persiste en la Venezuela revolucionaria. Además, execró el contrabando y lo atacó como lacra productora de miseria.

Ayer celebramos 100 años de su natalicio en el Juan Griego de su infancia. Fue un gran margariteño y mejor venezolano, así como un auténtico revolucionario de pensamiento, palabra y obra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6962 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor