El imperio de lo exclusivo

De todos los ángulos de la oposición al proyecto de reforma de la Constitución
aparecen críticas entorno al artículo 115 referente a las diversas formas de
propiedad. Por lo general se escucha decir que dicho artículo solapa la
propiedad privada, no obstante en éste se encuentra contemplada la misma y
definida como “aquella que pertenece a personas naturales o jurídicas y que se
reconoce sobre bienes de uso y consumo, y medios de producción legítimamente
adquiridos” (artículo 115 propuesto).

Visto que en el artículo 115 sugerido se conserva y respeta el derecho a la
propiedad privada como anteriormente expuesto, es urgente preguntarnos: ¿Qué se
esconde detrás de este furibundo ataque a otras formas de propiedad que no se
resuman única y exclusivamente a lo privado?

Para responder a dicha interrogante debemos adentrarnos en eso que hemos querido
llamar el imperio de lo exclusivo.

Hoy día en el castellano corriente y cotidiano se llama exclusivo a todo aquello
que posee un carácter lujoso, caro, fashion. Muy pocas veces nos damos cuenta
que el sentido primero que se esconde detrás del término exclusivo denota
precisamente su carácter excluyente.

Exclusivo sería entonces todo objeto que pertenece (y que sólo puede pertenecer)
a un individuo y no a los otros. He aquí entonces el carácter negativo que
caracteriza a la propiedad privada.

Solamente a la luz de lo antes dicho es que podemos entender las críticas que
adelantan los opositores al artículo 115 sugerido.

Sus detractores entienden la propiedad desde un punto de vista meramente
exclusivo. Ello quiere decir que conciben como única propiedad posible la
propiedad privada. En otras palabras se puede afirmar que elevan esta última al
rango de dogma indiscutible.

A partir de lo antes dicho es evidente que la propuesta del artículo 115 – que
alarga el campo de la propiedad privada – resulta simplemente inconcebible para
un defensor dogmático de la propiedad excluyente. Al postular el legislador
varios tipos de propiedad – como por ejemplo la propiedad pública, social,
colectiva y mixta – no está haciendo nada más y nada menos que insertar un nuevo
tipo de valor basado en lo social.

Y ¿Qué es esta discusión sino un franco debate en torno a valores?
De hecho, no podemos engañarnos: la discusión a propósito del artículo 115 no es
otra cosa que una propuesta de valores sociales como alternativa a los valores
individualistas que caracterizan el neoliberalismo y su instrumento fundamental,
el capitalismo.

¿Qué es el capitalismo sino una dogmatización del capital como propiedad en las
manos de unos pocos?

El capitalismo como teoría filosófico–política concibe la apropiación, no
solamente de los medios de producción, sino también del trabajo humano en manos
de unos pocos. En éste todo se vuelve propiedad privada.

Desde este punto de vista el capitalismo se presenta como el instrumento
económico de una versión exclusiva de la propiedad. El capitalismo es por ello
el instrumento predilecto de la propuesta neoliberal en lo concerniente a la
aplicación en el plano político, económico y social de valores individualistas.
Para el neo-liberalismo el individuo es un átomo, o mejor, un 1+1 que nunca dará
como resultado 2. En dicho sistema lo social no está contemplado. De allí el
hecho que en su lenguaje corriente lo exclusivo se convierte en sinónimo de
bueno, posee un valor positivo.

Es justamente contra este tipo de postura que surge la propuesta de valores
sociales que no ven al individuo como un átomo separado de otros individuos.
Dichos valores presuponen la correlación política, económica y social de los
individuos en comunidades organizadas.

Bajo esta lógica surgen, por ejemplo, los consejos comunales, las cooperativas,
etc., que son la cristalización de los valores sociales antes mencionados. Vale
entonces preguntarse que podría ser, por ejemplo, un consejo comunal si sólo
existiera como único tipo de propiedad la propiedad privada. La respuesta es muy
simple: no podría hacer absolutamente nada.

La organización entorno a valores sociales presupone por ello la ampliación de
la propiedad privada a otras formas de propiedad. Simplemente con el artículo
115 propuesto se quiere establecer la república de los valores sociales contra
el imperio de los valores individualistas. Conjugar socialmente la propiedad no
quiere decir anularla. Todo lo contrario, dogmatizar la propiedad privada quiere
decir sin más decretar la muerte de la propiedad social. Ello conllevaría a lo
que hoy día observamos en muchas partes del mundo: todo en manos de pocos, poco
en manos de todos. En otras palabras, miseria y pobreza como elementos
característicos de las mayorías populares. Lujo y exclusividad, como
característica esencial de las minorías económicas.

La discusión entorno a la propiedad es por ello la discusión entorno a la
democracia (gobierno de las mayorías) que queremos. No puede haber democracia en el imperio de lo exclusivo. Pero tampoco puede haber dictadura en la república
de lo social.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1831 veces.



Miguel Ángel Pérez Pirela

Doctor en Filosofía Política. Escritor. Comunicador. Investigador del www.IDEA.gob.ve. Conductor y Creador de Cayendo y Corriendo (VTV). Autor de la novela Pueblo.

 maperezpirela@gmail.com      @maperezpirela

Visite el perfil de Miguel Ángel Pérez Pirela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a42144.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO