¿El presidenhte en su laberinto? o el verdadero camino

Hay títulos que llaman la atención, este creo debe ser uno de ellos, no se trata de desgranar la soledad, ni la tribulación, mucho menos, el acompañamiento, solo que a mi modo de ver, según la conducta gestual y oral del presidente en el Aló Presidente de este domingo 26 de agosto, se traducen al menos gotas de incomodidad e insatisfacción en muchos momentos de su conversación con el pueblo. A que motivo o razón podemos endilgar tales disposiciones muy distintas a las de otras intervenciones públicas. Estas observaciones las hago sin ser un experto en conducta humana, sicólogo o analista. Simplemente como un ciudadano más que está preocupado no porque la revolución no tome su rumbo definitivo, tan solo que la inconsistencia de muchos compatriotas y en particular en relación con la propuesta de reforma constitucional no ha sido un gesto de lealtad institucional y/o política.

Entiendo que han sido muchos los momentos de rabia del presidente los cuales voy a generalizar en deslealtad durante el golpe de Estado y sabotaje petrolero, casos emblemáticos de mala praxis en la gestión pública, alianzas entre partidos, lento proceso de enseñanza y aprendizaje ideológico, retardo en la construcción de viviendas entre otros casos donde personajes específicos han demostrado con sus hechos que no estaban preparados ideológicamente y con un nivel de compromiso arraigado.

El laberinto es un lugar sin salidas aparentes, donde la confusión y el trazado de un objetivo definido no es nada claro, en este caso no se trata de eso, es solo que, hay momentos en que suponemos que la rabia se apodera de nosotros sin darnos cuenta, por motivos diferentes, lo repito, al menos fue mi percepción, al presidente lo observé acelerado en algunos momentos, en lo que tampoco se tradujo en desafuero alguno desde el punto de vista verbal, para salirme de la tradición, no espero estar equivocado, el ser humano es así de simple, más aún nuestro presidente con una altísima sensibilidad para las cosas, me parece interiorizó una preocupación, el zenit del asunto estuvo, cuando dijo lo del retiro de la propuesta de reforma constitucional si es que se ponen a querer desarticular la propuesta tal como la presentó. Es parte del juego político diríamos, o es que el presidente se equivocó, o que la incomprensión es tal, que no ven la integralidad o el conjunto y en función de que está concebida.

A nuestra manera de ver, es un asunto de asunción de una modalidad en la propuesta que significa un avance de 180 grados y una manera corporativa si se quiere, de allanar el camino hacia el socialismo que se quiere construir, particularmente creemos que es de esta manera, al igual que consideramos que el proceso de necesaria decantación en apego al verdadero compromiso revolucionario nos está tocando las puertas definitivamente y este es el momento de comprender con visión revolucionaria lo que significa para el ejercicio del poder popular esta propuesta que en seguro designio de su votación positiva representa la valoración y empuje final hacia objetivos socialistas sin retórica convencional.

Ignoro si es casual la conjunción de la propuesta de reforma constitucional con la construcción del partido de la revolución bolivariana, en todo caso, es una dupla que debe retroalimentarse, porque la organización es importante en esta parte del proceso y la unidad de los revolucionarios debe darse en el contexto de esa organización, que de hecho garantiza la unión de las masas en correspondencia con una reforma que va dirigida precisamente a articular la teoría con la práctica, la cotidiana y la perenne, la de corto, mediano y largo plazo con las ideas supremas del hacer un hombre y mujer nuevos, otorgándole el poder necesario para gestionar desde el futuro que es hoy, la patria que queremos y anhelamos.

Definitivamente no es el laberinto del presidente, por el contrario es contribuir a hacer que las puertas de la revolución permitan al abrirse mucho más, la incorporación de millones de venezolanos y venezolanas a hacer las cosas que no se le permitían y lo mantenían alejado del labrar concienzudamente en pos de mejores derroteros de vida.

Patria, Socialismo y Muerte: La patria para hacerla grande, soberana, independiente y antiimperialista. El socialismo para que nos rija en sistema humanista, donde el ser se imponga al tener. La muerte como expresión de lo primero, de la vida y con la vida para defenderla y que nunca jamás nada ni nadie la pisotee, la invalide, le ponga precio o la traicione. El presidente no negocia lo innegociable y la propuesta de reforma a la constitución así lo es, no negociable, aún ante quienes dentro del proceso ponen trabas o están pensando en un hipotético chavismo sin Chávez.


rafaelfebles@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2217 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a40356.htmlCd0NV CAC = Y co = US