Ya dignificada, ahora a humanizar a la tercera edad

A propósito del cobro de las pensiones

Unos de los máximos logros de la Revolución Bolivariana, ha sido el comienzo de la dignificación de los compañeros de la tercera edad. El incremento, así como la incorporación de cantidades de personas al disfrute de beneficios por parte del Seguro Social, es una evidencia del carácter socialista de este proyecto político.

Gracias a la sensibilidad hecha manifiesta por nuestro Presidente, los planes y la cobertura de tales beneficios han multiplicado sus beneficiarios en compañeros venezolanos que durante muchos años fueron excluidos del disfrute de una pensión digna. Algunos programas novedosos, aplicados por algunas alcaldías y gobiernos regionales, son fieles testimonios de la preocupación hacia este sector de nuestros compatriotas.

Ahora bien, el no reconocer estos avances seria una mezquindad y un acto propio de aquellos que se establecen en la acera de enfrente con posiciones antidemocráticas, a su vez, no deja de ser menos cierto, que los mecanismos para el cobro de las pensiones no son los más adecuados producto de todas las dificultades por las cuales tienen que pasar estos compatriotas para acceder a este beneficio.

Son inhumanas las largas colas a que son expuestos nuestros abuelos y abuelas en los bancos para el cobro de la misma, personas discapacitadas, con problemas y dolencias en todo su cuerpo producto de los años de trabajo y entrega al país que los vió nacer. Ni mencionar la cantidad de trámites que deben realizar previos a la cancelación de su pensión como la Fé de Vida y todos los papeles que se deben introducir para que la misma, en algunos casos, sólo tenga una duración de tres meses. La obligatoriedad de la presencia del beneficiario a la hora de ir a los bancos, muy a pesar de su estado físico, es uno de los problemas que deben de corregirse de inmediato.

Hay experiencias, en algunos países del mundo, donde los cheques son remitidos a sus beneficiarios por correo, algo muy poco probable que puede implementarse aquí dada la anarquía organizacional de nuestras ciudades, sin contar con la poca infraestructura de nuestros servicios de correo, aunque podría implementarse en algunas zonas de Venezuela. La tarjeta de debito podría ser también otra opción que contribuiría a la disminución de las colas, e incluso, a que nuestros abuelos(as) puedan servirse de algún familiar para que realicen las transacciones en los bancos, sin que ellos tengan que trasladarse fuera de sus hogares (los incapacitados).

Preparar promotores sociales para que realicen las visitas a nuestros pensionados y sean ellos los que agilicen los papeles para la entrega de la Fé de Vida y todos los requerimientos exigidos por parte del Seguro Social.

Las Alcaldías y Gobernaciones deberían ampliar los planes de salud, recreacionales y vacacionales para este grupo de compatriotas, así como las instituciones que se avocan a este sector venezolano. El Metro de Caracas debe ampliar la cobertura de espacios, no sólo dedicar 12 ó 16 asientos en el primer vagón.

Creación de unidades para la atención de discapacitados (pensionados en primer término, posteriormente la incorporación de todos aquellos con discapacidades), con vehículos preparados para su movilización (el Metro de Caracas ha incorporado 4 unidades para tal fin, contribuyendo con la optimización del servicio).

Implementar planes para la adquisición de medicinas en farmacias populares con acceso a esa base de datos del Seguro Social y otorgarles descuentos sustantivos en la adquisición de medicinas, incluso, asignarles algún tipo de credencial distintiva de su condición de pensionados, la cual podría utilizarse en estas farmacias y validarse con la base de datos. Muchos de nuestros abuelos(as) gastan todo el dinero de su pensión en medicinas y no les es suficiente en el mejor de los casos, ya que en el mercado formal de fármacos los precios de las medicinas son sumamente elevados. Trabajar toda una vida para garantizarse la compra de sus medicinas en la vejez, no creo sea el objetivo de una pensión. La misma es para el disfrute y la recreación.

Ya iniciado el proceso de dignificación, es tarea ahora de la Revolución contribuir con la humanización en el cobro de los beneficios de esa pensión.

Patria Socialismo o Muerte…
Venceremos

http://chamosaurio.blogspot.com/
chamosaurio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6281 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a40252.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO