¿De quienes eran las pantaletas?

Recordando aquel seudo espectáculo de las pantaletas me he dado cuenta con el correr del tiempo y de los acontecimientos que las pantaletas aquellas se las enviaron a quien no correspondía. Hoy podemos ver como los generales golpistas, que son profundamente cobardes por los demás, se escudan y esconden detrás de sus mujeres, las utilizan como fuerzas de choque pretorianas, las ponen a dar ruedas de prensa sobre ¿¿¡¡¡¡los derechos!!!???? Que dicen tener de dar golpes de estado cuando les venga en gana, las hacen representar patéticas comedias de llanto y solicitudes de compasión por sus delicadas condiciones (¿manipuladoras?), y las utilizan para agredir, golpear e insultar para luego ir a los medios golpistas a montar espectáculos tan cómicamente falsos, pero que rebotan en todos aquellos medios internacionales pro-golpe de estado en Venezuela.

Es evidente que estas mujeres saben muy bien lo que estan haciendo, no son inocentes, y su estrategia es altamente eficiente, pues se basa en “a una dama ni con el pétalo de una rosa”, la pregunta crucial aquí es ¿Tienen “derecho” de manera impune estas mujeres a abusar de esta situación?, ¿Estas mujeres tiene “derecho” a usar su condición de tales para agredir, insultar y provocar y luego exigir ser tratadas como “damas”?, ¿Cómo y cuanto perjudica este comportamiento a las mujeres en general?, ¿Deben ser tratadas como “ciudadanas” aplicándoles la ley o como supuestas “damiselas agredidas”?.



Todas estas preguntas son importantes, las mujeres tenemos siglos exigiendo ante el mundo el derecho a la igualdad, algo que no hemos conseguido aun y que todavía implicará muchas batallas futuras, por lo que es una aberración la utilización que estas mujeres hacen de su condición de tales,( las cuales por lo demás viven en situación privilegiada en comparación con el 99% de la mujeres de nuestro país), creando un escenario que afianza la absurda idea de “las artes de manipulación y falsedad de las mujeres”, prejuicio profundamente arraigado en las mentes de todos.



Estas mujeres son golpistas, y al igual que sus maridos, padres y familiares, sus intereses estan solo en mantener sus privilegiadas condiciones de vida y nada más, permitirles representar el papel de “victimas” usurpando la representación de las mujeres venezolanas es inaceptable, pues ellas no representan bajo ningún aspecto a la trabajadora y luchadora mujer venezolana, y no podemos solidarizarnos con quienes utilizan de una manera tan perversa su condición de mujer.



Si estas “damas” quieren salir a patear, insultar, escupir, abofetear, y agredir pues que sean tratadas como cualquier ciudadano en condiciones de igualdad, de acuerdo a su comportamiento, sin privilegios de ninguna clase, con la misma vara con que la policía metropolitana y demás fuerzas golpistas tratan a las ciudadanas bolivarianas, y dejémonos de hipocresías pues la estrategia es evidente.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3209 veces.



Nadezca Mujica (Hecali@cantv.net)


Visite el perfil de Nadezca Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas