A propósito del caso RCTV

Un exhorto al gobierno nacional

En esta semana, (desde el Comité de Relaciones Exteriores del Senado Norteamericano y desde el Parlamento Europeo), se realizaron sendos pronunciamientos con relación al caso RCTV en nuestro país.

Con relación a los Estados Unidos, dos (02), senadores (el senador Republicano de Indiana y el Demócrata de Connecticut), adoptaron una Resolución (211), anti-Venezolana que será llevada a votación a la Sala Baja del Senado los primeros días de Junio. Por lo cual, todavía hay chance a los fines del lobby que nos permita llegarle a los señores senadores e informarles debida y oportunamente sobre la verdad verdadera del caso RCTV. Estamos seguros que de ser informados, ellos no votarán tamaña aberración jurídica.

Dicha Resolución tendría como propósito condenar erróneamente la decisión soberana de no renovar a RCTV el poder continuar usando el espectro radio eléctrico, cuyo vencimiento ocurrirá este próximo domingo 28 de mayo a las 12 y un minuto de la madrugada.

Por su parte, un grupo de sesenta diputados del Parlamento Europeo (de un universo de más de 700 diputados), y de ese ínfimo universo 43 diputados (pues el resto decidió no votar la propuesta al considerar que lo ocurrido con RCTV es un problema del Estado venezolano), decidieron elevar una desición antidemocrática similar a la impulsada por los dos senadores norteamericanos. Es de destacar que este grupo de diputados, son parte de la ultra derecha Europea cuyos principios fascistas son similares a los de sus homólogos del PP español; si, ese que dirige el inefable Aznar.

En ambos casos, existe un soporte erróneo pues insisten en afirmar que dicha acción soberana sería una decisión "política" que como tal, amenaza la libertad de expresión en nuestro país (en el cual por cierto, más del 80% del espectro de TV es controlado por privados), cuando en realidad es una medida regulatoria establecida por la Ley de Telecomuniciones y la provisión establecida en la Constitución de 1999.

En el marco de lo anterior, es pertinente destacar que dicho marco regulatorio existe y es vigente en muchos países incluido los propios Estados Unidos desde donde (sin moral para ello), nos pretenden juzgar ya que el estilo de periodismo que queremos para nuestro país, no es el que le conviene al modelo de periodismo norteamericano destinado a influir (como por más de 50 años ocurrió), las líneas editoriales del sector privado según los intereses de la Casa Blanca.

Ese periodismo que nos quieren imponer, es el que denunciara la abogada venezolano norteamericana, Eva Golinger quien al presentar un conjunto de documentos desclasificados y presentados por ella, un grupo importante de periodistas nacionales serían presuntamente agentes al servicio de esos intereses bajo la figura de “becados”.

Ahora bien, si bien es cierto que estos grupos desestabilizadores (que han ido de fracaso en fracaso), no han sido capaces de calar en el ánimo popular y menos aun movilizar importantes sectores de nuestra sociedad a objeto de los planes golpistas; entonces, cabe hacernos una pregunta.

¿A donde apuntalan sus actuaciones y estrategias? ¿Cual sería el fin último siendo que ellos son incapaces de movilizar a la gente para concretar los planes desestabilizadores?

A nuestro juicio es pertinente afirmar, que todo lo que ellos montan va dirigido al exterior (estableciendo y controlando una Agenda predeterminada), a fin de garantizar surjan las condiciones subjetivas que les permita ocurra una intervención directa en acción combinada desde el Plan Colombia y la OTAN por medio de sus operaciones para el Caribe.

Como sostenemos y sostuvimos en trabajos anteriores,...”los medios privados de comunicación tienen capacidad de establecer la Agenda Pública (con lo cual descalifican, si es necesario, los demás elementos probables de ser evaluados), si el “actor principal” -valga decir el Estado-, no asume el papel y deja un vacío respecto de quienes esperan algo de él, por lo que entra a crear un clima de opinión, a la final, desfavorable. (...) “El clima de opinión, está directamente asociado a las declaraciones públicas y sus contenidos definen los aspectos de la influencia que habrá de ser tomada en cuenta en el análisis por parte de los interesados”.

(...) “La agenda sólo la controlan los editores (dueños de los medios privados de los medios de comunicación), cuando el Ejecutivo por naturaleza, no asume organizadamente esta tarea. En consecuencia, ellos pasarían a ocupar ese espacio en la medida que éste sea abandonado por las fuerzas del cambio. A manera de corolario, históricamente los partidos como forma de organización de masas por excelencia con su prensa de vanguardia, han jugado un papel definitorio en la orientación de la agenda pública y política de los gobiernos revolucionarios”. (...) “Han sido importantes trincheras tanto para responder al agresor como para “criticar” las desviaciones internas “revolución dentro de la revolución”. Es una significativa ancla que ayuda a fijar y a definir, la correcta actuación revolucionaria en el seno del pueblo. De allí, la importancia que nazca a la brevedad no sólo el PSUV sino su prensa revolucionaria; el pueblo y sus hijos fundidos en él, se encargarán a los fines que no se desvíe”.

Lo anterior lo traemos a colación, en el marco de la necesaria reflexión que con ocasión de la estrategia mediática que hacia el exterior (Plan B), impulsa el golpismo para falsear ante la comunidad internacional la verdad de los hechos y así garantizar “apoyos” cuando ocurra una eventual invasión a nuestro país.

Es por ello que nos animamos a sugerir al Ejecutivo Nacional se estudie la posibilidad de impulsar una Agenda Conjunta (MRE – MIC), que permita se induzca una estrategia única y oficial (que no hechos aislados), desde nuestras misiones en el exterior, donde todos los funcionarios adscritos y los jefes de misión, conjuntamente con las oficinas de prensa existentes, se avoquen a dar a conocer la realidad social, política y económica que vivimos y así poder neutralizar la mentira por ellos mil veces repetida (teoría Gebeliana), para engañar a la comunidad internacional. Definitivamente, debemos ser más preactivos sobre este y otros temas de interés de Estado.

(*) Politólogo e Internacionalista
Magíster en Seguridad y Defensa

monlan2001@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3279 veces.



Manuel José Montañez Lanza (*)


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: