Estamos emboscados, pero Chávez volverá

Un gobierno legítimo no puede ser producto de un circo electoral, y mucho menos un circo que se hace en medio de una falsa elección. El gobierno legítimo está adormilado en cada habitante honesto y decente de este país. En la mayoría de nosotros existe el deseo de que las cosas funcionen, las instituciones elementales funcionen, que la educación y la salud pública sean gratuitas y de calidad, que se apliquen las normas – sean malas o buenas –, saber a qué atenerse con las leyes y con el sistema de justicia, sin sorpresas, sin trampas, más de las que ya están instituidas por el sistema.

Se suele decir que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, eso es cierto para los pueblos que no tienen tradición ni historia, pero nosotros, en estas latitudes, sí que tenemos una y otra, nos vienen desde antes de la guerra de independencia, de la misma guerra de nuestros héroes libertadores y de la cruenta guerra federal y Zamora, que fue una verdadera guerra de clases. La tradición heredada del ejemplo de nuestros libertadores y líderes, y la historia que ellos escribieron con tinta y sangre. Nosotros no nos merecemos tener este mamarracho de gobierno, pero tampoco tener otro despreciable como los gobiernos de la cuarta república. Hay que rescatar la dignidad del pueblo de nuestra historia y nuestra herencia, despertar a los adormilados.

Para la derecha rastrera, la herencia está en los privilegios medievales de clase y la historia la de sus familias, viven de sus sueños aristocráticos, "mantuanos" y burgueses, al mejor estilo del capitalismo colonial gomero. Para la otra derecha, aspirante, que nace en una "izquierda" corrompida, de aspirantes y nuevoricos, de sindicaleros y políticos blandos, la tradición simplemente no existe, porque no cree en ella y no la quiere. Para ellos la historia sólo sirve (como a la otra derecha) para justificar sus cagadas, como "cagadas históricas", cagadas inevitables.

El gobierno de Maduro no es un error histórico, es una "cagada histórica", la cual sigue siendo útil para aprender de ella y evitar repetirla, vistas puestas en nuestra herencia de pueblo rebelde y contestatario, y en enderezar el destino de nuestro pueblo, fundador de la única patria que hemos tenido y tenemos como herencia, perdida y renacida con Chávez, y vuelta a perder con Maduro.

Pero la cagada puesta por Maduro es un ejemplo de que no podemos aflojar frente a la codicia de los politicastros aspirantes sin propósitos sociales y humanos, traidores por naturaleza de las causas sociales, volubles, blandos de carácter; tenemos que saber leer, más allá de sus muecas, sus almas. En eso, el pueblo llano es sabio, lástima que no pueda pasar más allá de la burla, del chalequeo popular. En el guiño del sarcasmo yace nuestra herencia libertaria adormilada y presa, conviviendo con el fatalismo de los picaros cazadores de oportunidades.

Maduro se quita la máscara.

De ganar las elecciones Maduro el destino de nuestra constitución bolivariana va ser el mismo de si las ganan los pitiyankis gomeros de mariacorina. Se celebrará su funeral frente a los Brics, igual que con las inversiones y negocios secretos con EEUU y la UE. El capitalismo es uno solo y su mecánica es igual en cualquiera de los imperialismos y potencias capitalistas.

Maduro se quita la máscara: "El Gobierno venezolano anunció inversiones de los Brics en empresas de distintas industrias. (Por: El Universal / Aporrea | Martes, 18/06/2024)

Dice la noticia: "Este lunes, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció la próxima inversión de los países miembros de los Brics + en empresas y varias industrias venezolanas… el jefe de Estado aseguró que su gestión ya tiene el proyecto para poder recibir inversiones que permitan el crecimiento económico de los sectores productivos de la nación"… "En el marco de la Ley Antibloqueo, en el ejercicio pleno del carácter público de las empresas y la soberanía económica, he conseguido las inversiones suficientes para hacer las empresas más poderosas y consolidarlas de aquí en adelante con más fuerza", detalló." O no detalló.

Hay que recordar que los capitalistas invierten donde encuentran seguridad y ventajas para sus empresas. Primera vez que Maduro habla abiertamente sobre las virtudes ocultas de la famosa "Ley Antibloqueo" para los inversionistas, sin dar detalles, sin embargo estos detalles ya todos los conocemos. Justificada por una supuesta "emergencia nacional" esta ley obliga a que el gobierno central y los otros poderes públicos guarden confidencialidad sobre todos los acuerdos secretos hechos con los "inversionistas" a espaldas de la población y de la asamblea nacional. Y permite al gobierno DESAPLICAR LEYES fundamentales del país que estorben los intereses de los capitalistas (lo que llaman eufemísticamente "estímulos" para las inversiones, como exonerarlas del pago de impuestos y "flexibilizar" las obligaciones con los trabajadores establecidas en la Ley del trabajo, o sea, en nuestras leyes soberanas), contrariando los principios básicos de nuestra constitución bolivariana. A ese "marco" se refiere el presidente Maduro, sin dar los "detalles" que hemos señalados no ahora, sino desde hace rato y que han reiterado en muchas ocasiones otros especialistas, abogados y economistas calificados.

Hay que recordar que el capital crece de forma inversa al costo del trabajo humano, a como se exprime el trabajo humano, por eso ¡adiós a los fueros laborales!, y adiós a nuestra soberanía jurídica y económica.

Maduro cristiano evangélico.

Maduro evangélico; qué práctico para un político oportunista sin una fe definida. Así mismo el ateo Saddam Hussein se Hizo mágicamente islámico sunita en la primera guerra del golfo, siendo un militar ateo apoyado por Washington en contra de la revolución islámica de Jomeini en la llamada guerra de los 20 años, que libró Irak contra Irán. Maduro cristiano evangélico, ¡qué descaro!, sin embargo esa fe cristiana con todas sus versiones, es desde los tiempos de la reforma luterana y calvinista hasta hoy, afín al capitalismo, sus templos son "escuelas de negocios". Oportunismo madurista, manipulando a un pueblo dopado, víctima de la droga cristiana evangélica; la fe y la esperanza de los humildes en una salvación mágica, en otra vida. ¡Qué triste! La imagen histórica del "Cristo hombre", convertida en una puta arma ideológica para someter al sistema de explotación capitalista a los más débiles.

De ahí la guerra del madurismo contra las universidades públicas, contra el conocimiento académico, científico y humanístico, a favor de la superchería, disfrazada de sabidurías ancestrales y cultura popular. Maduro haciéndole el trabajo a sus contrario electorales, los cuales, de ganar, van a acabar con la universidad de orientación humanista y más allá, con la educación pública, por toda la calle del medio, como lo haría Milei, Boric y otros farsantes de la región.

Eliminar la educación superior, humanista y universal, científico-humanista, es para el capitalismo una condición no negociable para invertir en países como el nuestro, con una tradición muy vieja de cultura humanista, envidiable en el mundo, que ha formados intelectuales y científicos, técnicos; médicos, arquitectos (sociólogos, antropólogos, historiadores, etc.), militares, de una elevada calidad profesional y humanista.

El madurismo y sus contrarios electorales necesitan tecnócratas, máquinas humanas que puedan hacer ricos a otros o hacerse ricos ellos mismos, que no piensen mucho ni sepan más allá de lo necesario para hacer funcionar la máquina del capitalismo. Los otros, más claros aún, formar técnicos e intelectuales que abreven en los ideales y teorías neoliberales, en sus objetivos militares coloniales imperiales, es decir, lo mismo pero con más método y claridad política capitalista e imperial.

Maduro y Marx.

Si no lees y entiendes a Marx creerás por siempre que la economía liberal y capitalista es La Economía por "antonomasia", como dicen los filósofos, que la única ley económica, la ley de oro de la economía es la ley de la oferta y la demanda. Una conclusión estúpida. Cuando se es un político de izquierda ignorante, inculto, incapaz de nutrirse, para el crecimiento de su propio espíritu, de la historia y de sus investigadores, de la filosofía y sus investigadores. No obstante Maduro, para distanciarse de la reputación revolucionaria de Marx, considera a Simón Rodríguez el sustituto teórico del filósofo, y de Lenin, mentores del último Chávez.

Los maduristas hablan del marxismo y de Marx como si fueran ideas superadas. Maduro llama a los marxistas, la "izquierda trasnochada". Es decir, para Maduro, Chávez representó las ideas de una "izquierda trasnochada". Sin embargo Maduro y el madurismo, hoy, en estas elecciones dependen del "Chávez trasnochado" para ganar electores, pero usando solo su imagen y torciendo sus ideas de forma superficial.

El Chávez que nos alertó del reformismo, de la bonificación de los sueldos, del destino de las comunas y las juntas comunales en manos de políticos y l partido de gobierno, y mucho más que oculta Diosdado y el gobierno; el "Chávez trasnochado" no le sirve al madurismo para ganar elecciones, para ellos las elecciones se ganan con publicidad, dinero, chantajes y mentiras. Y terrorismo electoral, satanizando a sus contrarios para disimular sus propios propósito satánicos de privatizar el país, nada distinto a sus reversos electorales. Los chavista, trabajadores, pelabolas, jubilados, pensionados, estamos emboscados. Solo contamos con el Chávez militar, el hombre decente y revolucionario que cambió la institución militar, que democratizó y humanizó la carrera militar. Es posible que de nuestra fuerza armada emerja el nuevo Chávez, ojalá, sea un soldado renovado, socialista, inteligente y patriota, que sepa qué es la independencia. ¡La fuerza armada!, ¡mucho cuento!

CHÁVEZ VOLVERÁ



Esta nota ha sido leída aproximadamente 784 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor