Sí, en la Junta Patriótica de Salvación, estamos insurreccionados contra el capitalismo

Los empleados al servicio de los partidos que hacen parte del teatrillo electoral del 28J, están molestos porque no consiguen votos para sus patrones, y difícilmente los consigan. Y en su desespero lanzan pestes contra la Junta Patriótica de Salvación porque esta está llamando al pueblo venezolano, haciendo uso de su derecho, a responder el 28J con una abstención activa. Es claro que la razón de fondo de su molestia, sea que de llegar a darse una abstención activa, eso les desbarata, tanto a ellos como al madurismo, sus planes de encontrar votos para seguir en sus intenciones de dominación, aparte que quedarían totalmente desnudos, sin apoyo popular. Pero bueno, eso es problema de ellos, nuestro mayor problema en la Junta Patriótica de Salvación, es cómo conseguir persuadir al pueblo venezolano de lo correcto de nuestra tesis de NO VOTAR, que eso es lo más pertinente para los empobrecidos, demostrarle que el 28J es una trampa montada para destruir la oportunidad que los empobrecidos puedan alcanzar una victoria politica contra sus exploradores y que la abstención sería el inicio de ese proceso de liberación.

Pero, antes vamos a ir alumbrando lugares del camino que algunos pretenden oscurecernos para armarnos emboscados delatoras. Por ejemplo, alguien por ahí preguntó si en la JUNTA PATRIÓTICA DE SALVACIÓN, después que maduro gane con trampas el 28J, como efectivamente lo hará, estariamos dispuestos a insurreccionarnos, les respondemos lo siguiente:

primero, y a pesar de ser una pregunta hecha en un claro tono propio del delator, pero como somos de una sola pieza, le respondemos, que su pregunta es retrasada, característico de quie tiene la cabeza por un lado y el resto del cuerpo por otro lado. Porque es de manejo público que desde hace rato que ya lo estamos. Andamos desde hace bastante tiempo -hasta viejos nos hicimos- pregonando sin ninguna ambigüedad que todo el poder y la producción social debe estar en manos del control de las clases trabajadoras libremente asociadas, que las tierras deben estar en manos de los campesinos, que deben indexar los salarios de acuerdo al art 91, que la economía nacional debe ser protegida por el estado, que nos oponemos a que la salud y la educación y la empresa petrolera sean privatizadas, en general, que los planos correctos para construir una Venezuela más justa y más libre está en que se aplique el plan de la Patria 2013-2019, el de Chávez, el que fue desconocido por el madurismo, por eso estamos inurreccioados. Pero este señor que se entregó a la derecha no se puede dar cuenta.

Por consiguiente, insistimos que las evidencias son irrefutables, estas indican que sobre el potencial revolucionario que se encierra en los empobrecidos del chavismo y los empobrecidos de la oposición, que han venido convirtiéndose en una nueva mayoría, se han avalanzado el madurismo y todos los partidos progringos pero también la izquierda neoliberal, que a resultado la fracción más furibunda en la defensa de las relaciones de dominación capitalistas, y que la aparición en escena de ese frente antipopular a nadie debe sorprender, porque el teatrillo electoral organizado para el 28J tiene para el sistema de dominación capitalista una importancia cardinal, pues, desde que Chávez ganó las eleciones en 1998, las elecciones en Venezuela dejaron de ser esa aburrida y doméstica rencilla entre los dos partidos pertenecientes a la burguesía que por nada trastornarían, con sus peleas callejeras, los límites que les dictaba el mismo sistema de dominación.

Ahora las cosas son radicalmente diferentes, desde Chávez la puja tiene contornos definitivos, cada vez más se demuestra que la disputa forma parte del motor de la historia, que la confrontación que se libra en el seno de la sociedad venezolana es de tal agudeza entre el capital contra el trabajo, dicho en términos más dramáticos, es una batalla entre el proyecto de muerte de la civilización capitalista y el proyecto de vida de la sociedad de productores libremente asociados, o más concreto, es la lucha de los explotadores por preservar su régimen de dominación a través del capitalismo, frente a la necesidad histórica de construir un estado nuevo dirigido y controlado democráticamente por todas las clases trabajadoras, venezolanas desarrollando la sociedad socialista.

Desafortunadamente debe reconocerse una ventaja momentanea, y es que los capitalistas vienen demostrando tener mayor conciencia de clase en la presente coyuntura, ya que el chavismo que venía siéndo la conciencia de la transformación histórica de los empobrecidos, fue temporalmente derrotado por la traicion del termidor maduro, en este sentido, el teatrillo electoral del 28J está diseñado para que las clases trabajadoras sean arrastradas a votar contra ellas mismas y así seguir destruyendo una nueva posibilidad de avanzar hacia un modelo de sociedad superior.

En conclusión, la Junta Patriótica de Salvación si está insurreccionada contra la alienación y la explotación del trabajo esclavo asalariado, lo estamos porque queremos conquistar un modelo de sociedad un poco más justo y más libre, es decir, por adentrarnos en una realidad que sólo los insurreccionados de la conciencia y de ética y los delirantes pueden prever, ya que sería más de lo mismo y muy triste terminar haciendo lo que hacen los cuerdos, que andan detras del bachaco fundillú



Esta nota ha sido leída aproximadamente 807 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: