Cáscara Amarga 941

Con reglas del arte y sin reglas del arte

Con reglas del arte y sin reglas del arte. Esto, pareciera que estuviéramos nombrando a la fábula párvula infantil del burro flautista del poeta español Tomás de Iriarte 1770. Mas y más, pero y empero, con reglas del arte y sin reglas del arte, es tanto como nombrar a los casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo de entre el ser y no ser de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada cojedeña de Cojedes TINACO de Maleo 2001. Con reglas del arte y sin reglas del arte, es tanto como decir y nombrar a los casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de la retroactividad y la prodiactividad de Maleo 2001. Y, en esa perspectiva de entre con reglas del arte y sin reglas del arte, en de por medio y por la calle de en medio, las bases operativas ordenadas maleoianas absurdas medulares estables profundas, la fábula párvula infantil del burro flautista. En de por medio y por la calle de en medio, ha de estar aqueste este cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de Tomás de Iriarte, padre abanderado de las con reglas del arte y sin reglas del arte, que han de estar en equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, y, de gozo en un sube y baja de aquel parque infante inocente de la Iglesia San Juan de San Carlos por la calle Bolívar con su hermoso cerrito al lado de la Iglesia por la calle Alegría. Y, en ese cerrito alto en que divísase la ciudad de San Carlos, me desprendí de las manos de mi querida tía Marbella, la de mi tío Miguel, el dueño de la burra blanca de ojos azules, la burra bicicleta de un precioso caminar de pasarelas, la bicicleta de la envidia de las reinas de belleza. Y, endespués, de las múltiples volteretas fui a dar al fondo del patio de la casa, frontera a La Casa Blanquera, del rancho de paja del papá de Mechita, de Luis Abelardo y de Luis Castellano, en grande patio en que me atajaron unos perros que ladraban muy lejos y muy cerca del cerrito de mis recuerdos. Y, afanados por tratar de parar la rodada de este hoy cristiano, perro loco perdidoso, pero que en veces sueño voces de muerte con la rodada en el cerrito San Juan de la calle Alegría por la casa de Rosa María. Y, que toda la noche, del día San Carlos Borromeo, de la rodada, la pase adolorido y envuelto con mercurio cromo en todo mi cuerpo. Y, ¡Cómo no recordar a Rosa María!, que de su equilibrada bacinilla, nos sacaba y nos llevaba al parque que, a mas y a más, tenía una enorme piscina juvenil y para la edad senil. ¡Qué tiempos aquellos! como solía abreviar la vieja abuela, Rosa María. Y, que a buen seguro, que de entre el con quizás y el sin quizás, Iriarte apareciera con la fábula párvula infantil del burro flautista de entre con reglas del arte y sin reglas del arte.

Con digresión y sin digresión, con reglas del arte y sin reglas del arte. Y, en de por medio y por la calle de en medio, ha de estar aqueste este cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de Tomás de Iriarte 1770. Ha de estar la ironía ofensiva defensiva quijotesca cervantina absurda medular estable profunda de entre la locura y a cordura, de entre la razón y la sinrazón, de entre la rabia y la ternura, de entre el amor y el odio, de entre la guerra y la paz de don Quijote 1605. Ha de estar la maniobra ofensiva defensiva suntzuiana absurda medular estable profunda de entre lo conocido y lo desconocido, de entre lo cercano y lo lejano, de entre la ignorancia y la sabiduría, de entre lo alto y lo bajo, de entre la verdad y la falsedad, de entre el ascender y el descender, de entre la teatralidad y la sinceridad, de entre la guerra y la paz de Sun Tzu, 626 años antes de Cristo. Y, si a ver vamos, Sun Tzu y don Quijote, emparentados en lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de Tomás de Iriarte 1770 de entre con reglas del arte y sin reglas del arte.

Con divagancia y sin divagancia, con reglas del arte y sin reglas del arte. ¡A ver!, como decía don Tomás Mercado, exgobernador del Estado Cojedes de la Cuarta República, que no decía ¡Aló!, sino que decía ¡A ver! Y, si a ver vamos, todos los esquemas de la guerra y todos los diseños de paz, están fundadas en los proyectos de don Quijote y de Sun Tzu. O sea y es decir, decir en lo de la ironía ofensiva defensiva y en lo de la maniobra ofensiva defensiva. Y, al igual que en los juegos lúdicos como los juegos de guerra, se ha de envidar en falso. Y, esto lo saben mejor los jugadores de truco, y los jugadores de otros juegos de las cartas. Y, en esto maese Pedro, lo sabía hacer. A mas y a más, maese Pedro, llegaba con su retablo de las maravillas a los pueblos y recorríalos, y recogía los chismes y recogía todas aquellas cosas que le servían en su retablo de las maravillas de títere y titiriteros. Y, maese Pedro, cargaba sobre el hombro un mono que le metía la lengua en el oído a su dueño. Y, endenates, los espectadores del teatro titiritero del retablo, eran sorprendidos con los cuentos del mono a las orejas de maese Pedro. Y, endespués, hasta la llegada, al retablo, en que don Quijote, no creyera en las cosas que dijera Maese Pedro y su gracejo mono adivino. Y, don Quijote, en su descomunal descontrol del furor y la rabia en que reclamaba justa justicia justiciera absurda de entre la justicia y la injusticia, sobre la princesa ultrajada del cuento de maese Pedro. Y, don Quijote, no dejara títere alguno con cabeza. Y, volviera don Quijote, endespués de la enconada refriega, a la calma chicha tranquila paz octaviana. Y, fundárase de nuevo en don Quijote de entre el llover y el escampar, de entre nube con agua y nube sin agua, en de por medio y por la calle de en medio, a lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de Tomás de Iriarte 1770, de entre la prodiactividad espacio temporal y la retroactividad espacio temporal, asina ansí así, como si fuera de entre con reglas del arte y sin reglas del arte.

Con concordancia y sin concordancia, de entre con reglas del arte y sin reglas del arte, a lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de entre la prodiactividad espacio temporal y la retroactividad espacio temporal de Tomás de Iriarte 1770. Y, a buen seguro, y sin lugar a dudas, que lo de la guerra manifiesta de Rusia y Ucrania, Israel y Palestina, Venezuela y Guyana, se han de conjugar, en Sun Tzu, en don Quijote, y en lo de Tomás de Iriarte de entre la teatralidad y la sinceridad, en el teatro de operaciones con base de ente la naturaleza de las cosas y el interés instantáneo, y en de por medio y por la calle de en medio el impulso irresistible inspirativo de entre natura y persona, díptico del Libertador Simón Bolívar 1828, que conocía el arte de la guerra de Sun Tzu, y, se sostenía en lo de la ironía ofensiva defensiva y en lo de la maniobra ofensiva defensiva. Y, no era en vano lo que decía, el Libertador, que don Quijote, que Jesucristo y él, eran los mas y más grandes majaderos del mundo. Y, el Libertador Simón Bolívar, con lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de entre la prodiactividad espacio temporal y la retroactividad espacio temporal de Tomás de Iriarte 1770. Asina ansí así, el Libertador Simón Bolívar, de entre lo de con reglas del arte y sin reglas del arte.

Con etiqueta y sin etiqueta, con reglas del arte y sin reglas del arte, han de ser casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo de entre el ser y no ser de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada cojedeña de Cojedes TINACO de Maleo 2001. Y, con reglas del arte y sin reglas del arte, han de tener como grafía grata gratificante, el yin y yang, símbolo de las contradicciones y de las borrosidades del mundo. Asina asín así, a la bacinilla de Rosa María 2001, la mitad llena de miao y la mitad vacía, símbolo de las contradicciones y las borrosidades del llano cojedeño de Cojedes de Maleo 2001. Asina ansí así, el cóncavo convexo concordante contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Cojedes de Maleo 2001, símbolo de las contradicciones y las borrosidades de los llanos cojedeños de Cojedes de Maleo 2001. Asina asín así, la línea curva lemniscata de Bernoulli 1741 y a la línea curva parabólica cúbica de Picasso 1927. Agora ahora hogaño, la forma color tamaño del universo expansivo einsteiniano de luz curvada de Albert Einstein 1919 y el universo contractivo maleoiano de luz tragada de Maleo 2001, ha de ser la forma color tamaño de la teoría holística unificada einsteiniana de Albert Einstein 1919, tanto como de lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de entre la prodiactividad espacio temporal y la retroactividad espacio temporal de Tomás de Iriarte 1770, padre abanderado de lo de las con reglas del arte y sin reglas del arte.

Si con reglas del arte y sin reglas del arte, han de ser casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo 1605 de entre el ser y no ser de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada cojedeña de Cojedes TINACO de Maleo 2001. Entonces sea dicho que con reglas del arte y sin reglas del arte, han de tener en de por medio y por la calle de en medio al cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de Tomás de Iriarte 1770. Ergo vergo sea dicho que la maniobra ofensiva defensiva suntzuiana absurda medular estable profunda de Sun Tzu, 626 antes de Cristo. Que la ironía ofensiva defensiva quijotesca cervantina absurda medular estable profunda de don Quijote 1605. Que el impulso irresistible inspirativo bolivariano absurdo medular estable profundo del Libertador Simón Bolívar 1828. Que la teoría holística unificada einsteiniana absurda medular estable profunda de Albert Einstein 1919, han de ser tanto como lo del cura ignaro raro cleuasmo asno borriquito iriarteiano artesano de entre la prodiactividad espacio temporal y la retroactividad espacio temporal de Tomás de Iriarte 1770, padre abanderado de lo de las con reglas del arte y sin reglas del arte.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 483 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: