Chávez como humano sí cometió errores, maduro como divinidad nunca lo hace

Quiero iniciar este artículo, con un axioma que nos regaló Alexander Pope quién dijo: "Errar es de humanos, perdonar es divino, rectificar es de sabios".

En una ocasión, una periodista le decía a Chávez, usted habló de sus logros.

¿Puede hablar de los errores?

¿Usted reconoce que ha cometido errores?.

Y Chávez respondió: "No me cuesta para nada decir nuestros errores cometidos", enumerando varios errores, y los clasificó además.

Ése era Chávez, un ser humano común, quién asumía y reconocía sus errores, como también asumía los errores cometidos por cualquier persona que fuese de su equipo de trabajo.

Respetando los criterios de cada lector, independientemente sean de los que apoyaron el proyecto de Chávez, o no, si algo debemos reconocerle al comandante fué; que en su programa de gobierno, el "Ser humano" siempre estuvo primero para él.

Chávez como persona que cometía errores, sabía que existía una deuda histórica a favor del pueblo Venezolano, y cada acción que tomó, buscó siempre saldar esa deuda con cada persona que vivía en nuestra patria, fuese Venezolano o extranjero. Algo que nunca le podrán quitar a Chávez, era el "AMOR" que sentía por las personas, y el gran sentido de protección que asumió por los más necesitados, aquellos que fueron víctimas de gobiernos corruptos, cuyas políticas golpearon sin clemencia su vivir, dejándolos casi imposibilitados a un futuro de tranquilidad y buenas oportunidades.

El Chávez que cometía errores, siempre rompió los protocolos para poder abrazar a un niño, o tal vez a un anciano o anciana que veía en la calle, siendo correspondido con abrazos y palabras de agradecimiento, siendo común escuchar al comandante: "No tienes porqué agradecerme nada, yo me debo a ustedes, soy yo quién debo agradecer a ustedes más bien". Si algo tenía claro las personas es que "Amor con amor se paga". El pueblo se lo decía a Chávez, y Chávez también se lo decía al pueblo, no tanto en palabras, sinó en hechos.

En una oportunidad un niño, sacó restos de galleta de su boca para darle a Chávez, y de forma muy espontánea y sin titubeos, el comandante comió los restos de galletas que estaban impregnados en los dedos del pequeño, después Chávez lo abrazó y le dió las gracias al niño. Al comandante no le importó llevar a su boca esos restos de galleta llenos de saliva, no se mostró asqueado, no hubo gestos de rechazo, porque vió a ése niño como un hijo de él mismo, es sin duda alguna lo que haría un padre con su pequeño.

Gestos como el sucedido con el niño, o los abrazos espontáneos con cualquier persona de la tercera edad, eran captados por reporteros y personas que estuviesen cerca en el lugar, y muchos fueron colocados en pancartas y vallas en lugares de Venezuela, a lo que Chávez mostraba su incomodidad, porque no le gustaba que usaran tales momentos hermosos, como herramientas de publicidad política, ese gesto honesto y humano, sólo podían venir de un hombre que cometía errores, pero que en medio de esos errores sin darse cuenta, se hacía grande.

¡Perdonar es divino! Decía Pope.

Y vaya que también puedo hablar de semejante cualidad que poseía Chávez, como era la capacidad de (Perdonar), tengo muchos ejemplos que puedo mostrar, pero me quedo sólo con uno, muy sensible probablemente, pero está en la historia, y no es secreto para nadie.

Dijo Agustín de Hipona:

"Errar ha sido humano, pero es diabólico permanecer en el error por el orgullo".

A nadie le cabe duda, que errar es de humanos, pero "Rectificar" es de sabios.

Hubo un momento donde el Comandante Chávez, y el también Comandante Francisco Arias Cárdenas, tuvieron fuertes diferencias, siendo hermanos de combate, podemos decir qué; ambos estaban remando por caminos diferentes, hasta que se efectuó la ruptura, y todos sabemos lo que pasó, el pueblo terminó apoyando a Chávez con quién se identificaban, quedando Arias Cárdenas en las arenas del olvido, hasta que Chávez lo llamó, y ambos se perdonaron. Puedo seguir dando detalles de los acontecimientos, pero el sólo hecho que Chávez llamara a su hermano de combate, dejando a un lado cualquier tipo de mezquindad u orgullo, para hablar y perdonarse ambos, sólo lo hace un grande. Chávez no quiso permanecer distanciado de su hermano por orgullo. Sólo alguien que comete errores, es capaz de ver y perdonar el error de otra persona.

"Rectificar es de sabios" termina diciendo Pope.

Son consideradas sabias, las personas qué; cuando descubren que se han equivocado, buscan por todos los medios, la forma de enmendar el error.

Chávez dijo en una oportunidad: Bienvenido al error, para reconocerlo, combatirlo y convertirlo en nueva invención; mal venido el engaño, porque es mortal.

Todos cometemos errores, después nos queda la oportunidad de aprender de ellos. A eso se refería el Comandante Chávez. La llegada de cualquier error era inevitable muchas veces, pero una vez reconocido, teníamos la oportunidad de combatirlo, y tomar los correctivos necesarios para redireccionar lo que fuese, y plegarlo al proyecto Bolivariano. El mejor ejemplo que tenemos de Chávez combatiendo los errores, lo tenemos cuando él mismo nos encomendó aplicar las (3R) que significaba: "Revisión, rectificación y reimpulso".

Chávez nunca tuvo temor de reconocer sus errores, porque de ellos aprendió, los combatió, y tales acciones le permitieron rectificar para reimpulsar donde fuese necesario.

Al pueblo nunca le ocultó sus errores, es justo recordar, cuando Chávez dijo que se reunió con dirigentes de la derecha, empresarios, y; hasta con algunos representantes de las élites oligárquicas, y todas las exigencias que esos grupos le hacían, eran contrarias al bienestar del pueblo Venezolano. Por lo que prefirió ser enemigo de esos grupos, y tener como amigo al pueblo, fué cuando dijo: "Con el pueblo me resteo". Tales gestos humanos, lo convirtieron en el "Gigante de América". Hoy puedo decir sin temor a equivocarme: ¡Qué grande fuiste Comandante Chávez!.

Chávez fué un gigante, porque cometió errores, pero los combatió, y rectificando, superó la mayoría de ellos.

Pero, hay algo que Chávez dijo, y lamentablemente ha pasado desapercibido, el Comandante dijo:

"Mal venido el engaño, porque es mortal".

El mismo Chávez se atrevió a decirle al Pueblo de Venezuela, que si él perdía el rumbo, y lo veían pactando con la derecha, y las élites oligárquicas, era porque los había traicionado, y no merecía nuestro apoyo, por lo tanto; "Yo me resteo con ustedes" nunca los traicionaré sentenció el Comandante. Y le fué necesario decir también: "La patria necesita patriotas, ya hemos tenido suficientes traidores".

Ahora bien, Chávez el gigante reconoció sus errores y los combatió, pero hay algo que debemos saber.

El madurismo no comete errores, ellos son inmaculados según ellos, y con más de diez años en el poder, hacen responsable de forma indirecta del desastre que causaron en todo el país, a Chávez y otros factores. El madurismo no comete errores, siempre son culpables factores ajenos al gobierno.

El madurismo se alió con los enemigos de Chávez, traicionando al Comandante y al pueblo de Venezuela, y; a lo que Chávez dijo; mal venido el engaño, de eso el madurismo hizo su plan de gobierno, todas sus transacciones las hacen a espaldas del pueblo, favoreciendo a las oligarquías, y perjudicando al pueblo. Con la boca se hacen llamar Chavistas y amigos del pueblo, pero sus acciones dicen lo contrario, fueron ellos los que pulverizaron las misiones sociales, y destruyeron todas las instituciones, porque ya había dicho Chávez, que el engaño era mortal, y fué lo que trajo el madurismo en Venezuela, la muerte de todos las conquistas alcanzadas por el Comandante y el pueblo venezolano.

Sólo un gobierno tan perfecto e inmaculado según ellos como el del madurismo, pudo destruir un estado socialista y de oportunidades como el construido por Chávez.

Un gobierno tan perfecto como el de maduro, nunca podrá romper el protocolo de seguridad, para abrazar a un anciano o anciana en la calle, a menos que sea bien fingido y programado, casi como actores de reparto, colocan a los pocos que todavía creen que maduro es Chavista, a dar un espectáculo, y mostrar que las multitudes aman a maduro, ellos saben que esas expresiones no son espontáneas del pueblo. La gente no es tonta, y saben el inmenso mal que ha causado el madurismo a todo el pueblo, Chávez le dió la espalda a las oligarquías, para abrazarse con el pueblo. Maduro le dió la espalda a Chávez y al pueblo, para pactar con las oligarquías, y entregar poco a poco la patria.

Chávez fué muy ético y responsable, de estar aquí hoy, él asumiría que cometió un error con maduro, y nos llamaría a aplicar las (3R) para corregir el error, y reimpulsar la revolución, hoy mancillada por el madurismo.

Chávez dijo que la revolución no dependía de una sola persona, maduro traicionó al Gigante, y no merece el apoyo del pueblo Chavista, ahora tenemos la oportunidad de reimpulsar el proyecto Bolivariano del gigante, con alguien que esté comprometido de verdad con el pueblo, y que sea leal al proyecto de Chávez.

¡En medio de tanta miseria que causó el madurismo, Chávez sigue siendo la alternativa!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1258 veces.



Evencio Barboza


Visite el perfil de Evencio Barboza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: