Seguirá siendo presidente pero con el 10%. ¿ Y el 90% qué hará?

En tiempos difíciles y de crisis la imaginación ocupa un rol estelar. Son tiempos que transcurren entre el peligro y las posibilidades, es la dialéctica de la historia. Dentro de ese marco, se puede observar el desamparo en que está la humanidad respeto a referentes societales. Los grandes modelos capitalistas y socialistas realmente existentes fracasaron o sucumbieron por sus inherentes contradicciones, no obstante la humanidad persiste atrapada en el metabolismo insaciable del capital porque la propuesta del socialismo que prometía un mundo nuevo desconectado de las lógicas de la explotación capitalista por el contrario terminó por reproducir la misma dominacion del mundo viejo con una nueva clase burguesa esta vez dueña del estado. Y es asi como el mundo continúa hoy atrapado en la civilización moderno-capitalisra en su etapa abiertamente mafiosa, de recolonizacion feudal, productora de engendros politicos como Netanyahu, Baiden, Zelensky, Milei, Maduro y Bukele. Es decir, asesinos, criminales, locos y mentirosos que dirigen al mundo.

Nadie puede por supuesto adivinar como será el futuro porque este no existe ( a excepción de maduro que fue y vino) pero la mente humana movida por la necesidad antropológica de preocuparse por el mañana, es decir, dónde procurarse las tres papas diarias (primero hay que alimentarse para estar en condiciones de ocuparse de política, religión y filosofía) creo un órgano "secreto" que se le conoce como imaginación que se nutre de la ecología de saberes para tejer la capacidad de visualizar las estrategias para superar tiempos dificiles como es el caso del cual estamos refiriéndonos.

Siendo las cosas asi, Venezuela, además de estar atravesada por ese tipo de momentos de grandes calamidades, se encuentra, como dice Walter Martínez, en pleno desarrollo la imaginación. Es inevitable y muy conveniente entonces que los deseos de encontrar una vida distinta y mejor provoquen que soñemos con el futuro que queremos.

Se plantea entonces el problema, si el porvenir deseado ocurrirá por generación espontanea, sin que nadie lo promueva. Sin embargo, lo que ha de venir llegará envuelto en circunstancias espacio-tiempo-culturales particulares, y es precisamente en este contexto histórico en el cual juega un papel estratégico la voluntad organizativa que las fuerzas sociales transformadoras desarrollen para que a través de la cual la utopía colectiva intente realizarse. Dicho de otra manera, ha de combinarse el deseo y realidad asi como la necesidad y el azar de un momento estratégico como en una forma concreta donde toda la energía recolucionaria que se genere en la sociedad venezolana pueda constituise en una fuerza politica alternativa capaz de terminar con el desastre que le hace el madurismo al pueblo venezolano. O dicho más concretamente, necesitamos construir un instrumento político de nuevo tipo, que reúna a las distintas corrientes de la decencia y la dignidad nacional, un instrumento que agrupe a todas las tendencias que manifiesten construir una República sin ningún tipo de explotación, dominación y desigualdades. Un instrumento político que ejerza la democracia hacia adentro como la exige hacia fuera.

Por eso, en este trabajo continuamos insistiendo, por considerar estratégico el tema, en que debemos construir un discurso que se deslastre entre otros desaciertos, de ese lenguaje segregacionista, conceptos que dividen al pueblo venezolano en los empobrecidos del chavismo contra los empobrecidos de la oposición o viceversa. Creemos que es urgente construir palabras que promuevan ja solidaridad, la fraternidad y la unidad entre estos dos grandes sectores de la población empobrecida, que fueron divididos con suma perversidad para que fueran funcionales a los oscuros intereses del madurismo y de la oposición progringa. Es estratégico para construir una fuerza nacional liberadora, ayudar a los empobrecidos de Venezuela a que regresen a su hogar ecologico, que vuelvan a su única clase que pertenecen, a la clase explotada por el capitalismo en su versión madurista. Porque en la medida que asi se asuman en esa medida comprenderán que tienen un enemigo común, el madurismo como administrador del imperialismo norteamericano en Venezuela.

Otra caracacteristica que se desprende de la transformación del pueblo en una clase para sí, en sujeto de su propia liberacion, es que ello determina la forma y el contenido del programa. Que en el caso concreto que aquí nos compete tiene el propósito de construir una sociedad de productores libremente asociados, lo que en Venezuela debe entenderse sin ambigüedad, que el pueblo venezolano se convierta en el legitimo propietario del instrumento de producción más importante que tiene la nación venezolana, el estado. Y el resultado de todo su trabajo libre de explotacion y alienación estaría destinado a la satisfacción de las necesidades básicas del cuerpo y la fantasía. Todo programa político es la expresion más concreta de lo que se quiere y para quien se quiere lo que se quiere. Un ejemplo concreto que puede ilustrar lo que decimos es el programa que hoy esta imponiendo maduro al pueblo, es un programa neoliberal para benefiar de un lado, a los más ricos del planeta y a la nueva " burguesía revolucionaria " pero por otro, empobrecer a todo un pueblo. Es decir, maduro lleva a cabo un programa para enriquecer al que mas tiene y hundir más en la pobreza a los trabajadores.

Otro asunto que queremos mencionar una característica importante de ese nuevo instrumento político, es el tema de la democracia. Si por algo fracasó el socialismo del siglo XX fue en el tema de la democracia. La sociedad que se planteó construir un mundo nuevo a partir de garantizar la libre participación de todos y el dusfrute colectivo de la riqueza producida, terminó dominada y literalmente asfixiada por la dictadura no del proletariado sino de buró político. Y esto, guarda un gran parecido con su polo opuesto, casi que un alter ego, el capitalismo, donde la democracia se reduce a lo que decidan los directorios y los 500 grandes millonarios del mundo, una especie de buró político mundial.

Por las razones expuestas sucintamente arriba, es que se plantea la necesidad de colocar toda nuestra capacidad imaginativa, toda la estética de que es capaz nuestra mente en ayudarnos todos como un solo pueblo para autodotarnos de un instrumento político que nos permita cavar en la historia presente hasta encontrar la superficie de un mundo nuevo donde haya un poco más de justicia libertad y tranquilidad.

Esa posibilidad existe, maduro el despojador capitalista, solo cuenta con el apoyo mercenario del 10%, pero el pueblo crecio en los últimos dos neses al 90%. Entonces ¿Qué haremos?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 959 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: