Mi palabra

Al toro se le salió el animal

"Algunos aman las flores y los animales

porque son incapaces de entenderse con sus semejantes"

Konrad Lorenz

Mi abuelo materno, el viejo Dimas González, analfabeto, pero con una gran intuición y precaución para andar en los llanos de Apure; primeramente en La Trinidad de Orichuna, donde nació y después en Palmarito, la tierra de sus amores, en el cual formó una numerosa familia a la orilla del rio Apure, siempre respondía con inteligencia dejando confundido a más de uno. En cierta ocasión llegó a visitar a una familia y los primeros en recibirlo, fueron unos alborotados perros, que no dejaban de ladrar a pesar de la insistencia del anfitrión por espantarlos. El señor muy apenado repetía sin dejar de ver a los fastidiosos animales ¡Pase, pase señor Dimas, esos son mansitos! El viejo Dimas, conocedor de los animales, ya que, estuvo muchos años, como caporal de un hato, le respondió sin apartar la mirada ¡Sí, pero son animales!

El acertado aviso del viejo Dimas, se hizo presente en Calabozo, estado Guárico, * cuando en un desfile de las ferias de la ciudad, un toro, el cual era montado por un niño y escoltado por dos caballistas, de repente se le salió el instinto animal arrancando violentamente llevándose por delante al que se conseguía su paso, dejando una maestra de 58 años fallecida y siete heridos y por supuesto la gran conmoción en la ciudad. Nos podemos imaginar lo manso y dócil del toro, cuando servía de cabalgadura a un niño. Casos muy parecidos se han visto, pero sobre todo en bien cuidado perros, que han desconocido a sus dueños y en última instancia a inocentes niños, que alegremente juegan con ellos, como si fueran sus hermanitos.

Animal es animal y el peligro se hace cada día más visible, porque ahora vemos perros, como parte de la moda, tan consentidos, que ni siquiera los niños de la casa se dan ese lujo. Conocí uno de una muchacha, que su primer hijo le nació con un problema para caminar –un defecto en una pierna– y esta inconsciente jovencita, le daba malos tratos, pero lo curioso y lamentable, es que el día menos pensado la vimos con un perrito de lo más gracioso y cuidado, el cual parecía una mota de algodón, con los ojos saltones, como presumiendo de los tantos besos y mimos de la no menos bella muchacha, pero una mañana un audaz y desinhibido vendedor no pudo aguantar la escena y se le salió el instinto propio del que no acepta injusticias y malos tratos ¡Si, así besaras y acariciaras a tu hijo, qué feliz sería! La joven mamá se marchó, pero llevaba clavado el mensaje constructivo y reflexivo en lo más profundo de su alma.

*https://noticialdia.com/sucesos/un-muerto-y-siete-heridos-dejo-toro-que-se-escapo-durante-un-desfile-en-guarico/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: