La Exxon Mobil se atravesó en el camino de la Sra. Machado con Guyana y la pusieron "como gallina en patio e´ bolas"

Los venezolanos solemos decir, cuando algo nos sorprende, si se nos viene así de repente, sin que uno le estuviese esperando y para más vainas nos estropea algo que estamos haciendo o un plan para disfrutar o ganarse unos reales, como un terremoto o una lluvia demasiado intensa o el carro que anoche estaba "demás de fino", hoy en la mañana no quiere arrancar, "la vida es una vaina" y, en algunos otros sitios, dicen "es una tómbola".

Enrique Santos Discépolo, el gran compositor de tangos, en otras circunstancias, por motivos diferentes, como saber los vicios e injusticias de la sociedad que conoció, no muy diferente a la de ahora, cantó en Cambalache:

"Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé...

En el quinientos seis y en el dos mil también".

Porque el mundo o mejor hablemos del movimiento, no atiende a nuestros deseos y requerimientos. Por ser así, Discépolo, de él se quejó, tanto que le llamó "porquería", donde las cosas suceden en contra de lo que él deseaba. En su caso, el argentino se quejó por lo que acontecía y acontece, que se impone la injusticia, como que:

¡Hoy resulta que es lo mismo

ser derecho que traidor!...

¡Ignorante, sabio o chorro,

generoso o estafador!...

Pero también solemos decir, a manera de explicación consoladora o como quien apela por un consolador, "el hombre propone y Dios dispone". Y siendo uno creyente, pese no deje de "pasar su calentera", debe conformarse, pues Dios está por encima y por algo importante dispuso al contrario o distinto como esperábamos. En este caso, el creyente, a manera de consuelo, dado lo dispuesto por Dios, suele preguntarse, lo que al mismo tiempo es una toma de posición y respuesta, ¿qué le vamos a hacer? Hay que conformarse.

Y en "el dos mil", la porquería es mayor a lo que Discépolo creyó, pues hasta hay quienes hacen o fingen ser dioses y por el poder que tienen, disponen todo lo que quieren contra uno y hasta, por sobreponer sus intereses, no simples caprichos, también contra quienes les sirven con la misma fe que los creyentes a los dioses.

La Plataforma Unitaria, de verdad, verdad, puso empeño, esfuerzo e invirtió fuertes "recursos", que no tenía", para organizar las elecciones primarias por su cuenta, sin que el CNE interviniera, porque "este organismo es tramposo", como que pondría a ganar a alguien que en verdad no tiene apoyo, para dividirlos más y, lo que es peor, tendría conocimiento real de las cifras de votantes y "esa vaina ni de vaina". ¡Qué se sepa, se haga público en realidad cuántos votaron! ¡No, qué va! Eso tumbaría toda la estrategia y hasta podría enterrar de una vez las esperanzas. Esa cifra hay que guardarla y hasta hacerla desaparecer, ofreciendo otras, bien calculadas, sin tampoco exagerar, como para que nadie no las crea y así mantener viva la esperanza.

Según los de la Plataforma Patria, tuvieron que vencer miles de dificultades y abundantes atropellos e impedimentos del gobierno para realizar sus elecciones. Eso sí, hubo algo extraño que resulta difícil haya sido generado por el gobierno, como que habiendo varios o varias candidatos (as), pocos esto supieron, pues sólo se hablaba de una, por todos los medios y era la misma que a uno le "aparecía hasta en el almuerzo", como se decía en Cumaná. Fue pues una elección con un ventajismo pocas veces visto. Los "dioses", fueron por demás generosos con una y, a los demás, apenas le dejaron las migajas e hicieron el milagro que no se quejaran y menos denunciaran. ¡Son milagros de los dioses! Y eso, si es que de eso algo quedó.

Hablamos de unos dioses poco justos y menos equilibrados, pues a sus fieles, creados y protegidos, no tratan por igual y en esto de las elecciones primarias, dieron una contundente demostración. Desde el arranque mostraron su simpatía y preferencia por uno (a) y a los demás, no es exagerado decir, en el más balurdo lenguaje coloquial, "les hicieron el fo".

Las primarias dieron como resultado que la candidata protegida y promovida por los dioses, ganó con el 79 % de los votos y, según quienes el proceso manejaron e interesados también, tanto como los candidatos, aseguraron que la asistencia fue lo mayor posible y de paso creíble; anunciaron que votaron más de 2 millones de personas. Claro, no hay forma de verificar eso, porque forma parte de los secretos inherentes a la práctica política y electoral. Lo importante, para los efectos que comentamos, es que salió electa la candidata avisada, la preferida de los dioses; se prendió una fiesta y, eso y la candidata, tomaron por unos días el escenario, con luces de colores abundantes y hasta fuegos artificiales.

Pero el mundo "es una porquería", como dijo Discépolo, pues hasta los dioses son como esas personas de las cuales habla el tango. A ellos les da igual quien gobierne, lo que importa es que sus intereses prevalezcan y sus negocios funcionen de la mejor manera posible, pues tampoco, pese ser dioses terrenales, pueden ser tan poderosos para acomodar todo a su gusto. Algo hay que dar o aflojar, pues:

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!...

La Exxon Mobil desde unos meses atrás inicio nuevas exploraciones en un área más al oeste de donde ya lo venía haciendo, coincidiendo con una etapa cuando la CIJ, por decisión del presidente de la ONU, Antonio Guterres, se proponía decidir sobre el diferendo, mientras Venezuela o sus gobiernos, pese todas las inhibiciones, silencios y hasta posiciones acomodaticias por asuntos de la política, han venido acogiéndose al Acuerdo de Ginebra, en lo concerniente a la necesidad que las partes se reúnan y se pongan de acuerdo. Es lo más práctico y pacífico.

Estas circunstancias prendieron una enorme hoguera. El debate sobre el Esequibo copó todos los escenarios y se puso en la boca de todos. Lo demás, como el reclamo salarial, que se había y se ha quedado como mudo, lo relativo a los acuerdos de Barbados, las inhabilitaciones y hasta la figura de la candidata de la Plataforma Unitaria, quedaron en plena oscuridad y casi en absoluto silencio. Uno no ve señales, ni siquiera de humo, como si todo eso hubiese desaparecido o paralizado. Nada se ve, nada se oye que no sea lo relativo al Esequibo y el referendo. Son vainas de los dioses.

A los dioses, recuerdo que son los terrenales, EEUU-Exxon Mobil, poco les interesa quien gobierne. Lo importante son sus intereses. Y en este momento se sobrevino lo del Esequibo, las exploraciones de la Mobil, desplazamientos hacia nuevas áreas al oeste. Y esto prendió el fuego y un debate que dejó en el olvido las elecciones primarias, la candidata, los Acuerdos de Barbados y hasta las elecciones presidenciales mismas. El fuego lo prendió la Mobil, pero con la anuencia de la Casa Blanca y a estos poco le importó que a la candidata dejaran en el silencio y hasta en el ostracismo.

Y lo peor es que se prendió un debate donde a todas luces la candidata, aparte de meterse en un rollo que para nada le conviene, pues pone a un lado su figura y sus sueños, se ve obligada a fijar posición. Y por esto está metida en un rollo tal que hoy dice una cosa y mañana otra. Su discurso depende no de lo convenga a sus aspiraciones como candidata, su camino hacia Miraflores, sino a lo que demande el gobierno de Guyana, que tampoco de lo que dice es autora, sino según lo dispuesto por los dioses. Tanto es así que, en ese acomodo, la candidata, se ha distanciado de factores de la oposición que le han estado apoyando y mucho más de aquellos que siempre le han mirado con dudas y hasta abiertos desacuerdos.

Este es "un insólito universo", un mundo de porquería, donde a uno y hasta al "más pintao", los dioses de la tierra le ponen a jugar el rol que a ellos les convenga. A la candidata de la Plataforma Unitaria la metieron en un debate inesperado, uno en el cual lleva todas de perder, pues la pone de frente ante los electores que, en mayoría, no acatan lo dispuesto por los "dioses" en el asunto Esequibo. Pero como dijo Discépolo "El que no llora no mama y el que no roba es un gil! Claro, no es como dice la palabra del lenguaje coloquial argentino, gil, tonto o incauto, sino que en este caso, como diría Cantinflas, "entre las fuerzas vivas, hay unas más vivas que otras" o "donde manda capitán no manda marinero" y la Exxon tiene el timón en las manos.

En ese debate, en medio de tanta gente convencida que el Esequibo es de Venezuela, ahora la candidata está "como gallina en patio e´ bolas".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1694 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com      @elidamas

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: