Columna de Juan Martorano (81)

Mucho Cuidado con el fundamentalismo religioso

La columna anterior tuvo un carácter ideológico y está también pretende serlo. Hay temas de análisis que tengo en el tintero, pero esos los dejaré para próximas ediciones porque lo que a continuación voy a tratar me parece que es mucho más importante que la coyuntura. Esto porque muchas veces dejamos de lado lo importante por lo urgente, y esto, más temprano que tarde, podría pasarnos factura.

En la edición anterior a esta columna, al igual que en algunos escritos anteriores, advertía sobre los gérmenes del fundamentalismo religioso cristiano evangélico que viene permeando en nuestro continente y nuestro país no escapa de esa realidad. Señalaba que desde los años 2018-2019 por lo menos este humilde servidor y el general Roberto González Cárdenas hemos denunciado este tipo de infiltración y a organizaciones como "El Evangelio Cambia" o los "Gladiadores del Altar". Esto por tan solo citar dos ejemplos.

No olvidemos que en 2018 el pastor Javier Bertucci se postuló como candidato presidencial por una organización de estas características denominada "El Cambio". No en balde, Bertucci obtuvo el tercer lugar de esas elecciones presidenciales con casi un millón de votos.

Esto no se logra de una manera tan sencilla y de la noche a la mañana en Venezuela. Para ello se requieren recursos económicos, financieros, logísticos y toda una estructura que de manera sorpresiva y sorprendente "El Cambio" de Bertucci logró. Solamente comparada con la estructura de Acción Democrática en sus mejores tiempos, y que el PSUV de alguna manera ha copiado.

Cabe destacar que "El Cambio" de Bertucci estuvo muy cerca y disputó espacios y bastiones que en otros tiempos se caracterizaban por ser "voto duro" chavista, y pese a que Nicolás Maduro en el año 2018 se impuso en todos los estados de la geografía nacional, Bertucci obtuvo el segundo lugar en entidades federales como el estado Carabobo y el estado Bolívar. Elementos que estudié y escribí en su momento.

Pero luego, en los comicios posteriores para la AN en el año 2020 y en las regionales del año 2021, esta organización política pareciera que se hubiera desinflado y que este tema del fundamentalismo religioso cristiano evangélico hubiese quedado de lado o neutralizado. Pero nada más lejos de la verdad, y por eso en esta edición escribo sobre ello.

Ni el fundamentalismo religioso cristiano evangélico ni "El Cambio" de Javier Bertucci estaban acabados ni desaparecidos. Simplemente cambiaron de táctica en su estrategia de llegar al poder. Esto porque hoy en día en el parlamento, y esto lo escribimos relativamente en tiempos recientes, hay un fuerte lobby de este fundamentalismo, haciendo propuestas de leyes y en comisiones del parlamento, en aras de promover y defender sus intereses.

Incluso, algunos de sus representantes ni siquiera están en la oposición a la Revolución Bolivariana sino que han venido de manera paulatina infiltrando estructuras del Estado, incluso al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El comentario lo hago a propósito del decreto que realizó la gobernadora del estado Aragua, Karina Carpio, quien pertenece a la dirección regional del PSUV de la referida entidad federal.

El decreto que señalo es del 6 de octubre de 2023, en donde la mandataria regional en el artículo 1 del mismo declara como "patrimonio cultural intangible en todo el territorio aragüeño, el 12 de octubre de cada año, realizando "La Marcha para Jesús", siendo una celebración cristiana, que representa la fe, esperanza, la purificación, la ascensión y alienta nuestro deseo de alcanzar el cielo. Esta festividad será con el propósito de compartir con el prójimo y de agradecimiento a Jesucristo". (Cursivas y resaltado del articulista).

Convengo en lo preceptuado en el artículo 59 de nuestra Carta Magna, que insta a que el Estado garantice la libertad de religión y de culto en el que toda persona tenga el derecho a profesar su fe religiosa y de cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza y otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público. Además de ello, el referido artículo señala la independencia y autonomía de las iglesias y confesiones religiosas sin más limitaciones que las derivadas de la Constitución y la ley. Además de ello, se consagra que el padre y la madre tienen el derecho a que sus hijos e hijas reciban la educación religiosa que esté de acuerdo con sus convicciones.

Pero además de ello, culmina el artículo de marras señalando que nadie podrá invocar creencias o disciplinas religiosas para eludir el cumplimiento de la ley ni para impedir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.

Por ello, es que en su momento, la obligatoriedad de la Educación Religiosa en colegios de la Asociación Venezolana de Educación Católica (Conocida por sus siglas AVEC) fue eliminada en cumplimiento al mandato de este artículo constitucional. Obviamente, la jerarquía de la iglesia católica, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se opuso furibundamente a esto.

Y he ahí, que con todo respeto, la gobernadora Carpio está en su derecho a profesar la fe religiosa en la que ella cree, pero cuando establece mediante un decreto lo que estableció, me parece que no evalúo con detenimiento sus implicaciones, y paso de seguidas a explicar el por qué.

En primer lugar, porque Venezuela es un Estado Laico, un Estado Seglar, es decir, que se permite la libertad de religión y de cultos y no hay en términos legales la preeminencia de un credo o culto por encima de otro, aun cuando más del 90% de venezolanas y venezolanos se consideren católicos. Y así como es pernicioso a mi parecer imponer una educación de la fe de manera obligatoria bajo la égida de la iglesia católica, apostólica y romana; pienso que tampoco se puede imponer mediante decreto la creencia de un credo cristiano evangélico en detrimento de otras fe religiosas o cultos. Porque repito, no estamos en un Estado Teocrático como Israel sino en un Estado Laico, Seglar. Y el decreto de la gobernadora Carpio, a mi parecer deja de lado el Estado Laico, y esto es muy delicado.

En segundo lugar, y por eso me he referido a un fundamentalismo religioso cristiano evangélico, porque algunos pastores y pastoras de esta iglesia (en justicia debo señalar que no son todos y todas) han manipulado a su feligresía con claros fines políticos y contrarios a la Revolución Bolivariana. Y justamente desde esa denominada "Marcha para Jesús", la cual se da justamente el 12 de octubre, cuando en Venezuela se conmemora el Día de la Resistencia Indígena, además de buscar invisibilizar esta fecha, se ha promovido usando como fachada la creencia cristiana evangélica, los valores del Estado sionista y genocida de Israel.

Esto no tiene nada que ver con los hermanos judíos que se oponen a la barbarie del Estado Sionista, eso es otra cosa. Pero la verdad debe ser expresada y dicha.

Y seguramente, como ocurrió hace algunos años con un artículo similar a este, que las asociaciones israelíes en Venezuela tildarán estas opiniones como "anti israelíes" o "anti semitas". Nada más lejos de esa realidad, y por eso lo aclaro.

Por ello, y nuevamente insisto como lo hice en la entrega precedente a esta columna, que debemos formarnos política e ideológicamente, y en especial el PSUV como vanguardia de la Revolución Bolivariana y más que por ser el partido más votado del proceso revolucionario, que nadie lo discute, eso lo hace más allá de los puestos burocráticos que posee, tener las mayores responsabilidades dentro del proceso revolucionario. Estas reflexiones de este servidor no excluyen en lo absoluto a otros movimientos u organizaciones políticas y sociales que hacen vida en el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar, y que apoyan al igual que el PSUV, el proceso político que vivimos hoy en día en Venezuela.

Soy militante del PSUV, pero mis reflexiones generalmente van dirigidas a la militancia revolucionaria más allá de las siglas partidistas o movimientos sociales al que mis lectores y lectoras pertenezcan. Incluso a aquellos y aquellas que política e ideológicamente se nos opongan.

Por ahora dejaré estas reflexiones y alertas hasta aquí, pero espero sean comprendidas en su justa dimensión.

Hasta la victoria siempre.

¡Bolívar y Chávez viven y sus luchas y la Patria que nos legaron sigue!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1778 veces.



Juan Martorano

Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tutiteras Socialistas. Www.juanmartorano.blogspot.com , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: