Buenos días, mi querida Venezuela.

El Plan B

Miércoles, 30 de agosto de 2023.- El Plan B.

Empecemos por el principio, usted quiere desarrollar un proyecto, ejecutar una idea, realizar un sueño y usted se propone hacerlo en un período de tiempo específico y cuenta o requiere de los recursos de todo orden que le permita coronar su proyecto exitosamente, procura los insumos necesarios para realizarlo.

Usted analiza, piensa y concibe un plan, un proceso racional, se asesora, hace sus cálculos, consulta, estudia y arranca con ese primer plan bien masticado, bien molido en ese cerebro que la vida le proporcionó y comienza con lo que podíamos denominar su Plan Maestro o su Plan A.

Ya está en la pelea, diseña sus etapas, establece sus controles y procede a ejecutarlo.

Todo aquel que por la naturaleza de su trabajo requiere tomar decisiones constantemente, de una manera consciente o muchas veces inconsciente, casi automática, se ve en la necesidad de transitar por este proceso de planificación.

Todos, piénselo bien, no nos podemos librar de esa etapa.

Supongamos que usted es uno de esos sujetos.

Y supongamos, que como suele suceder y es totalmente posible, por A o por Z su plan original no funcionó o no se desarrolló como usted lo había previsto.

Esto ha pasado a través de toda la historia de la humanidad y probablemente, seguirá pasando.

Ajá, pero como buen planificador, como un veterano luchador o luchadora, usted había previsto que esa posibilidad estaba presente y tiene lo que se llama un Plan B.

Una ruta alterna, bien conocida por los pilotos y todos aquellos navegantes que transitan por el mundo y por vías extraterrestres.

Usted tiene un plan alterno o un Plan B.

Y si no lo tiene, sepa, póngase en ello y no realice ningún proyecto que requiera de su tiempo, de su esfuerzo y de su energía sin tenerlo.

Un Plan B tan necesario y tan escaso en muchas de las actividades que realizamos los humanos, que nos vanagloriamos de ser racionales y sesudos pero que estamos llenos de fallas conceptuales, de malos hábitos muy arraigados y de descuidos crónicos.

Un Plan B, para usted, para su casa, para su familia y para cualquier proyecto que se proponga.

Un Plan B.

No nos olvidemos de él, ah, plan B de mis tormentos, ¿dónde lo habré guardado, dónde lo habré puesto? que no lo consigo.

Y yo me pregunto: ¿tenemos un Plan B para Venezuela?

¿Cómo será ese país que queremos?

¿Dónde están las propuestas, cuáles son las etapas?

Buenos días, mi querida Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2206 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social