"No mires arriba", conocimiento y socialismo

"No mires arriba", la película streaming de Netflix, es una comedia sobre el fin de la humanidad. No es una parodia sobre invasiones o catástrofes apocalípticas donde se salva la humanidad o el planeta por la acción heroica de alguien, más bien es una comedia sobre el fin de la humanidad por la colisión de un meteoro gigantesco contra la tierra, el efecto de un elemento externo a la acción humana. Es una visión jocosa de cuál sería la conducta humana probable, ante un final calculado e inevitable, de los políticos, de los medios de información (distracción y divulgación de mierda), de los científicos, de la masa consumidora de basura distractora y miedos, y de los grandes capitalistas dueños de las últimas tecnologías.

No obstante, el género comedia en el cine no ha tocado ese tema del fin de la humanidad visto como resultado del empeño destructor de la misma humanidad, simplemente porque NO DARÍA MUCHA RISA, vernos en un espejo como los demonios responsables del verdadero apocalipsis, y no los ángeles justicieros de la biblia, o un meteorito descarriado – que por más que Hollywood los invoque no terminan de caer sobre la tierra –.

Sin embargo, el desastre capitalista, de donde Hollywood forma parte, si está contribuyendo con el fin de la humanidad, tal y como la hemos conocido hasta ahora. El fin se acerca, si los líderes del planeta y su gente no lo detiene, todo se acaba. Como en la comedia de "No mires arriba", ahora nos toca mirar, hacia dentro, nuestra tragedia.

Para la sociedad y para los líderes dentro del capitalismo, el futuro no parece importar ¿Qué hay más allá del testigo de la humanidad?, esa es la pregunta que nadie se hace, ni siquiera la ciencia más perspicaz piensa en eso.

El conocimiento.

El conocimiento es una forma de hacer útil y de darle sentido al caos de información que percibimos de la realidad. Conocemos cuando damos orden y sentido a un cúmulo de datos incompletos, sensoriales o racionales, los cuales, por sí solos no significan mucho o nada, hay que relacionarlos. Conocimiento es significación, son métodos útiles y transmisibles, es técnica y tecnología, es arte, es obra humana con sentido práctico y/o existencial.

De tal manera que el conocimiento puede servir tanto al bienestar de la humanidad como para esclavizarla. Por ejemplo, en el tránsito hacia el comunismo, el dinero, un instrumento capitalista, utilitario, resulta también una herramienta para fortalecer un conocimiento superior, creador, artístico y existencial, es decir necesario para prolongar la existencia humana. En una revolución socialista la humanidad es primero, el dinero y el conocimiento no actuarían como instrumentos para la acumulación de capital, no estarían al servicio de los actuales dueños del mundo, tampoco se usaría para la manipulación de la ignorancia de otros, menguar el espíritu de los que no tienen ni conocimiento ni dinero, esa inmensa masa sembrada y explotada por el capitalismo de obreros y marginados, idiotizados por el trabajo y las necesidades. Este sería el reto humano de hacer una revolución socialista.

Hay un conocimiento creador, el que domina el campesino cuando hace bien su trabajo, lo perfecciona, cuando tiene y cree en una finalidad elevada, producir alimentos para alimentar a seres vivos, perpetuar la vida y cuando hace lo correcto de no mercantilizar su oficio en detrimento de la calidad de su trabajo. Es el conocimiento del buen artesano, el del maestro amoroso que lo es en cualquier circunstancia, el médico que cree en su ciencia y respeta el juramento de sanar y salvar vidas, el del científico humanista, que por encima de su ciencia antepone la verdad de perpetuar la vida, el arquitecto que cumple con su deber civilizador, con la ciudad y su gente, el ingeniero que ama resolver problemas difíciles con soluciones fáciles o menos difíciles y que sirve a causas comunes y civilizatorias, el político que solo quiere aprender a gobernar una ciudad para ciudadanos, culta, vital, limpia, de gente empoderada y orgullosa de ella…, el del artista, que nos muestra qué somos, de dónde venimos y a dónde ir. Conocimiento creador es sostener el equilibrio social al costo personal que sea necesario… es el fuego que robó Prometeo a los dioses para nosotros los mortales.

¿Por qué defender la humanidad y la vida que la sustenta?

Cuando desaparezca la humanidad, con ella desaparece TODO. Esa lógica tan simple nos explica el sentido de la vida, la que nos dice que sin testigo, sin testimonios humanos que confirmen la existencia de sus obras, desde la cámara Web, hasta la teoría de la relatividad, inclusive la primera confirmación de que toda realidad es consecuencia de la creación humana, hecha obra por el pintor español Velázquez hace casi quinientos años, TODO, PERO TODO, SIN ESE TESTIGO, desaparecerá.

La tarea principal de la humanidad es conservarse a sí misma, sus sueños, que son la vida misma. "La vida es sueño – concluye Calderón de la Barca– y los sueños, sueños son", pero todavía nadie ha entendido el significado de esa paradoja, porque aún estamos vivos, aún somos pacientes testigos de ella.

El conocimiento que trasciende los límites de la conciencia humana es otro "sueño del hombre", una mentira –manipulación cristiana diría Nietzsche, para que unos cuantos sacerdotes y reyes vivan cómodos, antes de que mueran como todo el mundo. Morir imaginando una inmortalidad en otro plano de existencia. Pero esa inmortalidad solo es posible como herencia de un sueño, como un testigo que se transfiere a otros, por demás es una existencia fantástica que desaparece cada vez que se pudre la carne. La inmortalidad humana es humana, solamente humana. Sin humanidad nada existe, tampoco el sueño de la inmortalidad.

Dice Nietzsche que "la filosofía da cuenta de la ciencia, el arte de la filosofía y la vida del arte". Al final de todo conocimiento – un valor humano – está la vida, la humanidad. Más allá de la humanidad nada es posible, nada existe. Para los seres humanos lo único que importa es conservarnos como especie, sobre una base de conocimientos muy antiguos heredados y transmitidos de generación a generación, donde algunos han sido cosechados a través de siglos por la historia, la filosofía, la medicina, la literatura, la pintura, la arquitectura, la poesía.

Si hay que luchar por algo que sea por la humanidad, que sin ella todo desaparece.

¡SOCIALISMO ES HUMANIDAD¡ ¡PASO A PASO Y SIN PAUSA EN CONTRA DE LA LÓGICA DEL CAPITAL!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2472 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor