Dólares para la banca, devaluación e inflación en una vil transferencia de ingresos desde los más pobres a los más ricos

El día lunes 29 de mayo de 2023, nos enteramos por las redes sociales, que el Banco Central de Venezuela (BCV) volvió a ofertarles divisas a los bancos a través de una nueva intervención cambiaria de 121 millones de dólares, a un precio establecido de 28,13 bolívares por euro, equivalentes a 26,27 bolívares por dólar estadounidense. Más dólares para la banca, su sistema de Intermediación crediticia y para los importadores de oficio.

De seguro, éste mes las Empresas Polar, el principal monopolio de Venezuela, y su hermana Cervecería Caracas, recibirán una gran parte de ese dinero para traer importaciones y a la vez seguir especulando y aumentando los precios de los bienes de primera necesidad que venden en dólares.

En lo que va de 2023, según los datos de la consultora Aristimuño Herrera & Asociados, el BCV ha vendido a la Banca un total de 1.856 millones de dólares.

Recuerden, que según el Sistema de Mesa de Cambio (SMC) aprobado por el BCV desde inicios del 2019, los empresarios le solicitan a la banca comercial la cantidad de dólares que demanda para importaciones y para pagar deudas contraídas en dólares.

Luego, el BCV le inyecta esos dólares para supuestamente evitar que la moneda se siga devaluando. Algo que realmente no ha ocurrido, y lo que hemos visto, es que el BCV inyecta dólares para seguir importando, los empresarios lo reciben pero la devaluación sigue, el aumento de la liquidez monetaria sigue, la inflación sigue, el empobrecimiento colectivo sigue, y ¡la Patria sigue!

Al final, la banca liquida los dólares a los empresarios y a particulares que dijeron necesitarlos para importar bienes intermedios que venden cada vez más caros a los trabajadores, militares, pensionados y jubilados que ganan cada vez menos y muy por debajo de lo que establece el Artículo 91 de la Constitución.

En términos generales, las propias estadísticas del BCV demuestran que ha habido una vil y desigual distribución por parte del Estado, y la vez, una transferencias de ingresos desde los más pobres a los más ricos. Como vemos, nada ha cambiado y se sigue observando como los beneficiarios de los dólares siguen siendo los empresarios como era en la 4ta República y durante los últimos 10 años.

Ya llevamos desde el 2014 en eso y no hay nadie que le ponga un parado al crecimiento de esa desigual distribución de ingresos y al empobrecimiento colectivo, que el Gobierno justifica por culpa de la existencia del bloqueo, las sanciones imperiales y la corrupción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3251 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: