Jorge Rodríguez devela los tormentos de la transición

El gobierno madurista está agotado, arrinconado, y sus principales personeros, en las rabietas propias del tormento del adiós, develan las contradicciones internas.

En días pasados, en un acto, jorge rodríguez sentenció que sin suspender las sanciones que pesan sobre los altos personeros del madurismo y las sanciones que obstaculizan la economía, no habrá diálogo con la oposición, y amenazó que tampoco habrá elecciones. Esa declaración de jorge abre una rendija que permite ver las entrañas del madurismo.

Esas declaraciones muestran, sin duda, el desespero del sector más desaforado del madurismo, capaz de cualquier cosa con tal de permanecer a buen resguardo, sea en el poder o en algún lugar del planeta, con inmunidad, indulto, es el sector que pasa por encima de la Constitución, la atropella a voluntad. Al romper el pacto social, deja a la sociedad al garete, sin normas creíbles, todo puede ser vulnerado, desde el salario mínimo, hasta la fecha de las elecciones, pasando por sobre cualquier ley, creando los famosos falsos positivos, acusando, calumniando a mansalva. Es el sector dominante, controla al ejecutivo, el judicial, el parlamento, el partido de gobierno, y amplios sectores de la oposición. Todo obedece a las directrices de Miraflores.

Las declaraciones de jorge indican que los sectores más comedidos, más sensatos allá adentro del madurismo, están muy controlados, a quien se atreva a disentir le cae la terrible aplanadora, ejemplos hay muchos, mujeres y hombres, execrados y calumniados. Sus posiciones, que pugnan por el diálogo, las salidas consensuadas, están arrinconadas.

Las declaraciones son un mensaje claro a la oposición gringa y a sus titiriteros, les propone, esta corriente del madurismo, un chantaje directo, o lo aceptan tal cual es, o, el madurismo se queda allí a la fuerza. Este chantaje es evidencia clara del desespero, plantean la confrontación en una fase terminal, de todo o nada, cierra toda posibilidad pacífica.

Estas circunstancias de confrontación final, este nuevo paisaje político, produce, necesariamente, un reacomodo en las filas del madurismo, habrá quienes no estén dispuestos a ir hasta el final, y tiendan puentes de conciliación a los gringos y europeos, habrá quien abandone la canoa que se hunde. Recordemos que los oportunistas tienen fino olfato para reconocer una transición. Ahora, entra la política en una fase de reuniones secretas, de presiones, de seducciones. El madurismo decretó el combate final.

Los chavistas deben entender que el momento reclama con urgencia que se reagrupen, que intervengan orgánicamente, propongan con fuerza su opción. Esta fase de transición, que es una posibilidad revolucionaria, es también una posibilidad para el fascismo, esa opción la ven con simpatías los capitalistas, luego de que el madurismo cierra las puertas a una salida pacífica.

El desespero es mal consejero, el madurismo, un poco por la angustia y un poco por la falta de lucidez, trancó el juego. Ahora, débil como está, sólo le quedan pocos caminos: o recula presto, en este caso, queda vulnerable, o continúa con el desgaste, y espera las embestidas que vendrán desde su propio campo, o el caos obligará a soluciones extrañas.

¡AHORA, VOLVER A CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2578 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: