El manual de Carreño, la cortesía y la medicina

1

"Los problemas de Venezuela se resolverán cuando volvamos a respetar las reglas elementales de la cortesía", le escuché decir a alguien; y otro respondió: lo que pasa es que cuando no hay "pa todos", hay "patadas". Y yo pensé en el Manual de urbanidad y buenas maneras de Carreño. Pero como ese manual se refiere ampliamente a los deberes, principios y normas del comportamiento humano en innumerables situaciones y circunstancias, me limitaré a repasar lo que escribe sobre la Medicina.

2

Manual Antonio Carreño (1812-1874) con estar casado con una prima de la esposa del Libertador y ser el padre de Teresa Carreño, ya tenía suficientes credenciales para que la Historia lo recordara. No obstante, hizo su aporte muy personalísimo con su Manual (1853), usado y citado en muchos países de habla hispana por largo tiempo.

3

El Manual, que en líneas generales mantiene su vigencia, tiene seis capítulos; y en el último habla de la diferentes aplicaciones de la urbanidad: deberes entre familiares, esposos, sacerdotes y seculares, abogados y clientes, etc. Del parágrafo "Entre médicos y enfermos" tomo algunos puntos que consideré aleccionadores.

4

La caridad y la paciencia son las virtudes sobresalientes del médico en su manera de conducirse con el enfermo.

5

La salud es el bien más apreciable de la vida.

6

Quien pierde la salud, busca recuperarla; por eso invoca la asistencia del médico, quien deberá ser caritativo, tolerante, cariñoso y afable para traer consuelo. Si el galeno no se conduce así se corre el riego de aumentar los sufrimientos morales y físicos del enfermo; e incluso ese manejo inadecuado puede disminuir la efectividad de los medicamentos.

7

El lenguaje del médico debe ser culto y delicado. "Conviene tener algún conocimiento de la sinonimia de la lengua a fin de no incurrir en el extremo de emplear palabras alambicadas y redundantes, ni echar mano de aquellas que no hayan de expresar clara y propiamente las ideas".

8

En situaciones difíciles y graves el médico debe recurrir al conocimiento de sus colegas.

9

Cuando la muerte es inevitable el médico deberá emplear una exquisita prudencia y un fino tacto.

10

Las consideraciones que el médico guarda hacia el enfermo son extensivas hasta sus familiares.

11

El ministerio del médico coincide con el del sacerdote en el espíritu de caridad y sacrificio.

12

El enfermo debe guardar hacia su médico respeto, consideración y ser prudente cuando analice el plan curativo. Debe evitar las exigencias indiscretas que conlleven al mal efecto de las medicinas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1482 veces.



Edgardo Malaspina

Médico. PhD en Medicina. Docente universitario y poeta.

 edgardomalaspina@gmail.com

Visite el perfil de Edgardo Malaspina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: