Papel de los Consejos Comunales y la Reserva en una guerra irregular

Las probabilidades de que El Imperio nos invada se acercan cada día más; y, hay indicios y mensajes claros de que esto podría suceder; veamos: El Imperio en su nueva estrategia de “guerra preventiva” amenaza públicamente, moviliza algunos medios de guerra (porta aviones) a pequeños y medianos países, fundamentalmente, (ya que su cobardía no les permite hacerlo con los grandes países), que no se plieguen a sus designios. Si la amenaza no surte el efecto deseado, entonces proceden a tratar de aislarlo, tanto políticamente ( el reciente viaje de su presidente a Brasil, así como la desproporcionada y mentirosa campaña en medios de comunicación que trabajan para El Imperio, de que en Venezuela no se respetan los derechos humanos, de que existe una tiranía y veinte mil mentiras más); también económicamente como es el caso del otorgamiento de subsidios a la CAN con excepción de Venezuela cuando éramos miembros activos de dicha Comunidad Andina de Naciones, el caso del aislamiento de Cuba, etc,etc. Igualmente, en el campo militar: negándonos, en violación del correspondiente convenio, los repuestos para los aviones F-16 y los aviones Hércules C-130; impidiendo que Brasil y España nos vendieran material de guerra que tuviesen componentes imperiales; así como el intento frustrado de que Rusia no nos vendiera armamento defensivo para nuestra Fuerza Armada, esto último, con la finalidad, poniendo en práctica su cobardía, de tener la menor resistencia posible. Ahora bien, si estas medidas no surten el efecto deseado de que el País se pliegue a la colonización imperial, entonces proceden a invadirlo militarmente.

Recordemos el caso de Iraq, todos estos pasos se cumplieron, sin embargo, Iraq no se preparó previamente para ejecutar la guerra irregular o mal llamada guerra asimétrica por El Imperio (les da piquiña el caso de Vietnam). Y, así vemos, como El Imperio penetró en ese País y lo destruyó totalmente (más de 650.000 muertos iraquíes, donde el 92% han sido mujeres, niños y adolescentes y ancianos). No ha sido sino recientemente, cuando las fuerzas patriotas de ese País se dieron cuenta de que necesitaban cohetes individuales móviles para atacar helicópteros y aviones de combate (el resultado, más de 9 helicópteros derribados), sin embargo, olvidaron las bazukas anti-tanques.

Otro caso digno de analizarse fue el de la reciente guerra en El Líbano, donde las fuerzas patrióticas de Hezbollah impidieron que las fuerzas terrestres israelíes lograran entrar a ese País, acabando con el mito de la idestructividad del “famoso tanque de guerra israelí. Pero, a pesar de que Hezbollah se preparó con anterioridad, olvidó los cohetes individuales móviles contra la aviación enemiga, pudiendo evitar no sólo la masacre que causó la aviación israelita, sino la destrucción de toda su infraestructura.

Con estas enseñanzas en mente, tratemos de diseñar un sistema de guerra irregular para Venezuela: Primero, la organización: se me ocurre, que si partimos de los Consejos Comunales, que ya están organizados en todo el País, y nombramos para cada uno un Comité de Seguridad compuesto de un pequeño grupo de reservistas, debidamente entrenados para llevar a cabo ataques tanto a blindados terrestres como a helicópteros y aviones de combate, dotados con cohetes individuales móviles contra blancos aéreos y con bazukas contra vehículos terrestres blindados, con los debidos enlaces comunicacionales; y, organizados de tal manera, que puedan interactuar con los restantes comités de seguridad; podría ser, que los Consejos Comunales de cada Municipio tengan una unidad mayor relacionada con la seguridad, que agrupe y misione a los Comités de Seguridad de cada Consejo Comunal, de quienes estos dependerán. Igualmente, se puede crear una unidad de seguridad de rango mayor en cada Estado, que agrupe a estas unidades de seguridad municipales. Se puede hacer también por Comandos de Guarnición o por zonas militares, pero siempre tomando en cuenta que las áreas más densamente pobladas requerirán de una organización más tupida; igualmente, deberá tomarse en cuanta que, en las cercanías de los campos petroleros, refinerías, poliductos, bases militares, puertos, aeropuertos y complejos industriales se deben sembrar los medios requeridos para la actuación de estos Comités de Seguridad. Hay que recordar, que el éxito de estos comités dependerá de su movilidad, logística de abastecimientos y camuflaje; debe por tanto resolverse ,en tiempo de paz, todo lo relacionado con ello.

Segundo, la dotación: se deben adquirir equipos altamente móviles que puedan ser operados en forma individual y cuyo mantenimiento sea el más elemental posible, acuérdense que se trata de reservistas actuando en forma aislada; y, que por tanto, deben resolver los problemas del armamento en forma rápida y efectiva. El otro aspecto, es que se deben adquirir equipos en cantidades suficientes y algunos más de reserva, por cuanto que una vez que estalle el conflicto se va a dificultar en gran medida su adquisición. En cuanto al tipo de arma, Hezbollah utilizó la bazuca de fabricación rusa RPG-29 a carga hueca en tandem, que partía, literalmente, al mejor de los tanques de guerra de Israel, en dos pedazos. Estos equipos fueron utilizados por patriotas libaneses en el reciente intento de Israel de invadir a El Líbano, obligándolos a replegarse a su territorio y desistir de su intento; es posible que existan otras armas más modernas y efectivas para cubrir este espectro, pero recuerden que El Imperio mantiene un bloqueo a los productores de armas, con excepción de Rusia, (que no se dejó intimidar). Existe también un rifle ruso denominado “francotirador” KSVK, calibre .50, capaz de perforar un vehículo blindado (tipo Bradley) igual que un cuchillo caliente corta el anime. Existen en China continental otros equipos que pueden ser tan buenos como estos.

En cuanto a las armas portátiles tierra-aire hay que hacer la distinción entre las de corto y mediano rango; las primeras tienen un alcance máximo en altura de unos 3.500 mts, tal como el equipo ruso Igla, que puede ser operado por un hombre, va montado sobre los hombros, tiene un tiempo de reacción de 6 segundos, pesa 17 Kgms. Y es capaz de identificar los blancos aéreos a una distancia de 12,5 Kmts.. Este equipo ya fue adquirido por la Armada de México y por Brasil.. En este nivel existe el sistema SA-7 Ruso, el cual ya está obsoleto dado que los helicópteros gringos poseen la tecnología para neutralizarlos. En cuanto a los equipos de mediano alcance, hasta 10.000 Mts. de altura, hay que pensar que cuando entra en juego la guerra irregular, se supone que las fuerzas armadas regulares ya no existen como tales, en consecuencia, sus efectivos deben ser asignados a las fuerzas irregulares (reserva), entonces, no habrá manera de poder proteger al País de incursores aéreos, a menos que tengamos un sistema de defensa tierra-aire; o sea, un sistema de cohetes de alcance medio, que pueda montarse, desde tiempo de paz, sobre camionetas sin identificación militar, cuyo techo pueda abrirse para el momento de lanzamiento del cohete y que contenga los elementos de guía correspondientes. Estos equipos deberían asignarse a las unidades superiores de seguridad (reserva) de cada Estado. Digo esto, porque las técnicas aéreas de la guerra regular imponen que, para poder hacer la guerra terrestre debe conseguirse un grado de superioridad aérea que garantice un mínimo de perdidas; esta superioridad aérea debe mantenerse a lo largo del conflicto, lo que nos obliga a tener un sistema de defensa tierra-aire que imposibilite el logro de tal grado de superioridad aérea, y créanme, no sobreviviríamos de no existir éste sistema de defensa tierra-aire de mediano alcance. Rusia, Irán y China construyen tales sistemas y pueden producirlos a pedido nuestro-pero por favor, esto era para ayer-.

Tercero, el entrenamiento: debemos escoger entre los reservistas, a aquellos con la mejor preparación y capacidad para operar estos equipos, luego enviarlos a los países donde estos se vayan a adquirir para que reciban todas las instrucciones sobre su uso correcto, sin escatimar ni gasto ni esfuerzo porque ellos serán los salvadores de la nueva Patria. No olvidar que se deben obtener las cargas explosivas en cantidades suficientes dado que se trata de guerras de larga duración (la de Iraq tiene exactamente 4 años y no se percibe a corto plazo su final); y, a esto hay que agregarle que para el entrenamiento del personal se requerirá de ejercicios reales, o sea, con cargas explosivas. Lo más recomendado es que se compren con transferencia de tecnología para que puedan ser construidos en nuestro País y lograr así la independencia tecnológica que posee actualmente Irán.

Para concluir, debemos recordar aquella máxima que dice: “si quieres la paz prepárate para la guerra”, y yo añadiría con mucha más razón si hay locos, ambiciosos y colonizadores criminales tras nuestros recursos naturales.

(*)Coronel en retiro de la Aviación Militar y abogado de la República.

brauliojoserafael@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4369 veces.



Braulio Martínez Zerpa(*)

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor