Cáscara Amarga 740

La gracia y la morisqueta

La gracia y la morisqueta. Decir la gracia y la morisqueta, es decir, decir también, la gracia y la desgracia. Deténtase mentado de madre y de nacimiento del vívido caño conducto y del vívido coño conducto, en la tesis innovadora inédita novedosa avanzada cojedeña TINACO 2001 de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001 en la perogrullada primera vez de Perogrullo, engastada la tesis TINACO 2001 con la filosofía de las cuatro "E" de Maleo 2001, la filosofía del entendimiento y la estética ética espiritual. La reminiscencia se nos viene con la presencia de la gracia y la morisqueta, y, decía Rosa María que su vecina María del Carmen solía salir temprano por la mañana en todos los carnavales a la calle y en la plaza Santo Domingo de la calle Alegría, estaban los chamos jodedores con perolas de agua, esperando a María del Carmen para jugar al carnaval, y, consistía en colocarle una lata perola perorata paraulata de agua en la cabeza, y, María del Carmen se movía con la lata, hasta que uno delos chamos, se la rempujaba, y la lata con el agua se le chorreaba de la cabeza al cuerpo, y aquella comedia era un jolgorio y un solo rollo, y, María del Carmen volvía a la casa a cambiarse de ropa, y, volvía a la plaza, y, la misma gracia la misma lata y la misma morisqueta lo de la lata en la cabeza, como un círculo infernal agustiniano, angustioso como el cuento del gallo pelón. Y, al filósofo cojedeño Roque Roco Pollo Ronco, veníale en reminiscencia y recordaba aquella comedia de María del Carmen, de gracias y morisquetas, la del teatro gracioso del loco del Guadalquivir con la piedra en la cabeza y dejaba caer en la cabeza de algún perro que encontraba, cuando caminaba por las calles de Andalucía, y, que el Quijote prologáralo y prolongáralo hasta que la Real Academia de Lengua Española acabara con el Quijote a fuerza de machetazos y macheteos y nadie protesta y nadie dice nada como ha de verse en el discurso de las armas y de las letras, en que macheteara la RALE a una significativa preposición, que todavía siento el dolor, y, que en el Quijote del Círculo de Lectores de 1977, aun y aún, no había desaparecido aquella hermosa preposición del quítenseme de delante aquellos que….Y, agora ahora hogaño, que la gracia del loco del Guadalquivir acabárase y convirtiérase en una morisqueta, con la presencia de un perro fino podenco, cuyos ladridos ladrillos aullidos oíanse en la Iglesia de Córdoba, y, su dueño en confesionario, solióse raudo desflechado esmachetado, para salvar a su fino perro podenco de aquel encuentro con el betisio loco andaluz, y, con una vara de medir, cayóle a palos al loco del Guadalquivir, y la enzurrada comedia ensurrada del gracioso loco betisio, convirtióse en una morisqueta. Asina, que lo de María del Carmen, la vecina de Rosa María, la de la bacinilla medio llena de miao y medio vacía en la calle Alegría de San Carlos, en similaricadencia tautológica repetitiva paradigmática platónica a lo del loco del Quijote. O sea, lo del infernal círculo agustiniano, de la ciudad desnuda de San Carlos y la ciudad borrosa de Andalucía, o sea, la gracia y la morisqueta.

Con divagancia y sin divagancia, la gracia y la morisqueta, son casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001, tanto como si fueran de la Moral de Aristóteles, del exceso y el defecto en que en de por medio y por la calle de en medio ha de haber y ha de estar el contradictorio medio aristotélico profundo, tanto como en el torbellino de ideas de la dinámica de grupos de Cirigliano y Villaverde, de lo consciente y lo inconsciente, y, en de por medio y por la calle de en medio, ha de estar la resolutiva optimalidad pretendida, o sea, que es la mismísima optimalidad ortogonal pitagórica, la contradictoria verdad socrática profunda en el cuadrángulo rectángulo de la verdad y la falsedad, del teorema directo y el teorema indirecto de Pitágoras y Sócrates. Y, que a María del Carmen, la vecina de Rosa María, la de la bacinilla medio llena y medio vacía, y, que al vecino loco betisio del Guadalquivir del Quijote, les estuviera fallando por sus locuras sostenidas en el infernal círculo agustiniano, el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso detrás de la nariz, de María del Carmen y del loco de Andalucía, punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso, de entre los oídos, de entre las sienes, de entre las cavidades del olfato, de entre las cavidades del gusto, de entre los ojos, de entre lo consciente y lo inconsciente, de entre la inteligencia y la memoria, de entre el pensamiento y el sentimiento, de entre el hemisferio derecho cerebral y el hemisferio izquierdo cerebral, de entre el lóbulo frontal y el lóbulo temporal, de entre el borrén delantero y el borrén trasero de la silla turca esfenoidal del sexo y del amor. En similaricadencia, el fallido punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso detrás de la nariz, como si fuera el mismísimo, el exitoso punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso, que le hiciera el callo en el culo al Libertador Simón Bolívar, a Don Quijote y al Cid Campeador, de entre el borrén delantero y el borrén trasero de la silla caballeresca de montar. Asina, el exitoso punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso del Libertador y el fallido punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso detrás de la nariz de María del Carmen y del loco betisio del Guadalquivir del Quijote, fallidos callos de locuras y exitosos callos de corduras, que han de estar de entre la gracia y la desgracia de entre nalgas del cuento jocoso de don Francisco de Quevedo y el emperador Claudio César, callos exitoso en el Libertador, en Don Quijote en el Cid y callos fallidos en María del Carmen y en el loco quijotesco cervantino de entre la gracia y la morisqueta.

Si la gracia y la morisqueta, es decir la gracia y la desgracia. Entonces sea dicho que la gracia y la morisqueta son casos correlativos límite contradictorios caliginosos. Ergo vergo sea dicho que el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001 es la perogrullada primera vez de Perogrullo, es el exitoso callo libertario y es el fallido callo locario. Ergo vergo sea dicho que el exitoso callo libertario y el fallido callo locario, han de estar de entre la gracia y la desgracia, que han de estar de entre la gracia y la morisqueta. Ergo vergo sea dicho que el exitoso punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso, que le hiciera el callo en el culo al Libertador Simón Bolívar, a Don Quijote y al Cid Campeador ha de estar de entre el borrén delantero y el borrén trasero de la silla caballeresca de montar y el fallido punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso detrás de la nariz como de entre el borrén delantero y el borrén trasero de la silla turca esfenoidal del sexo y del amor de María del Carmen y del loco betisio del Guadalquivir del Quijote han de estar de entre la gracia y la desgracia, han estar de entre la gracia y la morisqueta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1117 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: