Reflexiones desde la clandestinidad de mi pensamiento

Feliz día tengan todos. Este mensaje es porque quiero pedirles, de todo corazón que no vayan a perder tiempo tratando de llamarme o enviarme mensajes para desearme un feliz año. Estoy y estaré muy ocupado en mi retiro.

Pero ante todo quería ofrecer disculpas si por algún motivo les he ofendido por acción ú omisión, por esta razón es que me tomé unos minutos para explicar porque no quiero los buenos deseos de nadie y mucho menos celebrar, quizás si estoy de ánimo publicaré una nota en las redes sociales donde muchos tratamos de ocultar una buena parte de nuestra realidad.

Actualmente en Venezuela el salario mínimo es equivalente a 7,17 dólares mensual, como verán es una cantidad de dinero que a duras penas alcanza para comprar dos ó tres productos, no sé una ó dos comidas quizás, por eso no puedo celebrar teniendo presente la realidad de mi entorno que es la realidad de la mayoría.

Mientras desde el gobierno se jactan públicamente de que estás son unas navidades felices, este mes de diciembre ha sido el peor de toda mi experiencia, por la ausencia de los familiares fallecidos y de los que tuvieron que huir de su propio país para vivir la amarga experiencia del inmigrante.

Por lo anterior y un conjunto de factores mas es que estoy contra el gobierno y contra la oposición dispuesto a participar en las batalla que están por venir al costo que sea.

Solo me preocupa mi madre en el exterior y la situación de mis hijos menores porque de los mayores estoy tranquilo, ellos están fuera de la zona de peligro.

Yo soy consciente de mis virtudes y defectos, de mis aciertos y errores, pero mucha gente que no me conoce tiene una falsa creencia de mí porque conocen una sola versión de mí historia.

No militó con celebrar mientras la impunidad es la herramienta de los poderosos para perseguir y encarcelar inocentes, con trabajadores presos usados como chivos expiatorios para salvar la responsabilidad del hampa de cuello blanco.

No puedo celebrar mientras se hace cada vez más notoria la profunda desigualdad social porque se "democratizó" la calamidad provocada por las consecuencias del bloqueo y las sanciones, mientras la dirigencia del gobierno y la oposición se apoderaron de nuestro patrimonio para beneficio del binomio de viejos y nuevos ricos.

No puedo celebrar mientras el gobierno está en manos irresponsables e inmorales y exista una oposición apátrida que nos arrastró al actual estado de cosas.

No puedo celebrar mientras los culpables y responsables de la tragedia Nacional sigan ocupando los espacios que son propiedad de nuestro pueblo.

No puedo celebrar porque recuerdo que la dirigencia del gobierno y la oposición están asociados en el saqueo de la Patria mientras el pueblo trabajador vive en la mendicidad.

No puedo celebrar al ver la acción fascista del gobierno hacia los trabajadores, hoy sometidos a una relación laboral semiesclavista que contrasta con los groseros privilegios de la burocracia de alto nivel en TODOS los poderes públicos. No puedo celebrar mientras nuestros jubilados y pensionados sobreviven con un ingreso miserable que no cubre sus necesidades existenciales.

No puedo celebrar porque los operadores de la mentira, el fariseísmo y la traición nos asaltaron los espacios del pueblo usando nuestros símbolos, consignas y hasta la imagen de Chávez.

Pero como quiera que lo pongan, hoy considere pertinente hacer de conocimiento a ustedes de lo anterior y reafirmar mi cariño y afecto, desde mi corazón, muchas veces incomprendido.

¡Nuestra es la guerra y de Dios la victoria!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1254 veces.



Edwin Martinez Espinoza

Secretario General PPT Cabimas, Zulia.

 edwinmartinezespinoza@gmail.com      @edwinviene

Visite el perfil de Edwin Martinez Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: