El Chavismo no tiene nada que celebrar luego de 20 años del sabotaje petrolero

Para poder escribir éstas líneas, era necesario observar con que riñones el madurismo hablaría sobre el tema del sabotaje petrolero, con la ausencia de los verdaderos héroes y protagonistas que lograron derrotar dicho sabotaje.

Debemos recordar que todas las acciones que se suscitaron por parte de la llamada Coordinadora Democrática, tenían como objetivo, derrocar al gobierno constitucional del presidente Hugo Chávez, y con ello apoderarse del petróleo como siempre señaló el Comandante.

El llamado a huelga estuvo liderado por la Cámara Venezolana de Trabajadores (CTV), que era presidida por Carlos Ortega, la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), presidida por Carlos Fernández, y una organización de gerentes de Petróleos de Venezuela (PDVSA), estando a la cabeza Juan Fernández gerente de la nómina mayor, y la Coordinadora Democrática (precursora de la Mesa de la Unidad Democrática), hoy muy unida al madurismo por cierto, obteniendo respaldo de los sindicaleros y medios de comunicación.

Hoy como cosa extraña 20 años después; Venezuela es gobernada por un sindicalero que se hace llamar obrero. El secretario y lamebotas de Carlos Ortega (Wills Rangel) es uno de los manda más en PDVSA, y con la bendición del madurismo Fedecámaras impuso en el país su modelo de economía que implica; ellos se hacen más ricos, y los pobres los hacen más pobres.

Prohibido olvidar que el sabotaje petrolero afectó principalmente al pueblo, que se vio sometido a un largo período en el que hubo escasez de alimentos, de gasolina, gas domestico, de insumos de toda índole, pérdida de actividades académicas en todos los niveles y también incremento del desempleo y el comercio informal. 20 años después Venezuela padece las mismas carencias, el país es sometido a la misma escasez, el madurismo era la resurrección de éstos factores adversos a Chávez y el pueblo, quienes se valieron de traidores para llegar al poder, y así aplicar sus métodos económicos desfavorables a la población.

A 20 años después de ése sabotaje, el Pueblo de Venezuela no tiene nada que celebrar, hoy sólo pueden celebrar aquellos que impulsaron tales acciones para sacar al Comandante de Miraflores, y vaya que lo hicieron, sinó preguntemos al mismo Chávez quién dijera: «Me tendrán que sacar de Miraflores para que haya un Sambil en La Candelaria», y gracias al madurismo el Sambil está allí funcionando al 100%, significando esto qué; Chávez ya no está en Miraflores, el madurismo lo sacó desde hace rato, y burlándose de su memoria, pretenden festejar una victoria que saben muy bien; no les pertenece.

La derrota del sabotaje petrolero en ésa oportunidad dio paso a la creación de un nuevo modelo de gestión de la principal empresa del país, orientada a alcanzar la plena soberanía nacional en el manejo de los hidrocarburos y a garantizar los recursos necesarios para el bienestar del pueblo venezolano. Siendo ésto posible a la titánica gestión de Rafael Ramírez dicho por el propio Comandante Chávez, aunque ésto le duela al madurismo.

A 20 años después se consumaron tales planes. Tal cuál como lobo disfrazado de oveja, el madurismo se disfrazó de Chavismo, y poco a poco desmontaron la obra de Chávez y a quienes fueron parte de su equipo, se necesitó a un sindicalero en Miraflores, para que la CTV se hiciera cargo de PDVSA, y Fedecámaras de todo el país, y así cobrar venganza contra aquellos que en el 2002 y 2003 fueron el impedimento para concretar tales acciones.

Ahora.

¿Quienes fueron el impedimento en el 2002 y 2003 para que éstos factores sacaran a Chávez de Miraflores, y se apropiaran del petróleo?

Precisamente el glorioso pueblo de Venezuela, y trabajadores patriotas de PDVSA quién de la mano con Rafael Ramírez recuperamos la empresa, y nos planteamos como soberanos de nuestro petróleo. De allí sucesivamente iniciaron el ataque contra nosotros, innumerables videos de Chávez reclamando que aprobaba presupuestos, y éstos no eran invertidos en el pueblo, innumerables ocasiones el Comandante tuvo que salir en defensa de PDVSA y de Rafael Ramírez como su Ministro, porque el ataque era constante, necesitaban sacar a Chávez de Miraflores, tomar PDVSA y con ella el petróleo.

Hasta que asesinaron al Comandante, después de allí el madurismo se encargó de sacar a Chávez de Miraflores, luego vendrían por Rafael Ramírez quién por su lealtad al Comandante debía ser movido de PDVSA, pues sería un obstáculo para que la CTV se hiciera cargo de la empresa, no fué casual que el primero en decir muy dolido: "Al presidente Chávez nos lo asesinaron" fué precisamente Ramírez, por eso debían ir en su contra de la forma como lo han hecho hasta ahora.

Sacado Chávez de Miraflores y estando a cargo el madurismo, sacado Ramírez de PDVSA y estando a cargo la CTV, sacado el equipo de Chávez de la economía y estando a cargo Fedecámaras, sería cuestión de tiempo que quebraran PDVSA y con ella la economía, sólo faltaba apropiarse del petróleo, cosa que ya hicieron otorgando la licencia a Chevron, quién no pagará regalías ni impuestos petroleros al gobierno de Venezuela. 20 años atrás iniciaron un plan para sacar a Chávez de Miraflores, tomar PDVSA y con ella nuestro petróleo, se disfrazaron de Chavismo y les funcionó "Por ahora".

¡El madurismo se está vengando del Pueblo y del equipo leal a Chávez, pero les puede salir el tiro por la culata¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Evencio Barboza


Visite el perfil de Evencio Barboza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: