De revolución comunal a consumo o nada. Nuestras contradicciones

Si algo ha demostrado Maduro desde el gobierno es que es un estratega de la supervivencia y hoy mantiene el poder político contra todo pronóstico ante el asedio más grande y poderoso conocido en la historia contemporánea de América, aunque para ello ha dado pasos que contradicen las bases fundamentales de la revolución chavista.

Aunque buena parte de los "chavistas rezagados o cansados" han asumido el argumento bien presentado de la derecha de que la situación económica que atravesamos los venezolanos es por culpa de la mala gestión y la corrupción del "régimen madurista". Hoy no cabe duda de que la principal razón está en la Guerra multidimensional dirigida desde la casa blanca.

Así lo certifican los mismos líderes opositores al asegurar que el levantamiento de las sanciones beneficiará la imagen del "régimen de Maduro". Si las sanciones no fueran la causa de la crisis nada cambiaría sin ellas. Lo otro que queda en evidencia es el hecho de que en la mesa de negociaciones de México están los payasos pues el dueño del circo, en el caso de la oposición, es el que quita y pone sanciones, es decir, el gobierno imperial. Si bien en México se presentan las discusiones, estas solo sirven de excusa para encubrir a los que toman las decisiones desde el imperio.

Enfrentar al más poderoso imperio sin un eje de poder que lo respalde (como cuando existía la URSS) y con el grupo de gobiernos afines de la región en franca decadencia (que por suerte está cambiando) es una tarea extremadamente difícil y el precio es tan alto que los venezolanos hemos sufrido como consecuencia una de las peores situaciones económicas de 200 años de historia. Evidentemente, para sobrevivir el gobierno tiene que adaptarse a las circunstancias.

El asunto es hasta donde ceder y cambiar objetivos del plan socialista de la patria, usando las herramientas del Sistema capitalista neoliberal que se pretende enfrentar sin convertirse en un saludo a la bandera que termine maquillando al sistema capitalista, lavándole la cara al permitirle reinventarse desde los mismos "movimientos de izquierda". Valdrá la pena "mantenerse en el gobierno" sacrificando principios revolucionarios vitales que evitarán la creación de conciencia de clase en las clases populares y fortalecerán la desigualdad en la distribución de la riqueza y el poder de las minorías ricas.

Hoy no solo nos cuesta mencionar que somos socialistas o chavistas desde las acciones de gobierno, sino que nuestras actuales políticas nos "disfrazan de neoliberales" para agradarle a la derecha o quizás nos presentan como pesamos ser en adelante para sobrevivir. Mencionamos el "comuna o nada" para recordar nuestros orígenes chavistas en cada ministerio pero, en lugar de darle poder al pueblo, se los arrebatamos para retenerlos en las instituciones "representativas" del estado y en muchos casos ponerlos al servicio del capital.

Decir que Venezuela se está arreglando porque abrimos centros comerciales y nos abrimos a las importaciones para traer lo último de la moda o porque se hacen conciertos con "estrellas" que sostienen la ideología capitalista idiotizando a sus seguidores con mensajes vacíos, muchos propiciadores de la discriminación, la competencia desleal, la pérdida de identidad cultural, la drogadicción, el sexo irresponsable, la desvalorización de la mujer, la pérdida de identidad de género y la desintegración de la familia como núcleo integrador de las relaciones sociales, es una gran contradicción.

Arreglar a Venezuela, volviendo a los antiguos valores capitalistas del consumo irresponsable, del sálvese quien pueda, del dominio de las clases privilegiadas de todas las estructuras del poder, es decir, destruyendo todo lo avanzado no tiene nada de revolucionario, más bien, le resulta mejor a la derecha que se escondería detrás de los movimientos de izquierda que para aplacar y burlarse de los movimientos sociales.

Si nuestras concesiones matan la orientación socialista de la revolución, resulta mejor perder el poder y seguir luchando con coherencia. Estamos a tiempo de enderezar el rumbo juntos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 674 veces.



Noel Peralta Barreto


Visite el perfil de Noel Peralta Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: