El gobierno desteñido se refugia en ridículas mentiras

El gobierno madurista, fiel a su condición marginal, ha sido un ejercicio, una cátedra de las consecuencias de ¡mentir siempre!, violando el sagrado principio revolucionario de ¡No Mentir Jamás! Su historia es la historia del embuste.

Llegando, formó una comisión secreta de investigación del asesinato de Chávez. Fue una de las primeras mentiras, con ella calmaron a María León y a la gente que la respaldó en la exigencia de esa averiguación. Luego, falsificaron el Plan de la Patria, le dieron la vuelta para abrir puertas a la restauración del capitalismo y la aniquilación del Socialismo, del legado de Chávez. Después, inventaron la guerra económica, desmentida por la expansión de bodegones. Con la ley del secreto legalizaron las falsedades. De allí en adelante las mentiras brotaron como hongos, las iguanas culpables, los rayos electromagnéticos, los misiles contra las refinerías, la acción de los grupos colombianos, los chivos expiatorios forman la galería de invenciones para tapar sus tortas.

Las mentiras del madurismo, como todas, también tuvieron patas cortas, se develaron con el tiempo. Ahora el gobierno ha perdido credibilidad, pocos ingenuos le creen su anunciada condición de Socialista y antiimperialista, de chavista. El gobierno se destiñó en el ácido de su fingimiento, ahora sus mentiras son ridículas, carecen de la fuerza de los primeros tiempos, cuando se hacían pasar por chavistas, la mentira mayor.

En días pasados, el presidente maduro justifica el inmoral intercambio de familiares por gerentes petroleros, comparándolo con el intercambio de prisioneros de guerra, como en Ucrania y Rusia. Es decir, eleva a los familiares al nivel de héroes de guerra. No contento con esta barrabasada, justifica la incorporación de la esposa de saab a la mesa de negociación de México, en una especie de premio de consolación por preferir a sus familiares antes que a su esposo.

Estudiando la evolución del carácter embustero del madurismo, del gobierno, resalta el desgaste de las mentiras, ahora dan pena ajena, ese desgaste va de la mano con la decadencia de un gobierno sin ideología, sin escrúpulos, dando sus últimas boqueadas. Es así, estamos asistiendo a los días finales de un gobierno errático. Ya se les hace difícil a los sumisos voceros de los medios, a los programas de televisión, defender, justificar, los bandazos del gobierno, que ya declara con desvergüenza que tiene reuniones secretas con su "enemigo gringo". La desconfianza reina en sus propias filas, los atormenta la duda: ¿a quién estarán negociando?

Las señales son claras, la profunda crisis que vivimos no la arreglan con simulacros de elecciones, ni con la complicidad demostrada en México entre el madurismo y la derecha gringa. La crisis sigue su avance, el dólar vuela, y a pesar de la propaganda el país no se recupera ni material ni espiritualmente. Se avecina el desenlace de la crisis. No sabemos cómo será, lo que sí es seguro es que estos, gobierno y oposición gringa, están incapacitados para darle solución. No obstante, hay esperanzas, sabemos que existen suficientes reservas morales para evitar una solución fascista y retomar los rumbos perdidos.

¡VOLVER A CHÁVEZ, LA SOLUCIÓN!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: