El caso del intercambio de presos, y Alex Saab

Las consecuencias de las negociaciones secretas, y el desengaño de muchos fieles...

La negociación que libera a dos gerentes de Citgo y a los sobrinos de Cilia Flores ha sorprendido a todos. Lo extraño es que la negociación de los gerentes se haya hecho por los sobrinos de Cilia y no por el diplomático Alex Saab, por el cual el PSUV hasta hizo pintas en la calles de Caracas pidiendo su libertad. Ese resultado muestra los atributos políticos de los que dirigen el gobernó, el cual solo apoya a sus secuaces. Y a gente como Saab, mercaderes que arriesgan todo por hacer grandes negocios, solo les vale como un instrumento político, un agente manipulable, un mercenario, tan útil como un martillo.

Visto desde otro ángulo pareciera como si el canje no fue negociado. Dice el señor Milton D´León, "Lo que llama la atención es que Alex Saab, a quien Maduro reconoce como "diplomático" y es procesado en EEUU por conspiración para blanquear capitales, no entrara en el paquete, probablemente Estados Unidos se lo guarde para cosas mayores." Pero de ser un canje impuesto, como sugiere este señor, el gobierno no podría admitirlo, quedaría descubierta su debilidad, su incompetente para negociar cualquier cosa con el país del norte.

Sin embargo, si de verdad hubo una negociación, el gobierno pone al descubierto su naturaleza de pandilleros que solo protegen a sus secuaces por encima del interés del país. Porque con la defensa a Alex Saab – al punto de nombrarlo diplomático y llegar a "sacrificar" los famosos diálogos de México por él – nos hicieron creer que aquella era una defensa del país, de nuestra soberanía, de nuestra dignidad, por lo grandilocuente de aquel gesto acto.

No obstante podemos seguir raspando hacia otras capas de pintura de la tramoya. Por ejemplo, si realmente fue la intención del gobierno participar en los diálogos de México. Y que esa reacción teatral ante la detención de Alex Saab en Cabo Verde, de poner como condición su liberación para dialogar, no haya sido solo una excusa para no querer negociar o dialogar sobre su legitimidad o permanencia en Miraflores; con los EEUU, que en definitiva siempre serán los verdaderos interlocutores del madurismo en cualquier diálogo o negociación que se haga con la oposición de derecha.

Por donde se mire la postura del gobierno es vergonzosa. O son sometidos o son mezquinos manipuladores. La calidad legal o moral de los detenidos, de bando y bando, no cuenta mucho, como tampoco la legalidad o ilegalidad de las detenciones. En todo caso, solo vale el parentesco de los sobrinos, con Cilia Flores y Maduro. Lo de Saab viene a ser un daño colateral y un riesgo que asumió el mercader cuando se puso a hacer negocios con el gobierno de Maduro; ante los vínculos de sangre, Saab es sacrificable, el país es sacrificable, cualquier otra cosa importante es sacrificable, según esa lógica marginal de los Maduro Flores y sus aliados.

Los fieles

Por otro lado, la gente que apoya al gobierno o que no quiere mal ponerse con él, voltea la cara ante estos detalles. Perece hasta ahora que solo saben explicar lo obvio, la maluqueza del imperio, lo que todos ya saben y conversan en los cumpleaños; perfeccionan las excusas del gobierno, agudizan su lógica, pero son incapaces de ver contradicciones en él, se niegan la realidad quizás por miedo a que un dolor "insoportable" de desengaño los tumbe, o por simple y vulgar miedo. Este mal padecido en sus opuestos Jorge Rodríguez lo llamaría "disociación sicótica", o algo así, pero para sus defensores sólo se trata de lealtad y consciencia revolucionaria... ¡claro!, hasta que aparecen los contrasentidos y disparates, que son más que las conexiones que puedan haber entre lo que declaran y lo que hacen, o al final deciden, como en este caso del intercambio de presos con "el imperio". El discurso (o los discursos) van por un lado, y las decisiones políticas, ¡lo importante, lo efectivo!, por otro, pero muchos parecen no darse cuenta o se hacen los pendejos.

De Alex Saab se dice cualquier cosa en los medios de derecha, desde el gran negocio con los alimentos chimbos de los Clap, negocios en la industria petrolera, hasta el blanqueo de dinero mal habido. Sin embargo, hay gente honesta que cree todavía en su condición de socio y colaborador de la "revolución", y lo defienden: hasta no hace mucho estuvieron pidiendo por su libertad junto a la de Carlos Ilich Ramírez... Ahora, ¿cómo quedan, cuando el gobierno intercambia a los gerentes de Citgo, por los sobrinos de Cilia Flores y no por Alex Saab?, para los que ven en Saab una especie de salvador de la patria, según el madurismo del PSUV y del gobierno, para los que denuncian una violación de los derechos humanos, su detención como detención ilegal…, en todo caso ¡es duro!… porque esos sobrinos no juegan ningún papel en esta revolución (al contrario), más allá de ser familia de Cilia y Maduro.

Madurismo: sumisión o mezquindad, ¡he ahí el dilema de los fieles!, en cualquier caso mostraron su calidad moral.

Volvamos a Chávez y recuperemos la dignidad, más allá del miedo a la verdad, y el miedo a la realidad.

¡SEAMOS COMO CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1173 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: