Hay solo dos modelos de sociedad en pugna

Hay dos modelos de sociedad en pugna y dos modelos de futuro, uno corresponde al poder que fomenta y se aprovecha del caos social imponiendo la voluntad de pocos sobre las mayorías, el capitalismo que nos lleva a la autodestrucción, y el otro es el que planifica una sociedad racional, equilibrada, dando a cada quien según sus necesidades y exigiendo de cada quien según sus capacidades, una sociedad de igualdad y justicia social, el socialismo, la salvación de nuestra especie y de la vida natural que la sustenta. El ideal socialista anula al capitalismo como "sociedad ideal"; de paso, no puede ser "ideal" un orden social que se ha impuesto y se impone por la fuerza, por la mentira y el engaño, el caso del capitalismo. Sin embargo hay quienes construyen "modelos teóricos" de libertad con tales mecanismos vivos de control, dominación y explotación humana y de la neturaleza.

El capitalismo es un instinto destructor, una máquina de consumo y destrucción que caotiza la sociedad, la fragmenta, la disuelve. No creo que haya un momento en la historia de la humanidad más infeliz y decadente que el actual, de más indiferencia por el destino y el futuro de la humanidad. La frivolidad y la idiotez se han empoderado en la conciencia de los individuos. La juventud se pierde en el juego constante de la "lotería de Babilonia" que es el capitalismo contemporáneo. Una carrera alocada hacia el éxito material, egoísta, individualista, sin considerar el conjunto social el cual, de forma contradictoria, es el que avala y certifica ese vano éxito.

En Venezuela los niños son llevados de forma masiva y hasta compulsiva a las escuelas de beisbol y de futbol desde muy pequeños apostando al éxito milagroso de firmar un contrato profesional, los cuales pueden comenzar desde los 15 o menos años, dejando de lado todo lo demás. Otros se hacen Youtuber, o Tictokers, "influenciadores", niños, jóvenes y adultos osados haciendo cualquier cosa por ganar dinero rápido a través de las redes sociales. Otros "minan" en las criptomonedas. Otros se prostituyen a la vieja manera. Lo popular siempre será lo más bajo y denigrante de la condición humana. Lo cultural se limita a complacer a una masa inculta por razones utilitarias. La libertad de empresa ha permitido los más absurdos "emprendimientos" como la legalización definitiva de la prostitución y la pornografía en Alemania. Nada de lo que ahora vale apunta a organizar la sociedad entorno a un destino común, hacia un futuro común, hacia valores humanistas, a la formación del espíritu, del pensamiento, ampliar el conocimiento existencial, a la creación artística y humana, a la defensa real de la vida que nos da el sustento como especie. Al contrario, vivimos como una trompa que gira, destruye, consume, destruye... sin dejar tiempo para pensar, ¡sin memoria!, como animales salvajes. La ignorancia y la distracción se han puesto de moda. Vivir es "no pensar", ni en el pasado ni en el futuro, ni en el dolor ni en la muerte, ahora vivir es vivir como idiotas.

No hay términos medio entre capitalismo y la urgencia de la revolución socialista. Inclusive, la única manera de acordar un gobierno entre los dos "partidos" antagónicos, evitando la violencia (lo que sería improbable), sería confrontando estos dos modelos verdaderamente antagónicos. Pero una tercera vía donde solo se ponen de acuerdo intereses de bandas, para gobernar sobre los recursos de un país a nombre de una "reconciliación ideológica"; donde los empresarios prometen ser socialistas y los seudo socialistas ser empresarios, eso no existe; resulta otra trampa más del espíritu taimado de los capitalista y los chacales aprovechadores; lumpen marginales y lumpen burgueses, el sub producto capitalista que más abunda en estos tiempos.

Hay que repensar la política desde la óptica de la revolución socialista. No es suficiente estudiar y comprender la teoría clásica marxistas y a los marxistas – u otros modelos de avanzada y revolucionarios –, hay que aplicar los métodos y las ideas al análisis de la realidad y de nuestra propia realidad y vida. La política debe ser un apostolado, una actividad de altura, de líderes o capitanes de pueblos, no una actividad marginal para engañar y mentir, vistas a obtener míseras ventajas personales.

La acción política debe ser motivada de nuevo por compromisos humanos e ideales elevados, inadmisibles hoy para las mayorías desganadas. …Hay que volver a entusiasmar a la sociedad desposeída (… de casi todo) para la conquista de un destino común más feliz, de instintos más equilibrados, de control sobre su futuro que nazca de su propia voluntad como clase social; ¡hay que acabar con las clases sociales! y conquistar la unidad social como humanidad, como única "raza", clase, especie.

Tomar la primera imagen que nos refleja el espejo en la mañana no nos va a salvar de nuestra miseria, la miseria está ahí, así la esquivemos, no la queramos ver. Conformarnos con la inmediatez de nuestras vidas nos degrada como seres humanos. Debemos pensar en grande, ver desde la óptica de las águilas para encontrarle sentido existencial a nuestras vidas como cuerpo social, pensar en nuestros hijos y en los hijos de nuestros hijos; en lo que hemos heredado y en nuestra herencia; recobrar el orgullo de ser hombres y mujeres inteligentes y no simples animales semi domesticados.

CHAVEZ VOLVERÁ HECHO HUMANIDAD



Esta nota ha sido leída aproximadamente 542 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: