Los guantes quirúrgicos se inventaron por amor

1

La casualidad es una de las constantes en la historia de los descubrimientos e inventos científicos. Eso lo sabe todo el mundo y lo afirma, con la autoridad que se le reconoce en la materia, Beveridge en su obra sobre el tema con la cual se inician los que estudian metodología de la investigación.

2

Por otro lado, Cioran , el filósofo aborrecido por los cristianos por su afirmación de que Cristo no puede salvar a nadie porque ni el mismo pudo salvarse de unos cuantos miserables clavos, señaló al odio, por encima del amor, como el verdadero motor de la Historia. No obstante, en el caso de los guantes quirúrgicos fue casualmente el amor el sentimiento que impulsó su invención.

3

William Halsted (1852-1922) , un joven norteamericano, terminó la carrera de medicina ,iniciada en 1876, en la Universidad de Columbia. Viajó a Europa para conocer los últimos avances de la ciencia hipocrática, y se codeó con profesionales de alto calibre como Billroth y Kaposi. El primero revolucionó la cirugía gástrica, mientras que el segundo descubrió varias enfermedades dermatológicas.

4

Halsted a su regreso alcanzó fama como cirujano en Nueva York. Defendía la asepsia (método para prevenir infecciones) en las salas de operación y aplicaba anestesia con morfina. En 1886 trabaja en Baltimore en el campo de la cirugía experimental: con animales trataba de mejorar las técnicas de sutura intestinal. En oncología desarrolló una teoría muy aceptada que explica las etapas en el crecimiento de un tumor, el cual según el concepto halstediano, primero ataca un órgano, luego los ganglios linfáticos, y más tarde, todo el organismo (metástasis) a través de la sangre.

5

Nuestro hombre llego a ser un cirujano de gran reputación que operaba con maestría la tiroides, la paratiroides, una hernia, una mama con cáncer, de la misma manera que le agarraba sutura a una arteria y no permitía la hemorragia (hemostasia).

6

En el quirófano era ayudado por la enfermera Carolina Hampton . Halsted se acostumbró o se enamoró de ella. Es lo mismo: Aristóteles decía que el hombre es un animal de costumbres; y juan Gabriel, que en esta "grave materia de las pasiones" está a la par del estagirita dice que "la costumbre es más fuerte que el amor".

7

Pero en esa época, el equipo integrante de la mesa de operaciones se lavaba las manos con preparados de mercurio. Una de esas sustancias le provocó una dermatitis a Carolina. La salida era una sola: abandonar la profesión para no seguir padeciendo el eccema. William temió perder a la muchacha y por eso sugirió a la Goodyear, la misma de los neumáticos, que le hiciera unos guantes de goma para su amada. Se los hicieron, y así terminó casándose con Carolina.

8

Luego de cinco años de usar guantes en su quirófano entendió que los mismos eran muy eficientes para prevenir infecciones. Entonces fue cuando los sugirió como método de asepsia en cirugía.







 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 433 veces.



Edgardo Malaspina

Médico. PhD en Medicina. Docente universitario y poeta.

 edgardomalaspina@gmail.com

Visite el perfil de Edgardo Malaspina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: