La vida como tarea y aventura

En un mundo que nos invita al individualismo como medio de alcanzar la plenitud; que canibaliza nuestras relaciones e impone el darwinismo social y la sobrevivencia de los más fuertes, inescrupulosos o inmorales; que considera la violencia un medio eficaz de resolver los conflictos; que pretende degradar a los ciudadanos a meros consumidores o clientes; el objetivo esencial de todos los programas educativos debe ser la formación de personas libres, respetuosas y honestas, capaces de responsabilizarse de sí mismas y de convivir solidariamente con los demás.

Como ya lo afirmaron los filósofos griegos, el objetivo de la educación debe ser el conocimiento de sí mismo. Hoy todo nos invita a vivir ajenos a nosotros mismos, nos incapacita para adentrarnos en nuestra interioridad y escuchar las voces calladas del corazón.

La vida es un don que se nos regaló por puro amor, pero es también una tarea y deberíamos hacer de ella una aventura apasionante. Nos dieron la vida, sin pedirla ni merecerla, pero no nos la dieron hecha. Nos toca a nosotros vivir nuestras vidas de un modo consciente y responsable, para desarrollar nuestros talentos y alcanzar la cumbre de nuestras potencialidades. Los seres humanos siempre somos seres inacabados, proyectos inconclusos, que estamos en posibilidad de cambiar, de crecer, de ser cada vez más amables, más creativos, más serviciales, pero también más insensibles e inhumanos.. Lamentablemente, hoy son muy pocos los que se plantean cómo vivir y todavía son menos los que saben hacerlo. La mayoría vive de un modo rutinario, sin preguntas, sin atreverse a asomarse al misterio de sus vidas, sin tratar de labrar su propio camino. Hacen lo que todo el mundo hace o lo que les dicen que hay que hacer. Propiamente, no viven, son vividos por los demás: se dejan programar y moldear por una cultura que promueve la acumulación, la sumisión, la superficialidad, las apariencias. De hecho, muchos nacen, viven y mueren sin haber estrenado sus vidas.

La vida de toda persona necesita de un norte, de un itinerario, de un ideal. No puede ser una sucesión de días iguales y sin dirección. Cada persona ha de esforzarse en darle sentido a su vida proponiéndose proyectos y metas que merezcan la pena y le levanten de la resignación, la superficialidad y el vacío. Para plantearse con valor qué hacer con la vida y vivirla de un modo apasionante, para tomar las riendas y ser dueños de ella, es necesario tener el valor de responderse con sinceridad algunas preguntas claves: ¿Quién soy yo? ¿Cómo enfrento y vivo mi vida? ¿Cuáles son las cosas que más aprecio y valoro? ¿Cómo me gustaría ser? ¿Quiénes me aman y a quiénes amo? ¿En qué debo mejorar y cambiar? ¿El país y el mundo serían mejores o peores si todos fueran como yo? ¿Qué huellas voy a dejar en la vida? ¿Cómo voy a ser recordado cuando muera?

Hoy, desgraciadamente, se evaden preguntas como estas. Nos falta coraje para hacerlas. Sin embargo, ser humano es hacerse preguntas sobre la vida, sobre la muerte, sobre la felicidad. Sócrates decía que no merecía la pena una vida sin preguntas. Y es muy difícil que una persona recorra su vida sin preguntarse por el sentido de su existencia. Por muy rutinaria que sea su vida, por mucho que se esfuerce en bloquear estas preguntas, tarde o temprano brotarán en el fondo de su alma, e incluso en algunos momentos llegará a estremecerse al palpar vivamente el misterio de su vida y la certeza de su muerte.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 524 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor