Atacar al ministro Rafael Ramírez

En el país se produce un fenómeno de psicosis colectiva propio de las persecuciones religiosas, del linchamiento de las brujas de Salem, a la cacería despiadada de Trotsky; se trata de la venganza contra el Ministro Rafael Ramírez.

¿Por qué el madurismo ataca a Ramírez? La respuesta tiene su razón política y su razón psicológica: la razón política es la necesidad del madurismo de deslastrarse de todo vestigio de Chavismo Socialista, conseguir la aprobación de los capitalistas nacionales y extranjeros, despejar cualquier recelo de los inversionistas. En otras palabras, los capitalistas exigen que el madurismo sea definitivamente antichavista, antisocialista.

En ese pedido hay un obstáculo: la fuerza del madurismo emana de la deformación de la imagen de Chávez, sin la apariencia de ser chavistas no tienen nada, el madurismo no posee fuerza propia porque no tiene ideas propias, no es un proyecto, es una usurpación. Entonces, no puede cumplir el requerimiento del capitalismo, no puede atacar directamente a Chávez, quedarían exhaustos, vacíos, y como buenos marrulleros y con consejo de sus asesores nacionales y extranjeros consiguen el recurso de concentrar en Ramírez a Chávez, hacer de Ramírez el "alter ego" de Chávez y contra él desatar toda la furia antichavista. Es así, los ataques contra Ramírez son, en realidad, embestidas contra Chávez.

Así se explica la avalancha de agresiones a Ramírez, cualquier madurista va a la televisión y no puede atacar a Chávez, pero lo hace con su Ministro estrella; no puede hablar contra la gestión de Chávez, pero lo hace contra la gestión de Ramírez en la PDVSA, roja rojita.

Con estos ataques a Ramírez se oculta el núcleo central de la lucha política hoy: no se trata de una lucha personal, al contrario, es la confrontación del Socialismo contra la restauración capitalista, Chávez peleando contra la traición del madurismo. Se ataca a Ramírez porque acompañó a Chávez como su Ministro, y por su consecuencia con el pensamiento Socialista de Chávez.

Con esa campaña contra el Ministro han conseguido éxitos, muchos frente al ataque se callan, pocos salen en defensa, los oportunistas atacan, hacen leña del árbol caído, es que el peso de los medios, de la opinión manipulada es muy fuerte. Estamos en presencia de un hecho que ejemplifica la calidad, el humanismo, de la sociedad que el madurismo ha tallado. Sin dudas, pasará a las páginas más oscuras de nuestra historia, ejemplo mundial de cómo una sociedad manipulada, unos dirigentes acobardados asisten congelados al linchamiento de un luchador social, un líder revolucionario. Partidos, políticos destacados, miran para otro lado, no protestan, con su silencio esperan salvarse.

Es deber de los revolucionarios, de los justos, pronunciarse frente a este linchamiento, ubicarse de manera reflexiva. En la historia son terribles estos fanatismos, estos linchamientos de seres humanos, anuncian fascismos. La calidad de una sociedad se mide por la calidad del trato a la disidencia, por la reflexión en el tratamiento de sus asuntos políticos, por la sensatez de sus juicios.

Nosotros nos ubicamos al lado de Ramírez, de sus derechos humanos, de su derecho a la defensa. Pero sobre todo al lado del ser humano, porque conocemos su calidad humana y política, probada en mil batallas, y en mil dificultades… Hemos hablado y salvado nuestra alma.

¡CHÁVEZ VIVE EN LA CONSECUENCIA DE SUS VERDADEROS HIJOS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 907 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor