Prueba de fuego

¡El gobierno no debe meter la mano en la economía del país, el gobierno debe dedicarse a gobernar los asuntos que le son de su competencia!... Esta es la cantaleta que cargan los directivos de los organismos y federaciones de empresarios, a raíz de la firme decisión del presidente de la República de ponerle punto final al atropello permanente que realizan algunos empresarios en contra del pueblo venezolano

. El ejecutivo en cabeza de su comandante Hugo Chávez Frías acaba de promulgar la Ley Especial de Defensa Popular contra el Acaparamiento, la Especulación, el Boicot y cualquier otra conducta que afecte el Consumo de los Alimentos o Productos Sometidos a Control de Precio. Tres medidas fundamentales acompañan esta poderosa ley que ha puesto en jaque a los especuladores y hambreadores de siempre. La primera de ella está referida a la novedosa forma de tipificar este delito, que por muchas décadas era visto como algo imposible de controlar y castigar; al respecto el articulo 2 señala: “Toda conducta que signifique acaparamiento, especulación, boicot y cualquier otra que afecte el consumo de los alimentos o productos sometidos a control de precios, se considerará contrario a la paz social, al derecho a la vida y la salud del pueblo”.

La otra medida recoge la máxima presidencial de, ¡si quieren acabar con la pobreza, denle poder a los pobres!, y precisamente es lo que reivindica el articulo 6 del instrumento de marras, al darle fuerza de ley a los Consejos Comunales para que constituyan los “Comité de Contraloría Social para el Abastecimiento” y que tendrán como fin supremo la defensa de sus derechos e intereses económicos y sociales. Esto significa que los Consejos Comunales con sus respectivos comités serán responsables de meter en cintura a tantos especuladores y empresarios inescrupulosos, pero con las debidas garantías y derechos que deben tener todos los ciudadanos y ciudadanas que participan en los procesos de producción, fabricación, importación, acopio, transporte, distribución y comercialización de alimentos. Por último, y como tercera medida fundamental son las que están contenidas en el Capitulo V, referida a los delitos y las penas, donde sin tapujos ni recursos leguleyos se penalizan pecuniariamente y con pena corporal el acaparamiento, la especulación, la alteración fraudulenta de precios, el contrabando de extracción y el boicot.

Dos actores también son fundamentales, y por primera vez desde los días de la crispación política originada por el Carmonazo y el paro petrolero, la sociedad venezolana se someterá a prueba de nuevo, el mismo decreto con rango de ley le otorga al Ejecutivo Nacional y a los Consejos Comunales todo el poder para doblegar la voracidad capitalista, si ganamos esta pelea comenzáremos a sembrar las primeras semillas del socialismo, de lo contrario todo será un fraude como a los que nos acostumbraron los gobiernos de la cuarta república. Estamos ante la verdadera prueba de fuego de la anunciada explosión del poder popular y aquí en el Zulia ya se escucharon los primeros fogonzazos en el frigorífico de Perijá.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2071 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor