La historia de la humanidad es la de vencedores y vencidos

Si vencimos a los Gringos, entonces la Teoría Marxista no tiene vigencia (Il)

En estos escritos sobre mis memorias voy a toparme con diversos teóricos o mensajeros que como yo y durante sus tiempos de vida, trataron de explicar el funcionamiento del mundo en el cual vivían y con ello dejar el mensaje que les fue encomendado por las fuerzas o energías que generaron sus existencias. Me toca a mí hacer mi papel de "Delivey Service" y entregar la encomienda a los que la soliciten.

Existo, luego Pienso ó Pienso luego Existo (1); es una disyuntiva filosófica que todavía no está dilucidada. No creo ser yo el indicado para hacerlo. Solo sé que Estoy y ese hecho es para mí la única Verdad de la cual he tomado conciencia. Estando en la etapa final de mi existencia terrenal, me pregunto y a la vez trato de responderme: ¿ Para que Vine y por qué todavía Estoy aquí.?

¿El Para Qué Estoy y el Por Qué todavía Estoy?. , Después de haber vivido entre dos milenios y durante dos siglos, son para mi preguntas de respuestas incompletas; solamente he podido hilvanar algunas reflexiones, apegado a los escritos del Maestro Nagual Don Miguel Ruiz ( El 5to. Acuerdo), el cual comparte con nosotros poderosas enseñanzas fundamentadas en la cultura y sabiduría de los Toltecas mexicanos, en su empeño por facilitar a los humanos el acceso a la felicidad y al amor.

La conclusión de Karl Marx: "La Historia de la humanidad, es la historia de la lucha de clases", es incompleta porque solamente recoge una parte de la historia a partir de la existencia de clases sociales. Antes de ellas los seres humanos se interrelacionaron por otras causas, otros motivos y otras necesidades, todavía hoy vigentes, que son las que trataré de explicar en este inicial escrito. El verdadero motor que ha movido a la humanidad desde sus orígenes es el ejercicio del poder y control de los unos contra los otros.

Cuando afirmo que: "La "Historia de la Humanidad es la de Vencedores y Vencidos", ESTO lleva consigo los términos: Opresores y Oprimidos, Ricos y Pobres, Amos y Esclavos, Nobles y Plebeyos, Burguesía y Proletariado. En todas estas dicotomías está implícito que unos vencieron a los otros para ejercer EL PODER, el cual les permite a los VENCEDORES apropiarse de algún bien que tienen los VENCIDOS. Para lograr esto, los VENCEDORES utilizaron y siguen utilizando la fuerza, las armas y el terror necesario, según la resistencia que opongan los sujetos a Vencer.

Según la época y por la misma sobrevivencia de los vencedores y vencidos, las armas, la fuerza y el terror que han usado los humanos han ido modificando su aplicación, graduando su intensidad y cantidad para lograr los objetivos propuestos. La fuerza física, el garrote, la piedra, el fuego, la lanza, el arco y la flecha, la espada, la rueda, el caballo, la pólvora, la pistola, el fusil, el cañón, la dinamita, el tanque de guerra, el telégrafo, la bomba, el avión, el satélites, la prensa escrita y en el último siglo los medios de comunicación audiovisual y el internet, han sido algunos de los muchos inventos usados por los humanos para dominar y vencer a otros humanos y así apoderarse de sus bienes para satisfacer sus necesidades o vanidades. Todo esto sin meter a las religiones y sus sistemas de premios y castigos.

Esta es la verdadera Historia de la Humanidad desde el origen de la especie humana. Desde la aparición del Pitecántropus Erectus, pasando por el Homo Sapiens y llegando a la modernidad del Siglo XXI. La motivación principal de los seres humanos es ejercer PODER de los unos sobre los otros: El padre sobre el hijo, el hombre sobre la mujer, el hermano mayor sobre el menor, el citadino sobre el campesino, el soldado sobre el civil, el policía sobre el ciudadano, el funcionario público sobre el solicitante del servicio, el patrón sobre el obrero, el rico sobre el pobre, el pudiente sobre el menesteroso, el profesor sobre el alumno, el vendedor sobre el comprador y pare de contar.

Siendo lo anterior cierto, nada nos puede extrañar que en esta guerra iniciada por Chávez y los que le seguimos, contra El Imperio Norteamericano, tenga las consecuencias que ha tenido. Más bien deberíamos dar gracias a que en la conducción del Estado Venezolano está a cargo de un sindicalista negociador, el cual, y gracias a su capacidad de maniobrar ha impedido que hayamos sido bombardeados y nuestras infraestructuras, que prestan los servicios educativos y de salud, no hayan sido destruidos y arrasados como pasó en Japón Vietnam Irak, Siria, Afganistán, Libia y otros pueblos que osaron desafiar al imperio.

Haber sido declarado ser "un peligro inusual a la seguridad" del imperio más poderoso que ha conocido la humanidad y seguir vivos, sin habernos destruidos y arrasados es ya haber nosotros salido victoriosos. Para ellos perder el control de nuestras materias primas y tener que sentarse a negociar condiciones y fijar precios por lo que se van a llevar, es para ellos una derrota. Es por allí que podemos entender y explicar la euforia del Presidente Nicolás Maduro al declararse vencedor en esta contienda en la cual los pobres y sometidos de siempre hemos llevado la peor parte.

Si retrocedemos un poco en la historia a doscientos años atrás, cuando solamente queríamos dejar de ser colonia del imperio español y constituirnos como nación y hurgamos en los hechos ocurridos entre 1810 y 1830, vamos a encontrarnos que lo ocurrido aquí entre los años 2000 y 2022 son simples desavenencias diplomáticas por los controles en los mercados de materias primas en las dinámicas del Capitalismo Neoliberal.

En conclusión y para cerrar esta segunda entrega de mis memorias, la cual comparto solamente por el placer de poder expresarme, por el único medio que ahora tengo para hacerlo. "Escribe, que algo queda", escribió Kotepa Delgado y pienso que tenia razón. Como mensajero que soy debo dejar mi mensaje y punto, la posteridad se encargará de darle el valor de uso que merezca.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 496 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: