Aunque usted no lo crea

Loro viejo si aprende a hablar, pero tarda un poco más

Loro viejo si aprende a hablar, pero tarda un poco más.

Hablando esta mañana con un amigo, estábamos conversando sobre las cosas que tenemos pendientes, las cosas que hay que hacer y me comentaba que le provocaba un buen desayuno pero que lamentablemente nunca le había entrado a la cocina.

Me provocan un par de huevos, fritos o en revoltillo y nunca me he puesto, soy poco diestro en la materia, me comentó.

Yo tampoco es que sea un chef, como el hijo de Wladimir que sale por la televisión, preparando unas super papas, pero a unos huevitos si les entro.

Y él, el amigo, también podría aprender, si se pone en ello, tiene habilidad manual y estoy seguro de que podría hacerlos, ha hecho cosas mucho más complicadas en su vida.

Todo este introito es para comentarles acerca de uno de esos dichos paralizantes, que hemos heredado de generaciones anteriores y que si nos descuidamos, nos frenan en la vida.

Me refiero al famoso dicho: Loro viejo no aprende a hablar.

Con el cual, por años, metieron en la congeladora de la inacción a un grupo etario, de personas, digamos mayores de cincuenta, a quienes le sembraban la idea pre establecida que después de cierta edad no estaban en capacidad de aprender cosas nuevas y que debían retirarse, como peroles viejos, al jardín de los observadores inútiles.

No hagas nada, ya tú estás viejo o vieja y lo mejor es que te quedes tranquilo.

Y muchos pensamos que ese era nuestro destino y que no se podía hacer nada al respecto, ya estoy viejo y punto.

Yo te aviso.

Ni de broma tenemos que guiarnos por esas ideas anticuadas que pretenden meternos en el congelador de una vida rodeada de la inacción y del vivir puramente de los recuerdos, que son muy bonitos, hermosos, pero que en mi criterio, pueden quitarte mucho tiempo, un tiempo que no hay, que no tenemos y te pueden impedir realizar nuevos proyectos.

No se frene, no deje que esos dichos viejos los desarmen y le impidan aprender nuevas cosas en la que usted mi querido amigo, mi querida amiga, no es muy diestro, atrévase, ensaye y planifique bien y ejecute las cosas que tiene pendiente, no se frene más de lo racional.

Quítese el no se puede de la cabeza, el estoy muy viejo para eso, el que van a decir o el famoso qué va a decir la gente, la gente siempre dice, sobre todo los que no tratan.

Eso si, hágalo por etapas, infórmese bien de los pasos que debe seguir, consulte con los expertos y atrévase a intentarlo, siempre con la seguridad por delante.

Vaya a su paso, a su ritmo.

Aprenda a cocinar, a coleccionar, a coser, a reparar cosas en la casa, cámbiele las bujías al carro o a la moto, eso si, con mucho cuidado y tino, póngase a estudiar inglés, francés, ruso o chino o cualquier otro idioma que le atraiga, viaje con los libros y la computadora, investigue, no se quede tranquilo, muévase y verá los resultados.

O sea, que loro viejo si aprende a hablar pero seguro que le lleva un poco más de tiempo.

Manos a la obra y después me cuenta cómo le está yendo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 851 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: