Juan Guaidó:El Mono con Hojilla de oro

La Culpa es del Mono con Hojilla; dijo el Juez. El de la Corte Suprema británica les diré la verdadera razón por la que estamos como estamos.

Lamento decirlo, pero la culpa no es del Gobierno de turno. Es de los monos con hojillas de la MUD.

¿Y quiénes son los monos con Hojillas, su señoría? Suena como una banda muy peligrosa. Juan Guaidó, Leopoldo López, María Corina Machado ,Henrique Capriles Radonski, y Julio Andrés Borges Junyent : Unos Monos con Hojilla, todo ellos con poder que le impone el imperio y la reina, pero no tiene capacidad ni competencia para ejercerlo bien.

Un político con buena oratoria, pero sin conocimiento de cómo gobernar, es un mono con hojilla.

Un presidente interino nombrado «a dedo», por su carisma y actitud, pero que no tiene la capacidad de gestionar a otros, es un mono con hojilla.

Un líder que promete solucionar algo que va más allá de su capacidad, pero que hace que confiemos en él, a pesar de todo, es un mono con hojilla.

¿Y de qué son culpables, señoría? de la refinería Citgo Petroleum Corp. y La compañía petroquímica Monómeros, filial de la estatal Pequiven.

Sin ánimo de sonar exagerado, el daño que han hecho no se puede medir. Son culpables de nuestra desconfianza por los líderes, gerentes, políticos y gobernantes. Son culpables de la kakistocracia, o el gobierno de los peores.

Han quebrado empresas, cometido actos de corrupción y nos han hecho perder tiempo, esperando que cumplan sus promesas y que completen sus proyectos.

Pero, lo más grave de todo, es que son culpables de decepcionarnos y hacernos perder la fe en un mundo mejor.

Por culpa de los monos con hojilla, creemos que ningún político sirve, que los líderes opositores ascienden por caminos distintos al mérito, que el liderazgo es un ejercicio de sonrisas y carisma, pero nunca de verdadera capacidad.

¿Y cómo ganaron tanto poder su señoría, un golpe de estado, una conspiración global mediático del imperio.

Lo más triste, es que no les costó mucho ganar todo ese poder. Nosotros mismos se lo dimos dicen su propia gente .

Cuando valoramos el carisma sobre el contenido.

Cuando pusimos a personas incompetentes en un cargo, solo porque tenían buena actitud, aunque ningún conocimiento de lo que tenían que hacer.

Cuando desconfiamos del estudio, la capacitación y el intelecto, ponemos nuestra fe ciega en las apariencias y no en la esencia.

Aún me cuesta creerlo, su señoría. ¿Acaso nos hipnotizaron y nunca lo supimos?

Exactamente. Nos hipnotizaron.

A fuerza de mantras y coca traída de Colombia repetidos una y otra vez, que se repitieron tanto, que las personas los asumieron como verdades, hasta quedar hipnotizados.

¿Y qué mantras y drogas son esos?

Si dijiste «Todo es cuestión de actitud», repetiste un mantra del mono y droga sin hojilla.

Si te dijeron: «Es más importante la actitud que el conocimiento, porque el conocimiento se puede entrenar, pero la actitud no», eso es un mantra que favorece al mono con hojilla.

Cuando aplaudían en los discursos divertidos y elocuentes del funcionario de turno en la Asamblea Nacional pasada, que llenaba con chistes y anécdotas su incapacidad de mostrar resultados, estabas frente a un mono con hojilla.

Pues me temo que yo también lo hice entonces. ¿soy culpable también?

No, la culpa nunca es del engañado, sino del que engaña. La culpa es del mono con hojilla.

Pero si después de esta conversación, sigues creyendo que la actitud es un sustituto de la competencia, entonces si eres culpable.

Pero yo he oído que la actitud es muy importante, ¿entonces no es así?

Si, sin duda que es importante cuando está puesta en el lugar correcto, que es multiplicando la competencia y la capacidad, no sustituyéndola.

La ley de la naturaleza, la forma en la que viven todos los seres vivos, tiene un principio básico: los que ascienden en las jerarquías sociales y se hacen líderes, son los más aptos, los más competentes.

En la naturaleza, los carismáticos pero incompetentes, no son premiados solo porque tienen «buena actitud».

Cuando te dicen que el conocimiento se puede entrenar, pero una actitud no se puede cambiar, te engañan.

Entonces, su señoría, ¿Qué puedo hacer para parar esta situación tan grave?esa pregunta la debe responder el fiscal General

Lo primero, es no repetir sus mantras. Sé que suenan bien, son buenos mensajes para las redes sociales: pero no son ciertos.

Luego, esfuérzate tú mismo por ser una persona cada vez más competente, por tener mayor conocimiento y experticia sobre tu área.

Usa tu actitud para aprender, para ser más dispuesto, más abierto, y cuando seas competente y capacitado, usa tu actitud para diferenciarte de los demás.

Finalmente, abre bien tus ojos y cuida en quien depositas tu confianza para liderar, gerenciar, gobernar y enseñar. Cuida que no le estés dando el poder, a los monos con hojilla.

Pregúntate, ¿esta persona tiene las competencias necesarias para hacer lo que debe hacer o es simplemente otro mono con Hojilla?

La Corte Suprema del Reino Unido devolvió al Tribunal Comercial la disputa por el oro venezolano retenido en Inglaterra, tras aceptar en parte la apelación presentada por el autoproclamado

presidente de Venezuela Juan Guaidó, mono con Hojilla.

En su decisión, la Corte Suprema británica dijo que acepta el reconocimiento «claro e inequívoco» del opositor venezolano

mono con Hojilla, las reservas de oro venezolano siguen paralizadas y sin poder ser utilizadas para adquirir recursos destinados a combatir la pandemia de COVID-19.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 874 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: