Alquimia Política

La Gerencia de la Gobernanza: planificación, organización, disciplina y subordinación

DEDICO:

A Primitivo Cedeño, Gobernador el estado Portuguesa y figura-referente en el manejo de los criterios de Gobernanza en la administración pública local.

Foto-Composición: Antonio Primitivo Cedeño/ Gobernador del estado Portuguesa.

Unas de las tareas de los Gobiernos democráticos modernos es la de fortalecer la capacidad de Gobernanza para alcanzar responder y concretar las ofertas electorales que le ganen credibilidad en el electorado y les permita a los gobernantes consolidar sus proyectos políticos bajo la figura de un liderazgo transformacional.

La gobernanza moderna asume mecanismos de co-responsabilidad por los resultados esperados en el ejercicio del poder, partiendo del uso de herramientas de gestión adecuadas para materializar el ejercicio legítimo del poder; una gobernanza cuyos criterios sean coherentes con el modelo organizacional público, bajo la premisa del convencimiento de que se está transitando un cambio de época, tendiente a la construcción de una sociedad sustentable y en las que organizaciones y talento humano, tienen que efectuar una adecuación de sus formas de gestión para adecuar sus fines y metas a la realidad que impone la crisis económica global y el degaste público que causa el ejercicio del poder sin instrumentos idóneos para solventar las necesidades.

El tema de los gobiernos locales como organizaciones, refleja los principios generales de la gobernanza moderna y avances en cuestiones vinculadas con la responsabilización de resultados y la transparencia de la gestión pública.

Así, se plantea, en el marco de los Gobiernos locales y municipales. la coherencia de las organizaciones como sistemas autopoéticos, de auto reproducción y auto conservación, construidos socialmente con los principios de la gobernanza moderna.

Se trata de hacer del ejercicio del poder un acto de presenta transparencia en la gestión pública y se planteando en la aplicación de una normativa internacional vinculada a la lucha contra la corrupción. En este aspecto, el capital social institucional de las organizaciones de la sociedad civil en políticas públicas participativas, debe estar depurándose bajo las características de la responsabilización por resultados en el sector público.

En concreto, la gobernanza en los Gobiernos locales, busca consolidar la toma de decisiones y el involucramiento de actores que generen estructuras formales e informales que permitan ejecutar estas decisiones de manera coherente planificada.

En este aspecto, la planificación es entendida desde el punto de vista de la Gobernanza, como el Gobierno que con actores sociales activos y comprometidos política, social y en el manejo técnico de los problemas relacionados con los servicios públicos, alcancen a cumplir con su misión eficazmente, esto es, aplicando la legalidad, con equidad, utilizando los recursos y los medios de forma eficaz y eficiente, de forma transparente, promoviendo el consenso y dando participación a la ciudadanía organizada o no organizada con el fin de identificar bien las necesidades y problemas sociales y de poder abordarlos con la máxima celeridad y corresponsabilidad con el bien común.

En este sentido, planificar implica, y acá se parte de la experiencia del Gobierno regional de Primitivo Cedeño en el estado Portuguesa-Venezuela, promover en el ejercicio de la gerencia pública del poder, la eficiencia, la coherencia en el manejo de la gestión pública bajo criterios de juicios morales de transparencia, rendición de cuentas oportunas, promoción de la toma de decisión colectiva a través de la participación ciudadana protagónica, donde la comunidad política, que es por naturaleza compleja (se maneja bajo esquemas de incertidumbre y caos), como expresión de una política plural, socialmente diversa e institucionalmente articulada a la concreción oportuna y eficaz de las demandas de la ciudadanía.

La importancia de la gobernanza en las estrategias y políticas públicas de los Gobiernos locales, específicamente ocurre en la gestión pública de Primitivo Cedeño que apenas comenzó en este 2021, es que se asumen los retos desde lo pluridimensional, afrontando la sociedad por la vía de políticas públicas transversales que requieren de la intervención de las comunidades para que ellas mismas, empoderándose del poder y de parte de la toma de decisión de ese poder para alcanzar sus objetivos de bienestar y felicidad plena para el pueblo.

En ese ejercicio de la planificación y la organización, la presencia del buen gobierno, necesita de dos elementos más: la disciplina y la subordinación. Entendiendo por disciplina, desde el punto de vista psicológico de la conducta, el control de las emociones en el cumplimiento de las tareas y deberes atinentes a las funciones públicas asignadas; y subordinación el respeto a la autoridad, al cumplimiento pleno de las instrucciones recibidas sin miramientos ni acciones que tergiversen el sentido institucional, transparente y de servicio público que cada dependencia del poder tiene el objetivo de cumplir para seguir manteniendo activo el principio de eficacia y eficiencia que da con una "efectividad" elevada en el marco de la administración de los recursos del colectivo.

La Gobernanza lleva hacia una buena administración para hacer las cosas mejor, incorporando mecanismos de planificación y de evaluación permanente de las políticas y de los servicios públicos. La planificación estratégica inteligente, como herramienta fundamental de los Gobiernos locales, evalúa junto con la transparencia y participación ciudadana y las relaciones con ésta y con el resto de Administraciones Públicas e instituciones. Además de los mecanismos de interacción con la ciudadanía, esta experiencia de Gobernanza busca fortalecer el Gobierno y la actuación de la Administración Institucional que permitan procesos de co-creación, incluso en la elaboración y desarrollo de los planes estratégicos.

La necesidad, a esta altura de la interpretación del tema, va siendo orientada a través de la planificación económica y presupuestaria, obteniendo resultados e impactos, bajo la premisa de las necesidades de la ciudadanía que son, a su vez, la base del establecimiento de los objetivos de la planificación estratégica inteligente.

En lo que respecta a la participación ciudadana como un elemento de la planificación, experiencias como la de Primitivo Cedeño, plantea que prevalece un proceso donde la planificación estratégica es un proceso interno en el que se establecen las estrategias más adecuadas para el cumplimiento del Programa de Gobierno. Se da todo en el marco de la evaluación de políticas públicas, imprescindible para la rendición de cuentas y la transparencia, y potenciadora de la participación de la ciudadanía, es un ámbito complejo por su alcance y objetivos perseguidos. La evaluación tradicionalmente se realiza desde una perspectiva de gestión y de ejecución de las acciones planteadas sin cuestionar su eficiencia o eficacia.

A grandes rasgos, es importante resaltar que más allá de los resultados obtenidos con el despliegue de las actuaciones o proyectos y medir el impacto directo, indirecto e inducido, de tal manera que se pueda identificar la trascendencia de las acciones desarrolladas y la incidencia que tienen, es prioritario el trato digno del Gobernante hacia sus gobernados y hacia sus subordinados. El seguimiento y control de las instrucciones emanadas del regente del poder político e institucional, implica que los cargos públicos y a la ciudadanía, que se empodera y se siente corresponsable, en la actuación pública planteándose nuevos objetivos e indicadores que pongan control a las desviaciones constatables muy comunes en instituciones públicas gubernamentales.

Esta realidad se ha planteado con éxito en algunos talleres de formación en gestión pública, donde la promoción de la cultura de la planificación y la evaluación y la implantación e institucionalización de un sistema de planificación y evaluación de las intervenciones públicas de la administración general, promueva la metodología de gestión capaz de acordar, por medio de la participación ciudadana, un diagnóstico compartido y, en consecuencia, determinar objetivos y metas prioritarios en la construcción de estrategias comunes para alcanzar la mejora del ejercicio del poder y la gestión pública.

Asimismo, se busca diagnosticar los resultados alcanzados, su utilidad e impacto, la calidad de los servicios ofertados, coadyuva a corregir desviaciones y facilita la gestión de los recursos públicos en función de los objetivos propuestos y de los medios utilizados; como gestión pública, la fundamentación de una buena administración pública parte de base de la confianza, la transparencia y la orientación de las instituciones al bien común.

De manera concreta, la buena gestión pública comienza con el diseño de la estrategia, de las políticas y las prioridades, bajo una visión presupuestaria que sea real y que permita la ejecución de esas políticas, en la concepción de un buen gobierno que descanse en los procedimientos cumplidos y acertados, en la acción de gestión, revisión sistemática de las actividades de una entidad para evaluar la eficacia, eficiencia y economía alcanzadas en la gestión de los recursos públicos adscritos a la misma para el cumplimiento de sus objetivos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 747 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: