Los vapores electorales se disipan y queda la triste realidad

Mal que bien, las elecciones han servido para medio distraer al país de la triste realidad. El espectáculo de Barinas, el de rosales, que fue por lana a miraflores y salió trasquilado, son los últimos tiritos del show electoral. Ahora, de verdad, llegó diciembre, las tristes navidades.

Entramos en una etapa definitoria del rumbo de la nación: el madurismo trata de dar una imagen de rectificación acusando a sus propios funcionarios, demostrando su condición marrullera, tiran a la hoguera a cualquiera, descargan la culpa en los socios, ladran hacia adentro, y como siempre los gruñidos no tienen concreción. Se aferra al poder que se le escurre entre los dedos; allá adentro corre el miedo, todos se cuidan de todos, no saben de dónde puede salir el zarpazo interno, saben que viven sus últimos instantes, por eso son peligrosos.

La derecha gringa, oportunista siempre, espera, agazapada, sin correr muchos riesgos, por las elecciones próximas, saben que el mango está bajito, creen que tienen el triunfo seguro, su consigna es "no hagan olas", cuentan con el apoyo gringo, transformarán a este país en una colonia, los planes vendrán de la casa blanca. Mientras tanto el país corre hacia el abismo, se profundiza la crisis, el gobierno inepto no sabe qué hacer, sus socios extranjeros son como la sanguijuela, sólo chupan, poco dejan. No tiene plan para solucionar la crisis que amenaza con estallar, flotan dando patadas de ahogado.

La crisis amenaza con estallar y cambiar drásticamente el territorio político, entonces, serán necesarias medidas de emergencias para retomar el control del país. En esas nuevas circunstancias, de sacudón social, sólo podrán sobrevivir los grupos políticos que desde ahora se preparen, los que tengan algo que decir, los ubicados en el sentimiento nacional. Los desacreditados hoy por el madurismo por haber tenido la valentía de denunciar el desastre, de correr el riesgo, los marginados de hoy serán los líderes de mañana, los que estén organizados, de esos será la oportunidad.

El chavismo auténtico, el socialista, tiene el deber de organizarse, es momento para convocar un concilio del chavismo, una reunión de los líderes, que construyan una dirección, una verdadera Junta Patriótica, Chavista, que le muestre a la sociedad que hay esperanzas, que el chavismo no ha muerto, que va más allá de la traición que hoy padecemos, que establezca desde ahora las vías de comunicación con la masa.

Vienen días de mucho peligro para el país, la masa en la calle, sin dirección puede caer, ser fácil presa de las soluciones desesperadas. En estos días de alto peligro es vital la dirección del chavismo auténtico, que evite que esa energía social liberada sea conducida para instalar en el país una solución fascista o la socialdemocracia, las dos significan regresar definitivamente a la barbarie capitalista, culminar la traición del madurismo.

¡CHÁVEZ ES LA SOLUCIÓN!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 899 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor