Realmente, somos patéticos

Saben, cada día veo aquí en Aporrea un montón de contradicciones, como por ejemplo escritores quienes dan a comprender que son chavistas, lo cual supondría que tendrían la valentía para enfrentar la verdad y asumirla de frente (como lo hacía Chávez), quienes, contrario a Chávez, en vez de enfrentar la verdad de que el actual jefe de Estado venezolano es un fraude (no es un insulto, es un hecho comprobable), siguen tratando de inventar cualquier excusa imaginable para justificar su comportamiento antichavista, antisocialista, antihumanista, pro capitalista, pro colonialista, y pro clases dominantes y medias (20% de la población), poniendo convenientemente de lado esta comprobable realidad para seguir viviendo sus fantasías alucinatorias, un fenómeno que no solo ocurre entre los seguidores del actual jefe de Estado venezolano que pudieran tal vez ser considerados unos pobrecitos inocentes de buena fe (gente sin mala intención), sino incluso entre seguidores del actual jefe de Estado venezolano que se consideran cultos, educados, y profesionales.

Este fenómeno me hace pensar en los tantos alemanes inocentes y los montones de científicos, artistas, y profesionales Nazis que apoyaron a Hitler durante tantos años antes de darse cuenta que Hitler era un fraude, que Hitler no era la bienintencionada persona que ellos pensaban que era, sino que era un tremendo mentiroso patológico y narcisista que solo hacía las cosas para satisfacer sus propias ambiciones. Solo se dieron cuenta de esto cuando era demasiado tarde, después de que Hitler había no solo destruido las vidas de millones de judíos, Romas, y de otras personas "indeseables," sino que también había destruido su país por completo creando un infierno terrestre donde la inmensa mayoría de la ciudadanía vivía en un estado crónico de desesperación y en un estado creciente de miseria mientras una minoría se salía con la suya.

NOTA: Conocí personalmente a un soldado Nazi quien se escapó de Hitler y quien me contó la verdad sobre lo que estaba sucediendo allí antes y durante la guerra. Era el mejor amigo de mi padre.

Ver (un buen ejemplo de las mentiras de Hitler):
https://theconversation.com/how-hitler-used-a-lie-about-november-9-as-the-foundation-for-the-third-reich-87144

Ahora …

Aunque yo no sé nada sobre la política venezolana, ni tampoco me interesa, yo sí leo y veo lo que ocurre aquí en Aporrea todos los días, y estoy viendo que no solo los tradicionales opositores al chavismo (adecos, copeyanos, etc.), sino también todos los políticos que hoy apoyan al actual jefe de Estado venezolano, están recurriendo a cualquier tipo de excusas, algunas claramente desesperadas, para tratar de justificar los resultados de las elecciones para las gobernaciones y las alcaldías que se llevaron a cabo aquí en Venezuela del 21 de noviembre del 2021, cada quien tratando de explicarlo de tal manera que les convenga a ellos personalmente (o en pandilla), excluyendo casi por completo cualquier discusión que tuviera que ver con las necesidades reales de la ciudadanía venezolana.

Lo que quiero decir, es que, mientras entre ellos mismos --- entre las bandas y pandillas que sean ya que para mí son todas iguales --- se lanzan insultos, escupe, orine, mierda, semen, basura, piedras, palos, cuchillos, flechas, balas, granadas, y bombas, usándonos a nosotros la impotente ciudadanía venezolana como carne de cañón, exactamente así como lo hizo Hitler, la vida aquí en Venezuela sigue con su descenso hacía un infiero terrestre parecido al de Alemania de Hitler, solo faltaría ahora que todos esos políticos, analistas, expertos, etc., empezaran a construir, con la mano de obra esclavista de sus seguidores, gigantes hornos para quemar en vivo a los millones de ciudadanos "indeseables"que estorbarían sus ambiciones personales.

Mientras ellos siguen arrastrando sus pervertidas y tergiversadas obsesiones con el poder (la dominación), con la paz (la represión), y con la prosperidad (la riqueza para ellos y la pobreza para las mayorías), en la vida real de la ciudadanía sigue existiendo:

- la crónica escasez de combustible, en este país (Venezuela) con las más grandes reservas de petróleo del mundo

- la falta crónica de agua potable, en este país (Venezuela) número 12 con las mayores reservas de agua del mundo

- la crónica falta y las fallas continuas de luz, en un país (Venezuela) que siempre ha tenido más que suficientes recursos (aguas, vientos, mares, sol. etc.) para generar suficiente electricidad para fácilmente abastecer el país y aun exportarla, lo que irónicamente e increíblemente hacen de todas maneras mientras la propia ciudadanía de Venezuela sufre la falta crónica de electricidad

- las fallas crónicas de la telefonía, en este país (Venezuela) que antes del 2013 tenía uno de los mejores servicios telefónicos de toda Latino América

- las cada-día-empeorando fatlas y masivas fallas de internet en este país (Venezuela) que antes del 2013 gozaba de uno de los mejores y más rápidos sistemas de internet de toda Latino América y el mundo, pero que hoy se encuentra entre los tres peores países proveedores de internet del mundo, lado a lado con Afganistán, un país que ha estado en guerra desde hace décadas

- los destrozados servicios públicos de salud, de educación, de transporte, de burocracia Estatal, y de los servicios sociales del Estado, aquí en este país (Venezuela), servicios que antes del 2013 eran de bastante alta calidad y con poca corrupción pero que hoy se encuentran en un estado de casi total abandono y negligencia crónica, sistemas además plagados por la corrupción y la delincuencia Estatal, la cual esencialmente es dirigida desde las entrañas de las mismas organizaciones políticas por las cuales tan inocentemente nosotros votamos (somos realmente patéticos)

- las constantes y crónicamente empeorando fallas de los servicios y las plataformas electrónica bancarias y las relacionadas estafas financieras bancarias cometidas por la banca privada y por la banca Estatal (como por ejemplo a través del sistema Petro y sus aplicaciones vía los bancos y agencias del Estado, incluso vía el sistema Estatal, Patria)

- la creciente y totalmente descontrolada e impune corrupción, delincuencia, criminalidad, pandillerismo, y mafiosidad, a veces muy peligrosa, de los entes Estatales, de toda índole, pero más que nada con respecto al sistema judicial (el TSJ, la fiscalía, los tribunales, etc.) y el sistema de seguridad ciudadana (militares, policías, CICPC, Sebin, etc.), donde ahora ellos mismos son más delincuentes y criminales que los mismos delincuentes y criminales que ellos deberían estar tratando de atrapar

y …

- el flagrante y monumental irrespeto por parte del actual Estado venezolano hacia su ciudadanía al haber bajado los salarios y las pensiones que en el 2013 eran de más de $300 al mes, a menos de $100 al mes en el 2014, y así progresivamente bajándolo hasta llegar a ser menos de $3 al mes (2021).

NOTA: Es muy importante tomar en cuenta en este último punto arriba, que el Estado venezolano, sin importar quienes gobiernen, es el único ente de nuestra Nación que es responsable de regir y de aplicar las políticas en materia de los salarios mínimos y Estatales y las pensiones para las mayorías, o sea, nadie más sería el mayor responsable de este asunto, no señor, nadie. Además, el Estado tiene todo el Poder y todo el Derecho legal y legítimo para aplicar las políticas que quisiera aplicar al respecto, lo cual implica, con 100% de certeza, que el máximo responsable por el hecho de que los salarios y las pensiones en Venezuela sean tan por debajo del margen mundial de la pobreza ($57 al mes), es el mismo Estado venezolano, y punto.

Todas estas cosas están ocurriendo en la vida real de la inmensa mayoría del los ciudadanos de nuestro país (Venezuela), son cosas que le están ocurriendo a por lo menos 90% de la población, compuesta de las clases pobres (80%) + aproximadamente la mitad de las clases media (10%), esa parte de las clases media de buena fe que no conocen otro camino y que no quieren necesariamente meterse a la corrupción …

…y todas estas cosas están empeorando cada día más …

… mientras

… esos malditos desgraciados y miserables políticos del país (esa es mi opinión de ellos) y sus adeptos siguen lanzándose cosas entre ellos mismos por razones fútiles, egoístas, y en mi opinión profundamente y fundamentalmente malvadas, razones como el dinero, el poder personal, el aparentar, y otras cosas superficiales y destructivas (a largo plazo) generadas desde esas almas enfermas de zamuros con cerebros podridos de ratas, quienes siguen sin conciencia usando nuestra ciudadanía inocente como carne de cañón para satisfacer sus propios intereses mezquinos y criminales.

Sí, criminales.

Digo, criminales, porque en casi cualquier otro país del mundo (he conocido 34), todos o casi todos quienes hoy ejercen la política en Venezuela estarían presos, y no solo por algunos días, o por algunas semanas o meses, o castigados con alguna multita por aquí o por allá, no señor, sino que estarían presos por años, además, estarían prohibidos por el resto de sus vidas de ejercer en el campo público y perderían todos sus beneficios acumulados de por vida, sí señor …

… pero no aquí en Venezuela donde la moralidad y la diferencia entre el bien y el mal se determina casi únicamente en base a la capacidad de pago o en base a privilegios.

(Para que todo el mundo lo sepa, aquí en Venezuela el rico o el privilegiado puede violar, matar, descuartizar, torturar, o sacarles los ojos en vivo a otro ser humano sin casi jamás ser castigado mientras un pobre hambriento puede pudrirse en cárcel, sin debido juicio, por haberse robado un pedazo de pan. Por ejemplo, uno de mis vecinos, un policía retirado del Estado, un miserable sin reconcomio alguno, quien también supuestamente cometió violaciones, fue atrapado hace poco cometiendo un robo millonario en una de las instituciones del Estado. Él debió haber pasado años en cárcel pero fue liberado después de 3 o 4 meses, mientras un joven arrepentido que conozco en el Táchira, quien cometió un pequeño robo por andar con gente mala en el mal momento, pasó creo que fue 5 años en cárcel, y salió de allí totalmente destrozado, y no solo del trasero, pero del alma y del corazón también. Mi vecino el policía ladrón, un tremendo CDM, sigue robando. Así es nuestra Venezuela bajo el mando del actual jefe de Estado venezolano, pero no me crean a mí, pregunten por allí y verán que así es. Aun quienes apoyan al actual jefe de Estado venezolano, lo saben, como esos escritores aquí en Aporrea, pero ellos siempre inventan cualquier porquería de miserable excusa para decir que no es culpa del actual jefe de Estado venezolano aun cuando él es, técnicamente, el mayor responsable, como jefe de Estado, de todo lo que concierne esta materia. Sí señor, somos patéticos, realmente.)

Para continuar …

Una de las cosas más irónicas en mi opinión, es que aunque todos excepto los más desconectados de la realidad sabemos que el actual jefe de Estado venezolano es un mentiroso (comprobado), y probablemente un mentiroso patológico y un narcisista, sus seguidores y sus colaboradores siguen creyéndole y siguen metafóricamente besándole su trasero, como por ejemplo, siguen creyendo que Rafael Ramírez, el expresidente de PDVSA, es un tremendo corrupto quien fue responsable de la destrucción de PDVSA cuando la destrucción de PDVSA ocurrió después de que el actual jefe de Estado venezolano lo sacara de su cargo en el 2014.

¿Entonces?

¿Cómo ocurrió eso?

¿Si Rafael Ramírez fue sacado de PDVSA en el 2014, y la destrucción de PDVSA ocurrió entre el 2014 y el 2021, cómo carrizo hizo Rafael Ramírez para llevar a cabo la destrucción de PDVSA?

Además, Rafael Ramírez ha estado viviendo en Italia.¿Cómo precisamente hizo para destruir PDVSA desde Italia?

¿Y dónde están las pruebas?

Han pasado 7 años y el actual jefe de Estado venezolano jamás ha mostrado ninguna prueba, ni una sola.

¿Entonces?

Estas son algunas de las contradicciones que veo y leo aquí en Aporrea todos los días.

CONCLUSIÓN

Podría escribir un libro sobre todas las contradicciones que veo y leo cada día aquí en Aporrea (cuando no se va la luz o el internet), pero una de las cosas que más me discombobula (disocia, confunde, desorienta, etc.) es el hecho de que quienes siguen apoyando al actual jefe de Estado venezolano, quienes igualmente dicen ser chavistas, socialistas, comunistas, anticapitalistas, cristianos, y un montón de otras cosas que parecieran ser tan fantásticamente bellas y bonitas, parecen no haberse dado cuenta que el actual jefe de Estado venezolano ha --- poco a poco y detrás de sus espaldas --- ido entregando todo el poder real del Estado a las clases dominantes y a las clases media de siempre (con sus nuevos miembros por supuesto), o sea, así como siempre lo fue antes de Chávez, el actual jefe de Estado venezolano ha entregado el poder del Estado a una minoría (más o menos un 20%), para que con esa miserable minoría de con almas de zamuros y mentes de ratas gobiernen a las mayorías (el 80%), la mayoría inocente.

Esto tiene implicaciones muy importantes, entre ellas el hecho innegable de que las clases dominantes y las clases media de siempre, siempre han hecho todo lo posible en todos los ámbitos de nuestra sociedad, y particularmente en el ámbito de la política, para mantener las clases pobres y trabajadoras (las mayorías, alrededor de 80% de la población) al servicio esclavista y exclusivo de las clases dominantes tradicionales y de las clases media tradicionales, más sus nuevos miembros que van acumulándose cada generación sea por la vía sanguínea o por la vía política.

Es precisamente debido a este fenómeno del 20% dominando al 80% que el fenómeno Chávez que conocimos, nació.

O sea, la culpa de que Chávez haya existido, contrario a lo que mucha gente cree, no fue culpa de los pobres (el 80%), no señor, la culpa fue de las clases dominantes y de las clases media (ese 20%), esa misma minoría desalmada y retrograda de la cual el actual jefe de Estado venezolano siempre ha formado parte y a la cual él le ha estado clandestinamente y subversivamente entregando el poder desde el 2013.

Ven, solo tomando el ejemplo de las recientes elecciones aquí en Venezuela, uno puede fácilmente concluir que nuestra sociedad padece de una grave enfermedad (no sé cómo llamarla):

(cifras aproximativas)

- 60% no fue a votar,

- 20% votó por los políticos asociados a las tradicionales clases dominantes y medias que siempre los explotaron en primer lugar,

- 20% votó por los políticos que los han estado explotando aun más y de manera aun más esclavista y bárbara desde el 2013.

(¿Cómo puede la ciudadanía venezolana votar por las mismas personas que los explotan y los esclavizan? Eso no me entra en la cabeza.)

Bueno …

De cualquier manera que uno lo calcule, somos una sociedad donde el 20% domina al 80%, pero lo peor es que somos nosotros mismos, los explotados, los abusados, las víctimas de las clases dominantes y clases media, quienes votamos para que esa dominación por parte de esa minoría siga perpetuándose.

Realmente, somos patéticos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1288 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: