En honor de Andrés Cova Mata, el Irreductible

La insólita fuga de La Pica

Muchas veces tuve la oportunidad de escuchar al Comandante Guerrillero Andrés Cova Mata, las narraciones de toda su increíble lucha insurgentes y quizás nunca nos pusimos de acuerdo para organizar con todas las de la ley una entrevista, donde alias "El Gordo Manzanilla" nos narrara su experiencia.

Ya el Camarada Andrés partió y como lamento no haberlo comprendido mejor para poderle dar un abrazo de despedida, pero me tranquiliza saber que contó con una mano generosa del amigo Wilmer Rojas, quien se portó como el mejor de los hijos, demostrando su gran calidad humana y revolucionaria.

Andrés era un experto narrador que le atrapaba uno el interés, cuando relataba lo vivido en su larga y dedicada vida como guerrillero.

Uno de los relatos de Andrés que más te enganchaba era la espectacular fuga de la cárcel de la Pica, en el estado Monagas, en agosto de 1977.

Cova Mata, un audaz combatiente de nombre Pedro Veliz Acuña y Roberto Rincón del Comité Político Nacional de Bandera Roja fueron los principales autores de la fuga. Esta operación llevaba el nombre de "Operación Vicente Contreras Duque".

Contaba Cova Mata cuando recordaba el espectacular hecho, que la fuga contó con un asalto al recinto carcelario por Pedro Veliz Acuña con una columna insurgente al cual se le da la arriesgada tarea de atacar la cárcel, que contaba con un total de seis hombres con armas largas.

La operación estaba bajo la responsabilidad de la célula Luis Tineo Gamboa desde adentro y afuera se ocuparía el Frente Américo Silva.

El plan de fuga tenía dos partes, un plan A; que era el ataque realizado por Veliz Acuña que llegaría desde afuera, a una de las garitas para controlarla y el plan B que era que después que desde afuera se prendiera un yesquero, se controlaría a los guardias, ya que los presos insurgentes contaban para someterlos con dos pistolas y una granada.

Los presos correrían a la alambrada, apagarían las luces y la cortarían. Esa acción se realizaría un domingo, ya que ese día los prisioneros veían una película hasta las nueve de la noche, teniendo para realizar el escape en una hora y cuarenta y cinco minutos.

En aquellos tiempos de los años 2010 y 2011, cuando Andrés contaba la fuga, siempre añejado por un sabroso café que nos obsequiaba la señora Egle, nos explicaba que Veliz Acuña y sus hombres tenían que cruzar un llano descubierto de casi 200 metros desde el monte, corriendo el riesgo de ser descubiertos desde las garitas y de allí neutralizados.

Cova Mata nos decía que esa tarde había caído un aguacero, convirtiendo el terreno en un pantano que dificultaría que los guerrilleros llegaran a la alambrada para realizar la acción.

Esa grupo guerrillero contaba con una importante fuerza combativa, que había realizado contra el ejército operaciones guerrilleras de alguna importancia con el Frente "Antonio José de Sucre", con un numero de casi noventa esforzados combatientes en los estados Monagas y Anzoátegui que tuvieron figuras como Carlos Betancourt, el "Flaco" Américo Silva, Cova Mata, el viejo Ruperto, Tito González Heredia, Miguel Suarez, Pedro Veliz, Emperatriz Guzmán Cordero, el Catire Rincón, , entre otros.

Nos recordaba Andrés que para ese tiempo ya había muerto el "Flaco" Américo, el 31 de marzo de 1972 en el Km. 27 de la vía Pto. Ordaz, El Pao, San Félix, estado Bolívar y el Comité Político Nacional de Bandera Roja y el Frente Américo Silva habían decidido el rescate de 13 presos políticos que se encontraban en la cárcel de La Pica.

Cova Mata en las cientos de conversaciones que tuve con él, me señalaba que ese Frente tenía como fin derrocar el capitalismo burgués para establecer la democracia popular. Siendo esta meta su único fin y credo, como lo manifestaría en su última consigna permanente, de irreductible siempre con la moral en alto, con la fortaleza marxista-leninista.

Bandera Roja tenía muy claro la necesidad de la fuga, ya que había entre los prisioneros que ocupaba cargos de dirección del Partido.

Pero volviendo a esa noche los prisioneros no tuvieron solo el problema de lo húmedo del terreno y la lluvia que caía, también se presentó la dificultad de que no hubo proyección de película y tuvieron que irse a dormir a las 7 de la noche. Pero a pesar de todos los contratiempos el plan de la fuga no podía replegarse.

Los prisioneros, contaba Andrés, tenían que apresurar el plan de fuga, con la dificultad de que Veliz Acuña y sus hombres no tenían conocimiento de que no contaban con el tiempo de más para actuar.

A las siete de la noche los vigilantes recogieron los presos, varios de los prisioneros se escondieron y como no vieron la luz del yesquero decidieron continuar con el plan y sometieron uno de los guardias, apagaron las luces del sector, sobre todo los reflectores.

Decía mi camarada, que hasta esa hora, todo iba saliendo como estaba planificado, pero esta complicación hace que tengan que apresurarse y son descubiertos, les gritan desde la garita comenzando a disparar y los guerrilleros desde afuera disparan en respuesta y eso favorece la huida de ellos.

El comando de vigilancia de la cárcel constaba de 80 hombres armados de FAL, mientras siete estaban en las garitas

Los insurgentes prisioneros se apiñan mientras abren un hueco en la alambrada y el viejo Ruperto es el primero en salir, tienen que dirigirse a otro punto de encuentro escogido previamente si fallaba el primero, ya que él junto con nueve fugados más queda aislado del grupo, tiene que atravesar un terreno difícil, anegado por la lluvia y un rio Guarapiche que estaba crecido y varios de ellos no sabían nadar.

Al día siguiente Ruperto y sus hombres perdidos se encuentran detrás de la cárcel y temen ser descubiertos al oír las voces de los guardias, pero logran escapar.

Detallaba Andrés que se fueron alejando sin saber por dónde andaban, a la distancia se oían los gritos de los guardias y tiros aislados que no alcanzo a ninguno de los fugados.

Con la emoción en la voz Andrés Cova Mata refería que se introdujeron en los carros alejándose del lugar respirando por fin esos aires de libertad, lográndose fugar 13 guerrilleros, que nueve son de BR y dos del PRV y dos del Frente Antonio José de Sucre.

Eso fue lo que escuche de parte del "Gordo Manzanilla", tantas vivencias que oí de la lucha armada de él. Como mi admiración hacía el camarada al conocer sobre su sacrificio creció, en cada tortura que recibió y con qué valentía las soporto.

Evocó lo que me dijo una vez Andrés que siempre había pensado que opondría resistencia hasta la muerte antes de ser capturado, pero ese día de su detención fue tan bien planificada que le fue imposible, pero eso no le impidió resistir las torturas que le realizaron con electricidad.

El asesino del imperialismo Posada Carriles lo menciona en su libro: El Camino del Guerrero.

Lo menciona así: "Posteriormente, y en diferentes operaciones, fueron capturados el Gordo Manzanilla y el Negro Jimmy: Tito González Heredia muere en combate con la DISIP."

"8: Situación en que quedaron los grupos subversivos al esclarecerse el secuestro de Carlos Domínguez Chávez Por Bandera Roja (BR)".

"Andrés Cova Mata (a) El Gordo Manzanilla C. I. 2.078.597 Detenido"

Andrés siempre irreductible y el sábado 20 de noviembre cuando lo llevamos a su última morada, un grupo de sus camaradas los despedimos recordando su entrega, su sacrificio, su lucha, su poesía, sus escritos y hasta su mal carácter.

¡Honor y gloria a ti Comandante Cova Mata!

¡Descansa en paz!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 755 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: