Creo que no les conviene decirnos la verdad

Este artículo --- que tiene que ver con nuestra frontera con Colombia y algunos recientes acontecimientos en esa región y la culpa que el actual Estado venezolano le echa arbitrariamente al Estado colombiano ---, es muy largo, entonces lo separé en 5 partes para que les sea más fácil leerlo o saltar de una cosa a otra para ahorrarles un poco de tiempo. Gracias.

- CONTEXTO
- CONSIDERACIONES
- INFORMACIÓN
- HISTORIAS
- CONCLUSIÓN

CONTEXTO

Empecé a escribir este artículo hace seis días, después de haber visto con asombro:

1- la siguiente noticia en Aporrea:

"Venezuela denunciará a Iván Duque en la CPI por ‘persecución’ a sus migrantes"

Ver: https://www.aporrea.org/ddhh/n368517.html

y

2- varios artículos de opinión aquí en Aporrea donde algunos de los escritores apoyan la reciente postura del actual Estado venezolano donde acusan directamente y sin absolutamente ninguna prueba verificable, al jefe de Estado colombiano y al Estado colombiano de ser directamente responsables de un reciente incidente donde dos jóvenes venezolanos, adolescentes de 12 y 18 años de edad al parecer, delincuentes por cierto (ver el video en la conclusión), fueron asesinados extrajudicialmente en un pueblito llamado Tibú, en Colombia a unos 10 kilómetros de la frontera con Venezuela por hombres armados y encapuchados desconocidos.

Bueno …

Durante los primeros tres días de estos últimos seis días escribiendo este mismo artículo, entre un montón de apagones, incluso esta mañana otra vez durante más de 3 horas, y entre por lo menos 100 altas y bajas de corriente que tumban mi computadora y que no me dejan trabajar en paz, y entre por lo menos --- sin exagerar --- 1000 fallas del internet, pude finalmente escribir algunas cosas, pero de manera dicombobulada debido a mi creciente frustración con este desastre hecho-en-Venezuela (la grave situación socioeconómica y moral del país) que no nos deja trabajar eficazmente … pero jamás pude terminar el artículo hasta entonces, cuando de repente anteayer, el cuarto de los seis días escribiendo este artículo, veo otra asombrosa noticia aquí en Aporrea titulada:

" Canciller venezolano Félix Plasencia y Michelle Bachelet se reunieron en Ginebra"

Ver: https://www.aporrea.org/ddhh/n368575.html

Allí dicen (y esto me puso a hervir la sangre):

"... 'cumpliendo instrucciones del presidente (de la República) Nicolás Maduro (...)', transmitió la postura de Venezuela 'sobre la imperiosa necesidad de salvaguardar los DDHH de los venezolanos en el exterior, víctimas de la xenofobia' ... Venezuela recientemente exigió a la oficina de la comisionada, y particularmente a su titular, que se pronuncie sobre el asesinato de los jóvenes venezolanos, uno de ellos menor de edad, en el municipio Tibu, Norte de Santander, Colombia, el pasado 8 de octubre ... El propio mandatario nacional denunció el asesinado de miles de venezolanos y venezolanas en el vecino país, y al menos 860 están desaparecidos ... Según cifras oficiales del vecino país referidas por el fiscal general de la República, Tarek William Saab, en los últimos cinco años más de 2.000 connacionales han sido asesinados y cerca de 830 más han sido declarados como desaparecidos, sin que el Estado colombiano haya implementado ninguna medida para que cesen estos crímenes."

¿Qué?

Casi que se me explotó la cabeza, otra vez, y les diré por qué.

Sin embargo, para poder explicarles con máxima precisión por qué casi se me explotó la cabeza otra vez, tendría que escribir un libro de más de 1000 páginas, algo que no puedo hacer en este momento, entonces lo que haré aquí será de presentarles algunas informaciones e historias reales de mis experiencias personales en la frontera con Colombia (Táchira y Zulia) durante un periodo de más de 20 años, con el fin de presentarles la verdad de lo que ocurre en esta muy peligrosa región fronteriza, una región que "siempre" ha sido plagada por la criminalidad de todos tipos debido principalmente al tráfico y el contrabando de todos tipos de artículos y productos, pero en particular, y tradicionalmente, la droga, las armas, y la gasolina (ver más abajo), donde el contrabando pasa sea de Colombia hacia Venezuela, o de Venezuela hacia Colombia dependiendo de la época y la condición socioeconómica de cada país en el momento (Colombia y Venezuela).

A veces es más rentable --- por ejemplo --- contrabandear las papas y la carne hacia Colombia, y otras veces es más rentable contrabandearlas hacia Venezuela. La droga es casi siempre contrabandeada hacia Venezuela y la gasolina casi siempre hacia Colombia, pero las armas, eso no lo sé, ya que es muy peligroso inmiscuirse en eso (ver ejemplos reales más abajo).

Sobre otras cosas, sí sé, bastante.

Espero que con esta información, ustedes podrán ver que la postura pública del actual Estado venezolano (y de sus seguidores), es totalmente irracional, descarada, e irresponsable, particularmente en el sentido de que estarían engañando a la mayor parte de la población venezolana que no conoce la frontera, sabiendo perfectamente que por lo menos 90% de la población venezolana no tiene ni la menor idea de lo que ocurre en la frontera.

Por eso escribo este artículo.

En este caso, estaríamos hablando específicamente de la frontera colombo-venezolana a lo largo del sur del estado Zulia y del estado Táchira, regiones que hacen frontera con el territorio colombiano de Norte Santander, una de las regiones más peligrosas del mundo, una frontera que yo personalmente conozco muy bien desde hace más de 20 años, donde también viví durante unos 9 años hasta mudarme a la costa venezolana en el 2016-2017 debido a la creciente y casi insoportable peligrosidad de vivir en esa región, y donde una persona honesta como yo no puede ganarse su vida honestamente y pacíficamente sin enfrentar graves peligros (ver los ejemplos más abajo), ya que, básicamente, desde el 2013 cuando Chávez murió (fue asesinado en mi estimación), cuando nuestra moneda empezó su masiva y totalmente descontrolada (¿intencional?) devaluación, la única manera práctica de sobrevivir para la mayoría de población fronteriza ha sido de trabajar en relación con la criminalidad (contrabando, etc.), lo cual significa que en esa región uno está continuamente rodeado de maldad, una maldad que ha estado haciendo un desastre humanitario en esa frontera y que además se ha estado expandiendo hacia el interior de nuestro país desde el 2013 hasta llegar al otro extremo del país donde fui muy violentamente secuestrado, torturado, y casi matado en el 2015 en Guiria, frente a Trinidad (ver más abajo).

Antes de eso, Chávez mantenía un control bastante firme sobre esa frontera (pero no por completo). Eso lo sé porque fui Miliciano para Chávez durante 5 años y nuestro rol era de investigar e infiltrar las fuerzas armadas venezolanas, en particular la guardia nacional venezolana, para detectar de manera continua y en tiempo real la corrupción que existía y sigue existiendo en la frontera, pero ahora de manera totalmente descontrolada, dentro de ese cuerpo Estatal (y otros), una corrupción que ha crecido y ha causado muchísimo sufrimiento humano, innecesariamente, particularmente entre los más pobres e INOCENTES de nuestra totalmente-podrida sociedad donde ahora la vida trata casi exclusivamente de la noción de ser el más fuerte y el más malo posible para poder solo medio sobrevivir en esta economía y sociedad repleta de delincuencia y violencia (ver detalles más abajo), consecuencia de la descontrolada codicia, una sociedad que ha sido sequedad y destruida por las actuales y tradicionales clases dominantes venezolanas y algunos socios colombianos (como Alex Saab) donde ellos se han enriquecido de manera absolutamente grosera a expensas de por lo menos 90% de la población venezolana que hoy vivimos en pobreza.

Ese control que Chávez tenía, ya no existe, por nada.

Hoy --- y desde el 2013 --- la frontera equivale a la anarquía total, pero desde entonces esa anarquía ha poco a poco infectado el resto de nuestro país, algo que hoy creo que todos sabemos porque lo vemos y lo vivimos todos los días aquí en Venezuela, un país que una vez fue tan bello, con gente bella, y con mucha gente buena, pero que poco a poco se fue transformado en el Infierno Terrestre que es.

Saben, había empezado a escribir sobre este asunto fronterizo y sobre los relacionados peligros para el resto de nuestro país en el 2012-2013 cuando los paramilitares colombianos y la delincuencia colombiana empezó a infiltrarse en Venezuela --- vía mi pueblito fronterizo entre otros (ver detalles más abajo) --- después del inicio de las "negociaciones de paz" en Colombia (2012), lo cual estaba forzando a esa criminalidad de salir de Colombia y venirse a Venezuela (y Ecuador también), pero, absolutamente nadie me paró, y no solo a mí, sino también a otros escritores aquí en Aporrea, que, si bien recuerdo, también lo advertían.

Bueno, hoy estamos viviendo las consecuencias de esa sordera Estatal y del inmenso e irresponsable descuido y la tremenda indiferencia demostrada (y practicada) por el actual Estado venezolano en esta materia desde el 2013.

Así lo veo.

Por eso me fui de la frontera y me mudé a la costa (2016-2017), donde ahora, desafortunadamente, así como en todo el resto del país, la anarquía reina también, las mafias, las corrupción Estatal, el crimen organizado, la delincuencia, y la barbaridad y la decrepitud humana en todas sus formas, a nivel nacional.

La mentira, el engaño, la estafa, el soborno, la extorsión, la viveza criolla, la irresponsabilidad, el oportunismo, el amiguismo, el nepotismo, el facilismo, la falta crónica de mantenimiento, la mediocridad, las cosas mal hechas, el robo, el hurto, los atracaos, los secuestros, las torturas, los asesinatos selectivos, las desapariciones forzadas, las violaciones, etc., etc., etc., son cosas que hoy vemos todos los días en grandes cantidades en casi todos los lugares del país, pero más de que nada, en la frontera (ver los detalles más abajo).

Por eso debo finalmente irme del país, no puedo trabajar honestamente aquí ni vivir decentemente sin arriesgar mi vida y la de mi esposa. Por ejemplo, pongo mi vida en grave riesgo solo al escribir este artículo.

Es terrible.

Bueno …

Trataré de organizar estas cosas que les voy a contar de manear que sea más fácil leerlas, y espero que resulte, es mucha información y es muy difícil organizarla para que sea absorbida de manera fluida, especialmente bajo las condiciones actuales con las continuadas fallas eléctricas y del internet que no permiten necesariamente hacer un trabajo bien hecho como me gusta hacerlo.

En tal caso que lo que lean más abajo no tenga mucho sentido u orden, o que hayan equivocaciones y errores, les pido disculpas de una vez y les doy las gracias de antemano.

Gracias por su comprensión.

Ha sido muy difícil escribir esto sobre un periodo tan largo (6 días) plagado de fallas y frustraciones, pero considero imperativo que los lectores que no conocen la frontera (la mayoría me imagino) conozcan por lo menos algunas cosas sobre lo que ocurre diariamente en la frontera para que no se dejen engañar por las cosas irresponsables que el actual Estado venezolano dice (¡proclama! como si fuera verdad) sobre lo que ocurre en la frontera, una frontera que igualmente la mayoría de ellos tampoco conocen, y además, seguro que le tienen mucho miedo porque, en mi estimación, son una cuerda de cobardes (en mi opinión personal por supuesto, y no uso la palabra cobarde como una forma de insulto, sino que la uso en base a su definición textual) … porque casi siempre le echan la culpa a los demás por todo y casi jamás enfrentan la verdad de cara, ocultan, mienten, manipulan, tuercen, y se esconden, etc., así como haría cualquier cobarde en cualquier parte del mundo.

Y esa es mi opinión.

Y repito, no es un insulto, es mi percepción concreta de la realidad.

Además, no es odio porque no me importa lo que les pase, pueden hacer lo que les dé la gana con sus vidas, a mí no me importa, es una falta de respeto total de parte mía, eso es todo, no los respeto, y punto, y quiero que todos lo sepan.

No veo en ellos absolutamente nada que yo pueda respetar, nada.

Es así de sencillo.

CONSIDERACIONES

Antes de presentarles las informaciones (más abajo), quiero decir una cosa ya que esta cosa tiene todo que ver con lo que ocurre en la frontera, donde a menudo los familiares de los delincuentes, de los paramilitares, y de otros criminales, de ambos lados de la frontera, los protegen, pero de manera completamente consciente e intencional, "protegiendo a los suyos."

Los albergan y los esconden de las respectivas autoridades, tanto así que algunos o muchos profesionales que trabajan directamente para el Estado venezolano en la frontera, los protegen, como por ejemplo una enfermera que conozco personalmente que ha llegado hasta el extremo de construir una entrada "secreta" para resguardarlos y guardar las cosas robadas, las armas, etc., en su propia casa … y después sale tranquila a su trabajo en un hospital del Estado venezolano donde se hace pasar por buena y bonita (aunque es una gorda fea mal hablada), donde cura las heridas de las víctimas de los mismos criminales que ella alberga y protege (venezolanos y colombianos).

Ven, una de las cosas que a mí personalmente no me gusta de la cultura venezolana, de hecho, es una cosa que me disgusta enormemente --- y es una de las principales razones por lo que me iré de este país lo más pronto posible ya que no le veo absolutamente ningún mejoramiento a corto o a mediano plazo antes de que me muera (me estoy muriendo) ---, es la tendencia a "proteger a los suyos" aun cuando "los suyos" son culpables de haber cometido actos corruptos o delictivos, incluso crímenes graves como el secuestro, la extorsión, la violación, la tortura, y el asesinato arbitrario.

Por ejemplo, conozco personalmente a una mujer en la frontera --- no la enfermera --- que en vez de mandar a sus dos hijos a cárcel de por vida, como debería ser, ella los resguarda escondidos en su casa. Estos dos jóvenes delincuentes, muy peligrosos, unos psicópatas muy enfermos del alma, casi mataron a una niña torturándola y violándola con un palo. Sí señor, hasta ese extremo llega aquí en Venezuela esa noción de "proteger a los suyos."

El actual jefe de estado venezolano hace igual. Un perfecto ejemplo de esto --- potencialmente --- sería el caso de Alex Saab. Veremos lo que ocurre en los próximos meses.

Bueno …

Este comportamiento no es solo una aberración humana en mi estimación, sino también es una abominación, en mi libro.

Esto había cambiado un poco, o había empezado a cambiar con Chávez a partir del momento en que él expresaba, siempre, regularmente, repitiéndolo casi todos los domingos en su programa televisivo Aló Presidente, que nosotros siempre deberíamos enfrentar y asumir nuestras responsabilidades, no evadirlas, sin embargo, cuando él murió, esa noción de asumir sus responsabilidades murió con él, y hasta que no venga otro Chávez (¿tal vez en 2000 años?), esa noción quedará enterrada, especialmente bajo el mando de personajes como los que hoy gobiernan a Venezuela, quienes en vez de inspirar la responsabilidad, la verdad, el honor, la valentía, y el amor al prójimo, más bien inspiran la irresponsabilidad, la mentira, la viveza criolla, la cobardía, y el amor a si mismo y al dinero a expensas de los demás.

Ven …

Yo crecí buena parte de mi vida en una cultura completamente diferente a la cultura venezolana, donde, sin importar quien fuera, rico o pobre, uno debe siempre asumir su responsabilidad, y a palos si fuera necesario, y punto, donde quienes no asumen su responsabilidad son considerados cobardes y son castigados y excluidos del resto de la sociedad hasta que aprendan a asumir su responsabilidad, todo lo contrario de la cultura venezolana, en general por supuesto.

Por ejemplo, a los 15 años de edad, me encontré en cárcel después de haber atacado a un cura con un cuchillo para defenderme (hermano sádico del obispo de entonces) quien me secuestró para tratar de violarme.

Él no fue a cárcel inmediatamente (ni tampoco después) porque a él no se le había encontrado nada de qué culparle en el momento, pero yo sí fui a cárcel inmediatamente ya que yo lo ataqué con un cuchillo (un delito penal), aunque el incidente fue fundamentalmente la culpa del cura. Bueno, también le robé su carro (otro delito penal) para escaparme y lo choqué contra un sitio de construcción.

Eso ocurrió en el comienzo de los años 1970 en St-Anne de Beaupré, Québec, Canadá, en caso que a alguien le interese.

Bueno, aunque mis padres y mis familiares sabían que lo ocurrido no fue precisamente toda culpa mía, el hecho es que ninguno de ellos trató de justificar mis malas acciones (atacar a cuchillazos y robar un carro), nadie intentó tratar de exculparme de mis responsabilidades frente a las autoridades, o inventar excusas, o acusar al cura, ni nada así, no señor, yo debía enfrentar la realidad solo, cara a cara, y así lo hice, asumí mi responsabilidad, y siempre les seré muy agradecidos a mis familiares, a los abogados, y al juez, porque eso fue lo que me enseñó a ser 100% responsable de mis acciones.

Por eso no soy un cobarde.

Aprendí de manera muy real cómo hacerle cara a la verdad de manera valiente.

Por eso, debido a ese incidente, yo no le tengo nada de miedo a la verdad, ni tampoco le tenía miedo a Chávez, quien conocí personalmente. Chávez siempre enfrentaba la verdad de cara, valientemente, no como un cobarde. Sin embargo, por otro lado, y por eso mismo, yo sí le tengo mucho miedo al actual jefe de Estado venezolano, y a sus colaboradores.

En mi libro, algunas de las personas más peligrosas del planeta son aquellas personas que son capaces de intencionalmente, calculadamente, y conscientemente esquivar o evadir sus responsabilidades ya que a esas personas normalmente no les importa un carrizo el hecho de que cada vez que ellos no asumen su responsabilidad, otras personas sufren, normalmente los más INOCENTES. Además, y a menudo, cuando este comportamiento de cobarde se aplica a gran escala, como en el caso de la gobernanza de nuestro país, las consecuencias pueden ser devastadoras, particularmente para las personas más honestas, INOCENTES, y débiles de nuestra sociedad, y las son.

Por eso estamos así, digo yo.

INFORMACIONES

No sé donde empezar ya que podría contarles historias durante horas sobre mis experiencias personales durante un periodo de más de 20 años en la frontera colombo-venezolana …

Entonces, empezaré con lo siguiente, pero por favor recuerden que estas palabras son mis opiniones y observaciones personales, no son acusaciones, ni son insinuaciones o especulaciones, ni nada al estilo, a menos que lo indique así o que haya cometido un error en la escritura.

Empiezo …

Es absolutamente irracional que el actual Estado venezolano esté culpando al jefe de Estado colombiano por el asesinato extrajudicial en Tibú, Colombia, de los dos jóvenes delincuentes venezolanos mencionados en el comienzo de este artículo, ya que es altamente probable que el Estado colombiano no tenga absolutamente nada que ver con lo ocurrido.

Verán por qué digo eso, más abajo, donde les presento un montón de ejemplos reales de las cosas que ocurren en la frontera a diario, cosas que básicamente no tienen nada que ver directamente con el Estado (colombiano o venezolano).

En este caso hablo de la frontera con Colombia, sin embargo, que yo sepa, cosas muy parecidas ocurren también el la frontera con Brasil, y en la frontera (acuática) con Trinidad donde fui una de las víctimas de este tipo de cosas. Fui violentamente secuestrado, torturado, y casi matado por un grupo armado de criminales dirigidos por, por lo menos, un paramilitar colombiano, pero en territorio venezolano (Guiria).

Además …

Es igualmente irracional de acusar arbitrariamente al Estado colombiano de algún crimen cometido en contra de venezolanos y venezolanas en Colombia, ya que el mismo Estado venezolano comete crímenes parecidos y aun peores y de manera posiblemente más regular y sistemática, en territorio venezolano, no solo en contra de colombianos (como ocurre regularmente en la frontera), sino igualito contra sus propios ciudadanos venezolanos en su propio territorio (Venezuela), algo que ocurre regularmente (ver los ejemplos abajo), como por ejemplo, el secuestros, las desapariciones forzadas, las torturas (aun hasta al muerte), asesinatos selectivos, asesinatos extrajudiciales, y cosas así.

Pero …

Peor todavía …

Aunque el Estado colombiano probablemente no tenga absolutamente nada que ver con lo que ocurrió en Tibú, ni con la mayoría de los crímenes cometidos en contra de venezolanos y venezolanas en Colombia, el actual Estado venezolano culpa al Estado colombiano por un crimen que podría ser considerado menos barbárico que los crímenes que el actual Estado venezolano comete regularmente en contra de su propia gente, en contra de VENEZOLANOS, crímenes de LESA HUMANIDAD siendo investigadas actualmente por la ONU y la CPI, como la tortura hasta la muerte de INOCENTES, las desapariciones forzadas de INOCENTES, la violación violenta sexual intencional de hombres y mujeres INOCENTES bajo su custodia, y los asesinatos selectivos de INOCENTES (no delincuentes como en el caso de Tibú por ejemplo), incluso menores de edad (ver los ejemplos más abajo).

Ver ejemplo de tortura hasta la muerte aquí: https://www.aporrea.org/ddhh/n358513.html

Bueno.

Quiero demostrarles con ejemplos reales de cosas que he vivido personalmente en la frontera, que los crímenes cometidos en la frontera de ambos lados de la frontera, crímenes que a veces son muchos y muy graves, como de cortarle las cabezas a sus víctimas (ver la noticia en la conclusión), ocurren normalmente debido a un montón de factores que no tienen absolutamente nada que ver con el resto del país (Venezuela o Colombia), o sea, son elementos particulares a la frontera, una de las más peligrosas fronteras del mundo, y normalmente no tienen nada que ver con la política o con la gobernanza de ambos países, sino con asuntos casi únicamente fronterizos donde estarían involucradas muchas personas y grupos diferentes, pero todos con una cosa en común, la codicia a expensas de los demás. Algunos grupos son locales, otros son nacionales, y otros internacionales como en los asuntos del narcotráfico por ejemplo, donde se pelean entre ellos mismos por el control de los más lucrativos negocios fronterizos como el contrabando, el narcotráfico, la extorsión, la protección, etc., y sus asociados negocios fronterizos como los restaurantes de lujo, los centros de entretenimiento privado (hoteles y piscinas por ejemplo), clubes de tejos (un juego fronterizo donde se lanzan pesos de plomo contra un artefacto explosivo), la prostitución, etc.

La criminalidad fronteriza es muy particular y no se puede igualar a la criminalidad que ocurre en el resto del país (Colombia o Venezuela).

Básicamente, la frontera está lejos del alcance y del control real de ambos gobiernos (Colombia y Venezuela) ya que los grupos armados irregulares que controlan la frontera son mucho más fuertes que las fuerzas armadas oficiales de cada uno de los dos Estados (Colombia y Venezuela), o sea, ni el gobierno de Colombia, ni el gobierno de Venezuela tienen el control del la frontera … y yo personalmente creo que eso les conviene porque muchos políticos y altos funcionarios de ambos lados de la frontera estarían probablemente involucrados en esos negocios clandestinos fronterizos ya que son algunos de los negocios más lucrativos del mundo.

(Lo mismo o cosas muy parecidas ocurren en otras fronteras similares donde existen negocios altamente lucrativos, como por ejemplo en las fronteras entre Afganistán, el territorio ruso, Irán, Pakistán, Iraq, y probablemente Turquía, donde más de 80% de la amapola, el opio, y la heroína transita hacia el resto del mundo.)

De fachada, ambos gobiernos (Colombia y Venezuela) sí tienen el control, pero no tienen el control en la verdadera realidad de la vida del día a día en la frontera … aunque a el ejercito colombiano hace lo que pueda ya que está muy presente del lado colombiano (ver más abajo), y aunque Chávez hizo lo posible.

Bueno …

Una cosa es cierta, el actual jefe de Estado venezolano y sus colaboradores no tienen absolutamente ningún control real oficial Estatal sobre la frontera, por lo menos no de manera organizada o institucional u operacional. Un buen ejemplo de esto fue lo ocurrido hace poco en la misma frontera pero un poco más al sur de donde tuve mi taller, en el Estado Apure, donde también conozco personalmente a uno de los guardias nacionales venezolanos más corruptos y ladrones que he conocido en mi vida, quien le roba la comida a los pobres así como lo han estado haciendo --- en base a mis evaluaciones de los hechos --- Alex Saab y sus cómplices dentro y fuera del actual Estado venezolano robándonos el dinero de nuestra comida (los CLAP) a millones de pobres venezolanas y venezolanos (más de 90% de la población en mi estimación).

Ver (ejemplo en Apure): https://es.wikipedia.org/wiki/Enfrentamientos_de_Apure_de_2021

Bueno …

Contrario a lo que ocurre en el resto del país (sea en Colombia o Venezuela), la mayor parte de los crímenes en la frontera tiene que ver con:

1- el contrabando de gasolina, medicamentos, comida, aparatos domésticos, armas, dólares relacionados al lavado de dinero, bolívares para el uso en la falsificación de dólares del lado colombiano y también para el lavado de dinero, incluso bolívares provenientes directamente desde la profundamente corrupta banca venezolana que vende bolívares en secreto a grupos fronterizos (conozco un banco del Estado venezolano donde sospecho que lo hacen, y creo que sé cómo lo hacen porque lo vi personalmente), y ciertos rubros alimenticios dependiendo de la época y/o de la situación socioeconómica del momento en cada país, cosas como carne, papas, huevos, cigarrillos, ropa, calzados, y cosas así,

2- el narcotráfico (una de las principales actividades fronterizas), y

3- el ajustamiento de cuentas entre grupos fronterizos:

a) entre fracciones paramilitares y grupos armados irregulares, (AUC, Águilas Negras, FARC, ELN, etc.) --- ver ejemplos más abajo --- quienes controlan más que nada el narcotráfico fronterizo, el contrabando de gasolina y armas, y la extorsión a comerciantes, exportadores, e importadores de la región, y/o

b) entre grupos independientes locales de control fronterizo que por ejemplo imponen pago para la protección en las vías terrestres, puentes, y las trochas, y grupos de control fronterizo dirigidos por las fuerzas armadas y de seguridad de ambos países (Colombia y Venezuela) pero que cometen los mismos tipos de crímenes que los grupos independientes (extorsión, cobros forzados, etc.), y/o

c) entre delincuentes de ambos lados de la frontera, la mayoría entre las edades de 15 y 20 años, colombianos y venezolanos delincuentes que aprovechan el desorden y la falta de controles y la gravísima falta de la aplicación correcta de las leyes ( hay muchos sobornos y amiguismo y cosas así, y mucho miedo también***), principalmente del lado venezolano donde las leyes son muy mal aplicadas, donde aprovechan para cometer crímenes como el robo, los atracos a la ciudadanía local, la extorsión local, y la distribución y venta de drogas localmente, y cosas así.

*** SOBRE EL MIEDO FRONTERIZO: Uno de mis vecinos en el Táchira fue jefe de policía en la frontera y me contó que, por ejemplo, los paramilitares colombianos y sus criminales socios venezolanos se acercan a las autoridades y les entregan un montón de dinero que deben aceptar porque si no lo aceptan, entonces los asesinan a ellos o a miembros de sus familias, aun a niños y adolescentes, o sea, las autoridades fundamentalmente honestas (policías, militares, funcionarios públicos, etc.) no tienen otra opción real que de callarse y permitir que estos grupos criminales armados operen de ambos lados de la frontera. Por ejemplo, creo que fue en el 2013, en el club piscina llamado La Llovizna, un lugar muy hermoso justo antes de llegar a la entrada de la carretera hacia La Grita, en la Fría, a unos 20 kilómetros de la frontera, conocí a un jefe de policía de por allí quien con un grupo de policías y otras personas estaba celebrando sus cumpleaños, pero el tipo no parecía estar muy feliz, y es cuando me di cuenta que ese tipo --- probablemente forzadamente corrupto ---, estaría marcado para ser asesinado por los paramilitares colombianos que controlan la región y sus socios del lado venezolano, donde el paramilitarismo colombiano (o colombo-venezolano como ocurre a menudo en la frontera) controla casi todo del lado venezolano en la región de La Fría. Bueno, el día siguiente, a ese jefe de policía lo asesinaron.

Creo que este era el caso:

Ver: https://www.reportero24.com/2013/12/27/inseguridad-asesinados-jefes-del-sebin-de-lara-y-tachira/

Así funcionan las cosas en la frontera, no siempre, pero a menudo.

Sigo …

Lo que quiero decir, es que de ninguna manera sensata podría uno igualar lo que ocurre en la frontera con lo que ocurre en el resto del país, o sea, por ejemplo, sería insensato (e irresponsable) que alguien que se la pasa encerrado en Miraflores se pronuncie sobre lo que ocurre en la frontera, aun si esa persona basara sus comentarios sobre lo que dicen sus asesores en Miraflores ya que probablemente ninguno de sus asesores en Miraflores tendría un entendimiento adecuado o correcto de lo que realmente ocurre en la frontera porque ellos ¡no viven allí ni jamás han vivido allí! ¡Y casi nunca van para allá!

Además, digamos, de haber alguien entre las personas que se la pasan en Miraflores que habría ejercido sus funcione en la frontera, bueno, les digo una cosa, así como verán en un ejemplo más abajo, ellos viven en un mundo aparte, un mundo de fantasía aparte, un mundo de lujo, de carros blindados, y de guardaespaldas altamente armados, o sea, ellos tampoco conocen la real y verdadera realidad de la frontera.

Por ejemplo …

En el reciente caso del asesinato extrajudicial de los dos jóvenes delincuentes venezolanos en Tibú (Colombia) a unos 10 kilómetros de Venezuela, sería básicamente imposible determinar con certeza quienes serían los autores intelectuales o por qué los asesinaron ya que los intereses en la frontera son muchos y muy particulares a la frontera, donde incluso, como lo dije más arriba, hay muchos funcionarios públicos y políticos venezolanos y colombianos involucrados que quisieran proteger sus intereses y callar a cualquier persona que sepa algo o demasiado. Por eso, en parte, ocurren tantos asesinatos en la frontera, de ambos lados.

Pero …

De eso no se habla.

A menos que uno quisiera despertarse muerte al día siguiente, como posiblemente le habría pasado a ese jefe de policía que conocí en La Fría (arriba) o como podría pasarme a mí por escribir este artículo (espero que no).

Otro ejemplo:

Conozco personalmente a un chofer de camiones cisternas gasolineras que hace el contrabando de cisternas completas de gasolina hacia Colombia. Si un día yo supiera que lo habrían asesinado del lado colombiano como le hicieron a los dos jóvenes venezolanos delincuentes en Tibú, yo jamás podría echarle la culpa al gobierno de Colombia, simplemente porque yo sé, personalmente, que hay un montón de actores involucrados en las diferentes cadenas y esquemas de contrabando de gasolina en esa frontera, de ambos lados, y donde de un lado siempre tratan de acusar al otro lado para encubrir sus propios crímenes o errores (como en el ejemplo de Apure, arriba). Más que confunden a la gente, más pueden seguir con sus actividades criminales.

Esa es una de las tácticas comunes en la frontera, y, no por casualidad en mi opinión, también es una de las tácticas más utilizadas por el actual Estado venezolano donde andan [siempre] acusando a los demás por cualquier tontería, así confundiendo los asuntos, con el fin de ocultar la verdad.

Bueno, el mismo chofer me contó cómo funciona su asunto, pero no por completo, solo una parte:

El dueño del camión cisterna es dueño de un hotel donde también transita la droga colombiana hacia el interior de Venezuela. También es dueño de una gasolinera al lado del hotel, y de otro camión cisterna (tiene 2), todo del lado venezolano de la frontera.

Conocí personalmente al dueño también.

Cuando el dueño hace el pedido para su gasolinera, él pide llenar las dos cisternas, una que va a su gasolinera del lado venezolano de la frontera al lado del hotel, donde revenden por lo menos la mitad de la cisterna a los pimpineros*** (ver fotos más abajo), y la otra cisterna va directamente a Colombia, probablemente vía Guaramito (ver fotos más abajo), cerca de La Fría, a unos 50 kilómetros de Tibú donde fueron asesinados los dos jóvenes delincuentes venezolanos, un sector muy específico donde le ejercito, la guardia nacional , y las fuerzas especiales del Estado venezolano (del lado venezolano) controlan y participan directamente en el contrabando de gasolina.

*** Pimpineros son personas generalmente independientes que contrabandean la gasolina hacia Colombia en pequeñas cantidades, en pimpinas de 20 litros, en los tanques de sus motos, o en los tanques de sus carros, y cosas así.

La persona que controla (controlaba) el contrabando de la gasolina hacia Colombia usando sus 2 cisternas, es (era), de acuerdo con le chofer, un general de alto rango de las fuerzas armadas de Venezuela que se reporta (reportaba) al actual jefe de Estado de Venezuela (así fue hasta que me fui de allí finalmente en el 2017, no sé qué pasaría después).

Eso me lo contó el chofer, y se lo creo al 100% porque fui Miliciano para Chávez durante 5 años en la frontera donde nuestro papel era de espiar sobre el resto de las fuerzas armadas del Estado venezolano (contra la corrupción), particularmente la guardia nacional, la cual controla casi toda esa frontera del lado venezolano.

El punto es que:

Sería un general de las fuerzas armadas de Venezuela quien se encontraría a la cabeza del contrabando de gasolina hacia Colombia en ese sector, o por lo menos, en ese caso, y ese general se reporta (o se reportaba) al actual jefe de Estado venezolano, quien tal vez sepa, o no, eso no lo sé, ni el chofer tampoco lo sabe ya que le pregunté, y me dijo que no sabía si el actual jefe de Estado venezolano lo sabe (lo sabía), y yo tampoco lo sé, ni tampoco quiero saberlo, porque estoy convencido que de saberlo, le actual Estado venezolano me asesinaría.

Ver (pimpineros, 2014): https://inforedtachira.blogspot.com/2014/10/

(Para ver las fotos del contrabando de cisternas completas de gasolina hacia Colombia con la complicidad directa del actual Estado venezolano, vean más abajo donde les proveo más detalles al respecto.)

Bueno …

Lo que quiero decir …

Es que …

Si el chofer del camión cisterna gasolinera que conozco fuese asesinado, uno no sabría quien lo hubiera asesinado ni tampoco por qué lo hubieran asesinado a menos de tener testigos dispuestos a hablar (algo muy raro, casi imposible), porque muy sencillamente, habría demasiada gente involucrada en este asunto.

Habría, por lo menos:

- un general de las fuerzas armadas de Venezuela
- la familia del general
- clientes del lado Colombiano y sus competidores
- el dueño
- la familia del dueño
- los dueños de otros hoteles y gasolineras en la trayectoria
- el chofer y sus amigos y familiares
- militares venezolanos que controlan el contrabando del lado venezolano
- paramilitares colombianos del lado venezolano
- paramilitares colombianos del lado colombiano
- controladores locales de la frontera de ambos lados o in situ
- algunos funcionarios que tal vez extorionarían al chofer o al dueño
- delincuentes que aprovecharían robar al chofer
- policías que también aprovecharían de robar o extorsionar al chofer
- etc.

¿Ven lo que quiero decir?

La frontera es como una sopa hecha de un montón de ingredientes diferentes y secretos, algunos bien conocidos, y otros nuevos o muy raros o desconocidos. Puede saber bien, o puede saber muy mal, dependiendo de los ingredientes y del gusto de cada quien, o del hambre que tengan (como es la codicia).

El chofer cargaba enormes cantidades de dinero en efectivo cada vez que regresaba de Colombia. Yo lo veía cuando bajaba ese dinero del camión ya que me sentaba a fumar y tomar una cerveza de noche precisamente en el lugar donde él guardaba el camión.

Creo que la cisterna contenía 20.000 litros de gasolina y vendían esa gasolina en Colombia, una o dos veces la semana, por alrededor de $5.000 USD la cisterna (¡mucho dinero!).

Aparentemente, la mayor parte de ese dinero iba al general venezolano.

Mientras tanto, a partir del 2013, los habitantes de la región, yo incluso con mi moto, teníamos que hacer colas kilométricas durante 10 o 20 horas para conseguir gasolina una sola vez la semana o más veces (cuando había gasolina) si uno conseguía un permiso especial demostrando que uno necesitaba la gasolina para cumplir con su trabajo, lo cual los pimpineros usaban como fachada para aumentar sus negocios de contrabando, así empeorando aun más la crónica situación de escasez de gasolina del lado venezolano de la frontera.

Debido a esta situación, después de un tiempo, tuve que comprar la gasolina para mi moto y para mi taller de los pimpineros, no de la gasolinera quienes finalmente no me dejaban comprar la gasolina allí (¡¡¡ porque nadie generaba ganancias así!!! ¡¡¡ y así me lo dijeron!!!).

En el 2017, allí en mi pueblito fronterizo, antes de venirme a la costa, pagaba $5 por 20 litros de gasolina a los pimpineros, y hoy (2021), aquí en la costa venezolana donde ahora tengo mi taller, y donde ahora también existe una escasez crónica de gasolina, pago hasta $40 por 20 litros ya que no tengo carro, ni moto, ni puedo salir a hacer las kilométricas colas aquí para comprarla a buen precio, entonces me la traen a mi taller, pero revendida o pagada en dólares a las mafias donde --- en mi estimación --- el actual Estado venezolano estaría inmiscuido.

Este tipo de abuso excesivo empezó poco a poco en el 2012 cuando Chávez estaba demasiado enfermo y perdió el control (que tenía) sobre la frontera, y desde entonces, pareciera que ni al general, ni por ende a su jefe (el actual jefe de Estado venezolano) les importara un carrizo las nefastas consecuencias de la descontrolada y descarada codicia y maldad que ellos mismos permiten que exista en la frontera. Pareciera más bien que solo les interesa el dinero, ellos, y nadie más, y punto, y eso, como siempre, ocurre a expensas del bienestar de la mayor parte de la población venezolana, de la mayoría indefensa, de nosotros los INOCENTES (o pendejos).

De todas maneras …

En la frontera, repito, es a menudo casi imposible de determinar con certeza las razones por las cuales alguien sería asesinado, además, no importa la edad.

La mayoría de los delincuentes que trabajan para los paramilitares colombianos, para el narcotráfico, para el contrabando, o para las mafias y los funcionarios públicos que controlan la frontera, empiezan sus "carreras" a los 12 y 13 años de edad.

Primero los drogan, los hacen adictos, y después les enseñan a usar pistolas (iban a mi taller para pedirme si yo podía reparar algunas pistolas), y, a menudo, normalmente, antes de los 18 años de edad, son "iniciados" a su banda al mandarlos a asesinar a algún INOCENTE, cualquiera que sea, pero INOCENTE, una mujer, un niño, un bebé, un anciano, etc.

(Es algo realmente horrible.)

A partir de ese momento, esos jóvenes reclutas son utilizados como maquinas de delincuencia, incluso para asesinatos, desmembramientos de cadáveres (ver el ejemplo en la conclusión), entierros clandestinos, etc., hasta que un día ellos mismos son asesinados por sicarios trabajando en nombre de sus propios jefes para callarlos (las drogas les hacen hablar demasiado después de un tiempo).

Es un círculo vicioso del cual el actual jefe de Estado venezolano y sus colaboradores no se ocupan, por nada, excepto tal vez por Freddy Bernal, pero no sé (ni me interesa saberlo) si él lo hace por intereses propios, o por el bienestar de la Nación (Chávez se ocupaba lo mejor que podía, y yo y otras personas contribuíamos lo más que podíamos en la Milicia de Chávez).

Por ejemplo:

Uno de esos jóvenes delincuentes venezolanos que vivía en la casa al lado de mi taller, que después asesinaron a los 16 años de edad (si no me equivoco de su edad), empezó a drogarse --- dirigido por paramilitares colombianos --- a los 10 u 11 años de edad, no me acuerdo exactamente, pero era muy joven y su mamá andaba drogada todo el tiempo, creo que ella se acostaba con los paramilitares colombianos cuando transitaban por allí. A los 12 y 13 años empezó a robar, eso sí me acuerdo perfectamente porque él me robó, y a los 14 años mató a su primera víctima INOCENTE (prueba para formar parte del grupo).

A los 16 años de edad (si no me equivoco de su edad), lo mataron a él.

He conocido personalmente en la frontera a por lo menos 20 jóvenes delincuentes venezolanos entre las edades de 12 y 28 años que han pasado por lo mismo, o por cosas parecidas. Normalmente no llegan a los 20 años de edad porque son asesinados antes, pero algunos de ellos sobreviven un tiempo más. El más viejo lo mataron a los 28 años, recostado de la puerta de la casa de su mamá, frente a mi taller.

(Vean las HISTORIAS más abajo.)

Entonces …

No sé si me entienden, o si me he explicado lo suficientemente claro.

Es precisamente porque yo conozco muy bien esa frontera que cuando escucho a personajes del actual Estado venezolano y sus seguidores decir cosas sobre la frontera que no son, casi se me explota la cabeza.

Primeramente, el actual jefe de Estado venezolano y la inmensa mayoría de sus colaboradores, no saben casi nada sobre lo que ocurre en la frontera, inventan cosas, mienten, tuercen los hechos, y segundo, la inmensa mayoría de los seguidores del actual jefe de Estado venezolano, tampoco saben nada sobre la frontera.

¿Entonces?

Ni sus colaboradores políticos, ni sus asesores sentados cómodamente en Miraflores, ni tampoco quienes escriben aquí en Aporrea a favor de las arbitrarias declaraciones del actual jefe de Estado en contra del Estado colombiano, saben lo que están diciendo, porque si supieran de qué están hablando, no lo apoyarían al actual jefe de Estado venezolano en sus arbitrarias acusaciones y estarían en vez escribiendo artículos como el que estoy escribiendo en este momento.

Eso es lo que me hace explotar la cabeza.

Es casi como si mi cabeza estuviera llena de pólvora y que el detonante fuera la ignorancia, la mediocridad, y la falta de voluntad para descubrir la verdad.

HISTORIAS

Estas son algunas cortas historias sobre mis experiencias en la frontera colombo-venezolana.

1- Tuve mi taller en la frontera durante más de 7 años en el Táchira a 12 kilómetros de Colombia, y también viví y trabajé en casi toda la región del Sur del Lago de Maracaibo fronterizo con Colombia, desde El Laberinto, en el Sur del Lago de Maracaibo, pasando por Santa Bárbara del Zulia, Orope, Casigua, El Guayabo, Coloncito, La Tendida, La Fría, La Grita, San Félix, Colón, San Pedro del Río, Lobatera, Borotá, Palmira, San Cristóbal, Capacho, El Vallado, La Rinconada, Ureña, y San Antonio del Táchira, más o menos unos 200 kilómetros de frontera, además conozco un montón de las trochas que son usadas para el contrabando de gasolina, medicamentos, comida, aparatos domésticos, etc., por ejemplo, un lugar llamado Guaramito, cerca de La Fría, o las trochas de Las Minas, y las trochas del Río Táchira con sus cables de acero permanentes y ganchos para transportar los productos y las personas de un lado de la frontera al otro (cables para agarrarse debido a las fuertes corrientes del río).

Ver (trochas del Río Táchira): https://elvenezolanocolombia.com/2021/03/una-mujer-venezolana-murio-ahogada-intentando-cruzar-a-colombia-por-el-rio-tachira/

2- También conozco algunas de las trochas utilizadas por el narcotráfico y sé por ejemplo por donde el ejercito y la guardia nacional de Venezuela (y las fuerzas especiales venezolanas) controlan el contrabandeo de la gasolina venezolana barata hacia Colombia donde se revende a entre 500 y 1500 veces lo que normalmente cuesta aquí en Venezuela.

Ver (contrabando de gasolina): https://www.elinformadorweb.com/tendencias/hasta-15-gandolas-de-pdvsa-estan-siendo-usadas-para-contrabandear-gasolina-en-tachira-video/

3- También viví unos 2 años en El Vigía, estado Mérida, parte baja, adyacente al estado Zulia, a unos 100 kilómetros de la frontera con Colombia, donde existen y operan muchas mafias colombo-venezolanas y paramilitares colombianos, incluso las Águilas Negras, quienes regularmente montaban (¿montan?) listas de nombres de personas y las colocaban en las paredes de los edificios y en los postes advirtiendo que esas personas serían sus próximas víctimas de asesinatos. He visto esas listas personalmente en el sector industrial de El Vigía.

Ver (ejemplo del 2009 cuando yo vivía allí): https://www.aporrea.org/actualidad/n152957.html

4- También, sé perfectamente que, contrario a las mentiras contadas por el actual Estado venezolano, la frontera jamás fue cerrada de verdad excepto por tal vez 2 días, y eso fue en agosto del 2015, creo que fue alrededor del 25 de agosto, sin embrago, el actual Estado venezolano siguió mintiendo abiertamente durante semanas y meses después diciendo que la frontera había sido cerrada, cuando eso era absolutamente y totalmente falso (yo crucé la frontera libremente varias veces entonces). Pueden preguntarle a cualquier persona que vive en la frontera y les confirmarán exactamente lo mismo.

Ver (cierre de frontera): https://www.aporrea.org/contraloria/n276694.html

5- Desde mi taller allí en la frontera podía ver las trochas (para el contrabando) y podía ver las actividades de contrabando (con mis binoculares) que ocurrían de noche ya que en algunas trochas montañosas usaban vehículos tipo 4-tracción con luces para ver por dónde andaban en los bosques para llevar a cabo sus actividades ilícitas, normalmente entre las 11 PM y las 4AM.

6- Hasta hoy en día el actual Estado venezolano repite esa misma mentira de que la frontera estaría cerrada, hoy, mañana, o cuando sea, de que la van a abrir, hoy, mañana, o cuando sea, bla, bla, bla, porque saben perfectamente que la mayoría de los venezolanos y las venezolanas no tienen ni la menor idea de lo que ocurre en la frontera, entonces, pueden decir (mentir) todo lo que quisieran sin jamás tener miedo de ser descubiertos.

Repito, la frontera jamás fue cerrada, y punto, excepto por esos dos días, pero aun así uno podía cruzar, solo hay que saber dónde y cómo.

La frontera --- por lo menos en esa región adyacente a Norte Santander (Colombia) --- solo fue cerrada PARA CIERTAS COSAS, y solo fue cerrada A VECES y de manera intermitente aquí o allá. Por momentos cerraban una vía mientras abrían otras vías por otros lados, y así sucesivamente del lado venezolano y del lado colombiano, dependiendo más que nada de los negocios locales y sus asociadas mafias de ambos lados de la frontera que controlan el contrabando de gasolina, medicamentos, drogas, etc.

(Los gobiernos, de ambos lados, normalmente tienen poco o nada que ver, oficialmente, con la apertura y el cierre de la frontera excepto por asuntos burocráticos, nada más, cosas como la cobranza de aranceles, estampas de pasaportes, el control de las colas, etc.)

Todos quienes conocemos la frontera sabemos que podemos cruzar la frontera cuando quisiéramos, o sea, siempre se puede cruzar, hay muchas maneras de hacerlo y no hay nada que lo pueda impedir excepto de no tener el dinero suficiente para pagar los asociados sobornos a los funcionarios del Estado venezolano o protección a las mafias locales para cruzar con seguridad.

Además, siempre se puede contrabandear y traficar, especialmente ya que la corrupción Estatal de ambos lados de la frontera --- pero especialmente del lado venezolano --- es monumental, y el narcotráfico está súper bien organizado.

Todos esos negocios son demasiado lucrativos para ser impedidos o eliminados, y estoy bastante seguro que ese es uno de los temas más importantes que esos _____________ de políticos corruptos estarían negociando en secreto en México, inventando fachadas como el asunto del Esequibo y lo de Alex Saab para camuflar la verdad, para que no sepamos la verdad de lo que estarían haciendo --- entre otras cosas --- en la frontera, digo yo.

7- Conozco muy bien las cosas que ocurren en la frontera, y a veces donde ocurren estas cosas, con respecto a:

- el contrabando … hacia Colombia … de gasolina, de licor, de medicamentos, de los aparatos domésticos del programa Mi Casa Bien Equipada, de la comida del MERCAL, de la comida de los PDVAL (y ahora, me imagino, de los CLAP), y de la carne y las papas, entre otro rubros locales

- el contrabando … hacia Venezuela … de droga (específicamente cocaína y marihuana), cigarros, y de algunos productos originalmente venezolanos re-empaquetados en Colombia para ser después revendidos a precios especulativos en Venezuela (café, azúcar, caraotas, etc.)

- el contrabando, tráfico, e intercambio de criminales entre los dos países, entre ellos paramilitares colombianos, el crimen organizado de ambos lados de la frontera, mafias locales y nacionales, francotiradores y sicarios (conozco a uno), extorsionistas, secuestradores, albergadores (conozco a dos), jóvenes delincuentes venezolanos (conozco a un montón) yéndose a robar y a atracar en Colombia o a trabajar para los productores de drogas allá en sus campos de marihuana en Norte Santander, y viceversa, jóvenes colombianos viniendo a Venezuela a robar y a atracar a los venezolanos y venezolanas en los pueblitos fronterizos, y más adentro también, hasta atracan a los pobladores en lugares como Socopó, a unos 180 kilómetros de la frontera vía Barinas, y mucho más.

8- Conozco perfectamente los tipos de peligros que existen en la frontera, conozco (conocí) a un montón de venezolanos y colombianos muy peligrosos (ver más abajo), más que nada del lado venezolano de la frontera ya que mi taller se encontraba allí en una "zona roja" donde, entre otras cosas, las mulas (personas que cargan drogas) pasaban frente a mis narices casi todas las noches, no muy lejos de mi taller en el monte (un barranco), donde me sentaba a menudo a fumar cigarrillos y tomar cerveza de noche y de madrugada para ver el cielo y escuchar la naturaleza (algo que ya casi no se puede hacer allá).

9- Entre los criminales y delincuentes peligroso que conocí personalmente entonces en la "zona roja" fronteriza donde se encontraba mi taller, se encontraban:

- un paramilitar colombiano activo
- un narcotraficante venezolano importante
- un francotirador venezolano retirado del Estado venezolano
- dos mujeres que albergaban a paramilitares colombianos
- y más de 20 jóvenes delincuentes venezolanos entre los 12 y 28 años de edad.

Entre estos 20 jóvenes delincuentes venezolanos que conocí allí, por lo menos 12 o 13 estaban siendo entrenados (y drogados) por grupos paramilitares colombianos para secuestrar, extorsionar y asesinar de ambos lados de la frontera. A demás, los obligan a ponerse tatuajes para que sean más fácilmente identificados y culpados por las autoridades, así desviando la atención de los verdaderos culpables (los autores intelectuales quienes normalmente no tienen tatuajes) de los crímenes. También, los paramilitares y otros grupos de poder a menudo los usan deliberadamente para cometer crímenes de ambos lados de la frontera específicamente para tratar de culpar a un lado u otro (mafias opuestas) por los crímenes cometidos o para quitarles negocias, y cosas así, o sea, usan a estos jóvenes venezolanos y colombianos, pero más que nada venezolanos en esa región, como carne de cañón. De todas maneras, los drogan tanto que ni saben lo que están haciendo.

Es muy triste.

Eso ocurre a menudo, por eso es muy difícil saber de verdad quienes son los responsables por la mayoría de los crímenes cometidos en la frontera.

A Chávez, eso le preocupaba mucho, los jóvenes de la frontera, y a mí también, por eso trataba de ayudarles en mi taller introduciéndolos a las matemáticas y a las ciencias, a experimentos científicos, a la geografía, etc., --- creo que le salvé la vida a por lo menos uno de ellos --- pero al actual jefe de Estado venezolano y su pandilla de corruptos y ladrones (en mi estimación), eso no les importa un carrizo (en mi estimación, por supuesto). Lo que yo veo es que piensan solo en ellos mismos, y en nadie más.

¡Que se vayan al Diablo nuestros jóvenes fronterizos!

¡Y que después le echemos la culpa a Colombia!

¡Sí señor!

¡Esa sí es una buena estrategia política!

¿Verdad?

¿O no?

(CDM)

NOTA IMPORTANTE: Recuerden que todo lo que digo en este artículo y en todos mis artículos son mis opiniones y mis observaciones personales basadas únicamente en mi interpretación de la realidad. Yo podría estar completamente equivocado, aunque el la mayoría de los casos, no creo estar muy equivocado. Además, nada de lo que digo tiene absolutamente nada que ver con el odio. Repito, tiene que ver con mi falta de respeto hacia ciertas personas, o sea, simplemente no los respeto, por nada, porque no veo en ellos absolutamente nada respetable, y punto. Soy una persona muy técnica y muy matemática que mide todo y a quien no le importa ni le interesa lo que las otras personas hagan porque en mi libro, todos podemos hacer lo que nos dé la gana con nuestras vidas (tenemos solamente una vida en la cual hacer las cosas), a menos que contribuyamos intencionalmente --- o por omisión voluntaria (como hace la enorme mayoría de los políticos) --- a incrementar el malestar de los INOCENTES de nuestra sociedad y del mundo. Eso sí que me afecta y me interesa, pero para mí, eso no tiene absolutamente nada que ver con el odio, tiene que ver con la realidad, o sea, tiene que ver con las consecuencias reales y tangibles, mensurables, y verificables, tiene que ver con la verdad, y punto.

10- Entre los más de 20 jóvenes delincuentes venezolanos que conocí personalmente en mi pueblito fronterizo en esa "zona roja," hubo:

- una mujer colombo-venezolana de unos 26 años de edad que vivía a 20 metros de mi taller que fue asesinada frente a mí (yo estaba viendo por la ventana en ese momento) como a las 9 PM una noche en el estacionamiento al lado de su casa (y de mi taller), y aunque todos los vecinos escuchamos sus súplicas de ayuda, nadie fue a ayudarla (y yo menos, ella me robó), y allí ella murió, solita, desangrada, era una persona muy mala que albergaba y protegía a los paramilitares colombianos que venían a robar, secuestrar y a extorsionar a nuestra población … nadie fue a su velorio excepto por sus mamá y su hijo de 4 años quien todavía no era un delincuente, pero era tremendo, salvaje, y muy violento como su padre, el joven de 28 años mencionado en este artículo, el que mataron recostado de la puerta de la casa de su mamá frente mi taller

- un adolescente venezolano de 16 años de edad (cuando lo mataron), quien vivía en la casa justo al lado de mi taller, un engreído prepotente y muy mala persona que además me robaba mis bombillos de noche y cargaba una pistola amenazando a quien sea y cuando le daba la gana, incluso a mí, quien fue finalmente asesinado por la CICPC del Estado venezolano un día a las 7 AM … pero a nadie le dolió excepto a su madre drogadicta y muy mala persona también … ni tampoco su familia le hizo un velorio … este es el mismo que mencioné más arriba que empezó a drogarse a los 10 u 11 años de edad y a robar y a atracar a la gente INOCENTE del pueblo y a vender drogas a los 12 años de edad y que cometió su primer asesinato de una persona INOCENTE a los 14 años de edad

- un vecino que vivía a tres cuadras de mi taller, un adolescente y asesino de 14 años de edad (cuando empezó a causarme problemas) quien amenazo de matarme porque yo no quise entregarle el cobre que tenía en mi taller (yo desmontaba motores eléctricos para hacer mis experimentos científicos), era una persona muy mala y muy malvada (como en las películas de horror) --- y su madre también era una tremenda drogadicta pero era muy buena persona --- y él se la pasaba robando y extorsionando y amenazando a la gente INOCENTE a punta de pistola y siempre cargaba su pistola, era un tremendo cobarde, un delincuente psicópata quien finalmente fue asesinado en la avenido principal a alrededor de las 2 PM a la edad de 16 años (si no me equivoco), frente a todos, en pleno día, y nadie se molestó, más bien, todo el pueblo se sintió aliviado porque ese tipo era muy malo, pero muy malo … y nadie le hizo un velorio … ni su madre … y nunca se supo quienes lo mataron (eran dos encapuchados en una moto, aparentemente), pero dicen que los asesinos eran posiblemente miembros de grupos de exterminio del Estado venezolano, pero yo no sé si eso sería verdad, aunque han habido varios casos similares (ver el caso de Onia, más abajo)

- un ladrón y jefe de banda de delincuentes, 28 años de edad (cuando lo mataron), una persona muy mala, un ladrón y secuestrador muy violento que igualmente le caía a golpes a su mujer (una amiga mía), lo mataron a tiros (7 creo) en la vereda al frente de mi taller, sentado en el piso recostado de la puerta de la casa de su mamá, a las 7 PM creo que fue … tampoco le hicieron un velorio porque nadie lo quería, de hecho, todos nos preguntábamos cómo hizo para seguir vivo tanto tiempo, pero creo que su madre o algún familiar se acostaba con funcionarios del Estado venezolano, o algo así, porque él entraba a cárcel (por crímenes muy graves), y en pocos días, salía, totalmente libre, y continuaba con sus actividades criminales otra vez como si nada hubiera pasado, hasta la próxima vez, y así sucesivamente.

Era un caso muy extraño, y todos lo notábamos.

11- Cuando vivía en El Vigía, como a 100 kilómetros de la frontera, una ciudad que es directamente afectada por la criminalidad fronteriza, el paramilitarismo, y la rampante delincuencia juvenil, allí, un día, mientras yo estaba sentado tomando una cerveza frente a una licorería, una moto paso y se paró a unos 15 metros de donde yo estaba. Allí donde la moto se paró, se encontraba un joven de unos 18 años pintando una pared. El chofer se bajó de la moto, tranquilamente, saco una pistola, y le disparó 3 veces al muchacho, matándolo. El chofer, viéndome, se montó tranquilamente en su moto, y se fue. La policía llegó en menos de 5 minutos, recogieron el cuerpo, me miraron, no dijeron nada, y se fueron.

12- Igualmente en el Vigía, en pleno día, yo estaba en el centro comprando algo, creo que era un sábado, y de repente mientras caminaba hacia la panadería, vi a un montón de gente gritando y apuntando y diciéndome de no ir por allá porque habían matado a un joyero y a su vigilante en una tienda, y que los asesinos todavía andaban por allí. Eventualmente llegó la policía, se llevaron el cuerpo sin hacernos preguntas --- como que ya sabían quienes eran los perpetradores porque mucha gente los vio y no estaban encapuchados ---, y enseguida la gente siguió con sus compras como si nada hubiera pasado. Ese tipo de crimen es muy común en lugares como El Vigía, Santa Bárbara del Zulia, y otras ciudades y pueblos del Sur del Lago de Maracaibo, fronterizos con Colombia.

Ver la foto aquí: http://procedimientospolicialesvenezuela.blogspot.com/2009/01/noticias-de-sucesos-el-vigia.html

Yo estuve allí y lo vi al vigilante muerto tirado en la entrada del negocio antes de que llegara la policía (pero no vi al joyero, creo que había caído detrás del mostrador).

13- El dueño de la licorería donde tomaba cerveza en El Vigía (en el lugar donde asesinaron al joven que pintaba la pared), un día me invitó a una gallera cerca de un pueblito que me gusta mucho en el Sur del Lago llamado Caracolí, y justo al entrar a la gallera, escuchamos un tiro, en pleno día. Después vimos que habían matado a alguien. La policía vino, no preguntó nada a nadie, y se llevaron el cadáver. Todos siguieron jugando y peleando gallos, aun mientras el tipo estaba muerto en el piso.

14- Igualmente, en El Vigía, en enero del 2009, mientras yo vivía allí, un grupo de exterminio mató --- mientras comían hamburguesas en la calle --- a un grupo de 8 jóvenes venezolanos, entre ellos 4 menores de edad. Eso fue en Onia, a solo algunos pasos de donde yo tomaba cerveza (sí, más cerveza) en una cancha de bolas debajo del puente cerca de allí. Supe del incidente porque precisamente fui a tomar una cerveza (otra cerveza) debajo del puente el día siguiente, donde por casualidad me encontré con una hermana de una de las víctimas.

Ver: https://www.entreculturas.org/noticias/mueren-asesinados-8-alumnos-de-fe-y-alegria-en-venezuela

15- Un día, mientras tomaba una cerveza --- me gusta mucho la cerveza --- en una pollera en mi pueblito fronterizo en la "zona roja," llegó un paramilitar colombiano de cómo 45 años de edad vestido de uniforme falso militar venezolano (eso lo hacen mucho, se visten como otros grupos para culpar a otros), pero estaba totalmente borracho, me miró, saco su pistola, una enorme pistola plateada (no sé nada sobre las armas), me vino a ver, y me dijo que me iba a matar. Le pregunté por qué, y me dijo que si yo no era de la CIA, entonces yo era un espía fronterizo para el gobierno de Venezuela investigando el narcotráfico (de hecho estaba investigando la corrupción dentro del a guardia nacional de Venezuela en nombre de Chávez), y le dije que no, que yo era un pintor artista (soy artista), pero él no me creyó. Entonces le dibujé algunas cosas, y eso fue cuando él bajó su arma y se fue a sentar en otra mesa a tomarse otra cerveza para emborracharse aun más. Terminé mi cerveza, mientras él, siempre con su pistola en mano, me miraba con rabia y terminaba la suya, y cuando terminé la mía, me fui, rapidito. Eso no pasa todos los días en la frontera, pero sí ocurre, de día o de noche (eso fue de día). Me pasó casi igual en una pollera en La Fría (otro pueblo fronterizo) done iba a tomar una cerveza también, en la Calle 2 no muy lejos del cementerio, pero llegué como un minuto después de que algún presunto paramilitar, de día, mató a dos clientes (creo que fueron dos) en la pollera mientras comían. No pude tomarme mi cerveza allí porque cerraron la pollera justo cuando llegué. Básicamente, en la frontera, no hay ley. Hay más ley del lado colombiano --- he pasado mucho tiempo allí también, tomando cerveza también ---, porque el ejército colombiano está muy presente, pero no hay casi nada de ley del lado venezolano. Por eso los paramilitares, los criminales, y los delincuentes colombianos pueden operar fácilmente aquí en territorio venezolano, donde además, la corrupción Estatal venezolana es monumental, lo cual les facilita muchísimo las cosas.

NOTA: Estas son realidades que probablemente más de 90% de la población venezolana no ve, no sabe, ni tampoco se entera, y después se preguntan por qué hay tanta criminalidad en el interior del país, bueno, es porque la corrupción masiva fronteriza --- particularmente a partir del 2012 cuando Chávez empezó a perder el control sobre la corrupción fronteriza debido a estar demasiado enfermo --- permite que estos delincuentes y criminales ingresen al país y viajen libremente hacia el interior de Venezuela. Solo necesitan cargar suficientes dólares para entregar en las alcabalas, y así, pasan libremente. Cuando Chávez mandaba, él se aseguraba de hacer una rotación de 3 meses de los efectivos de seguridad del Estado venezolano en la frontera precisamente para disminuir la corrupción, pero cuando él murió (fue asesinado en mi estimación), todo eso cambió y se convirtió en un tremendo negocio (libre comercio) para los funcionarios y políticos más corruptos del Estado venezolano y sus "socios," las mafias colombianas.

Así lo entiendo.

Bueno …

Podría seguir contándoles historias reales sobre las cosas que ocurren en la frontera …

Pero hasta van más de 10.000 palabras escritas (muchas, ay, ay, ay) y van 6 días de frustración escribiendo esto bajo estas horribles circunstancias de fallas eléctricas y fallas de internet continuas …

Ay, ay , ay …

Tengo que irme de este país …

Ya no lo soporto.

(Es que no me entra en la cabeza que dos de los sistemas de infraestructura más sencillos y fáciles de operar y de mantener en el mundo, el sistema eléctrico, y el sistema de internet, los cuales eran bastante buenos aquí en Venezuela antes del 2013, se han transformado en unos de los peores del mundo. Eso me entra en la cabeza. No hay ningún misterio o secreto en cuanto a las operaciones de estos dos sistemas. Es muy fácil, aun niños de primaria podrían operar estos sistemas a nivel nacional con mejores resultados. Igual ocurre con el sistema de distribución de agua, el cual igualmente es muy sencillo, pero que igualmente se ha convertido en un total desastre bajo el mando actual. Realmente, yo no sé qué tipo de cerebros tiene la gente que el actual jefe de Estado ha estado designando para estas cosas. Realmente, es algo espantoso, y horrible, especialmente porque cada pequeño descuido, cada pequeña falta de mantenimiento, y cada pequeño robo de equipos que ocurra en esos sectores, se acumulan muy rápidamente y se demorarán, algún día tal vez, décadas en reparar para que estos sistemas operen otra vez como operaban antes del 2013. Es increíble. Y solo por esas dos cosas, el internet y la electricidad, yo no puedo generar suficiente dinero para sobrevivir en este país. Por eso debo irme. CDM)

CONCLUSIÓN

Como pudieron ver arriba, sería (es) terriblemente irresponsable de acusar únicamente al Estado colombiano de cometer actos criminales en contra de venezolanos y venezolanas en Colombia porque la violencia y los actos criminales que se cometen de ambos lados de la fronteras son muy parecidos, y eso, debido a que son actos cometidos por grupos de ambos lados de la frontera que operan igualmente de ambos lados de la frontera, o sea, los horribles crímenes que ocurren del lado colombiano, ocurren casi idénticamente (o peores) del lado venezolano donde existen significativamente menos controles Estatales.

A veces estas cosas son cometidas por efectivos del mismo Estado venezolano, contra venezolanos y contra colombianos también, otras veces son cometidas por paramilitares colombianos, y otras veces por grupos de exterminio y cosas así, o por bandas de delincuentes locales, etc., pero nadie sabe de verdad cómo el asunto funciona todo el tiempo, ni tampoco se sabe con claridad quienes son los verdaderos responsables, es más, les digo una cosa, estoy seguro que ni el mismo Estado venezolano lo sabe, porque si lo supieran, este tipo de cosas no seguiría ocurriendo tanto y yo no estaría viviendo ahora aquí de en la costa venezolana tan lejos de mi pueblito fronterizo que tanto me gustaba, pero que ya no me gusta, porque no puedo, no puedo permitirme esa alegría porque es demasiado peligroso y el actual Estado venezolano, el cual en mi estimación esta repleto de hablapajas y corruptos a quienes no les importa nada (excepto ellos mismos), básicamente no han hecho nada al respecto desde que Chávez murió (fue asesinado en mi estimación).

Cuando Chávez mandaba era mucho mejor, el Estado controlaba la frontera bastante bien, pero no ahora, nada, la frontera es controlada por todos tipos de mafias y grupos de poder, por bandas criminales y delincuentes de todos tipos, incluso y a veces aun mayoritariamente por funcionarios corruptos del actual Estado venezolano. Yo sé por ejemplo donde se reúnen en secreto, en un hotel en Lobatera como a dos cuadras de la plaza en la vía que la buseta toma para salir del pueblo donde se reúnen en sus carros de lujo blindados, entre ellos Hummers, con escoltas y guardaespaldas militares venezolanos y privados, y eso lo sé porque fui allí dos veces (pasaba por allí a veces y buscaba una posada), pero, no me dejaron entrar y a punta de ametralladoras, caras feas, y pistolas me apuntaron las dos veces, hacia la plaza.

¡Fuera de aquí!

Saben, poco antes de que casi todos los jóvenes delincuentes que yo conocía en mi pueblito fronterizo se fueran del país a Colombia, Ecuador, y Chile, en el 2016 creo que fue, nos despertamos una mañana con un zamuro muerto, uno muy negro y muy grande, con las alas abiertas, cara abajo, sobre el asiento de la parada del autobús, como para anunciar que iban a haber masacres si los delincuentes no se iban del pueblo.

El mensaje fue claro.

El día siguiente, casi todos esos jóvenes delincuentes, entre ellos menores de edad (de 14 a 18 años), se fueron, y los que quedaron, fueron asesinados, como los que mencioné arriba, eran mis vecinos, y todo eso ocurrió sobre un periodo de unos 6 meses, pero yo me fui de todas maneras porque ya no podía trabajar allí, y además sé que la criminalidad en ese pueblito se pondrá peor todavía porque ahora la población ha doblado y el pueblo está lleno de gente mala y muy mala del interior (de Caracas, Valencia, etc.) que fueron para allá a ganarse sus vidas exclusivamente de la criminalidad fronteriza, del contrabando, el narcotráfico, la extorsión, el secuestro, etc.

Es muy feo.

Pero … nadie … en Miraflores … escucha … ni les importa … tienen "mejores" cosas que hacer … como de negociar pactos corruptos y secretos con los ricos empresarios, banqueros, y las clases dominantes de nuestro país … allá en México … lejos de nuestras fronteras, sin que sepamos nada sobre lo que realmente estarían negociando en privado.

(¿Por eso los elegimos a esos personajes? ¿Para que hagan pactos secretos entre ellos mismos? ¿Ah? ¿Eso es democracias? ¿Eso es revolución? ¿Eso es correcto? ¿Ah? ¡Sí Luis!)

A nadie en el poder ---de cualquiera tendencia política que sea --- pareciera importarles un carrizo la destrucción de la vidas de alrededor de 2.000.000 de venezolanos y venezolanas quienes viven a lo largo de nuestras fronteras.

Tampoco les interesa las consecuencias, donde debido al descontrol (¿intencional?) fronterizo, el nivel de criminalidad a nivel nacional ha crecido vertiginosamente, tanto así que hoy somos el país #1 del mundo en cuanto a la delincuencia y la criminalidad en general y el país # 6 de las Américas en términos del crimen organizado (aquí hay mucha desorganización en el crimen porque hay muchas fracciones diferentes involucradas, especialmente en la frontera).

Ver (delincuencia): https://worldpopulationreview.com/country-rankings/crime-rate-by-country

Ver (crimen organizado): https://www.aporrea.org/internacionales/n368595.html

Esa es la verdad.

Mi pueblito fronterizo era un pueblo tan bonito y seguro y tranquilo (las vacas y los caballos me visitaban todos los días, en mi portón) pero hoy está totalmente destruido por quienes hoy gobiernan el país, por su descuido, su arrogancia, y su tremenda irresponsabilidad como gobernantes. Muchos, sino todos los pueblitos fronterizo hoy están viviendo la misma cosa, Ureña, Capacho, Lobatera, San Pedro, Colón, San Félix, La Fría, Coloncito, El Guayabo, Orope, etc., etc., etc.

Ahora, con respecto a los dos jóvenes delincuentes venezolanos que fueron asesinados extrajudicialmente en Tibú, Colombia, hay muchas versiones diferentes y torcidas del asunto, especialmente torcidas por el actual Estado venezolano y sus colaboradores y seguidores, pero la mejor versión que encontré, creo, es esta versión (un video de las noticias locales de allá).

Ver: https://www.youtube.com/watch?v=RB58w4rq5iY

Allí en ese video se ve que fueron personas desconocidas quienes se llevaron a los dos jóvenes para enseguida ejecutarlos. También los muestran ejecutados. No se sabe quienes fueron los asesinos, ni porqué los mataron a los jóvenes, pero fue muy parecido al lo que ocurrió --- por ejemplo --- en el sector de Onia en El Vigía (más arriba), cuando asesinaron a esos 8 jóvenes venezolanos, entre ellos 4 menores de edad, cuando yo vivía allí.

También, este caso, se parece al caso donde un funcionario policial del Estado venezolano asesino intencionalmente a un joven venezolano menor de edad de 14 años de edad llamado Kluiverth Roa, en San Cristóbal, una ciudad venezolana también fronteriza con Colombia (a unos 30 kilómetros de Colombia).

Ver: https://www.aporrea.org/ddhh/n268479.html

Lo que quiero decir es que encuentro profundamente innoble y además tremendamente irresponsable de parte del actual Estado venezolano de acusar al jefe de Estado de Colombia por crímenes que ocurren del lado colombiano de la frontera cuando los mismos y aun perores crímenes ocurren regularmente del lado venezolano de la frontera.

Como pudieron ver arriba, yo soy testigo de primera mano de algunas de estas cosas cometidas por el mismo Estado venezolano, en este caso por la CICPC donde asesinaron a mi vecino de 16 años de edad (si no me equivoco con su edad, lo conocí desde que era niño) en su casa justo al lado de mi taller.

NOTA: No estoy diciendo que hicieron algo bueno o malo, no, simplemente estoy diciendo que lo asesinaron porque eso es precisamente lo que ocurrió, lo asesinaron. Tal vez fue algo malo, o tal vez fue algo bueno, eso es para que cada quien de decidir.

Pero, si quieren ver algo aun más horrible, algo que ocurrió en la frontera no tan lejos de mi taller (24 kilómetros), un crimen cometido por jóvenes venezolanos, la mayoría menores a los 25 años de edad, entre ellos algunos que yo probablemente conocí (normalmente usan apodos entonces no conozco su nombres reales), vean lo siguiente:

"Táchira: Detienen a cinco presuntos paramilitares con tres cabezas humanas en la frontera con Colombia"

Ver: https://www.aporrea.org/ddhh/n344536.html

¿No creen que después de un incidente de este tipo, no habrán más asesinatos violentos de otros jóvenes venezolanos en la frontera, de ambos lados, para vengarse de esta barbaridad que cometieron?

Por eso precisamente, uno no debe saltar a conclusiones y juzgar o condenar a nadie por nada en la frontera a menos de poder obtener PRIMERO (no después) todas las evidencias verificables correspondientes. Este es un de los más graves errores que el actual Estado venezolano comete regularmente y públicamente, no solo con respecto a la frontera, sino con respecto mucho asuntos.

Bueno …

Ven …

Aquí en Venezuela …

El actual Estado venezolano arresta ilegalmente, secuestra, encarcela, tortura, y asesina a su propia gente de manera bastante regular y sistemática desde el 2013, y lo hace igual o peor que lo hace el Estado colombiano, entonces, me parece además totalmente absurdo de acusar al Estado colombiano de algo que el actual Estado venezolano hace igual o peor o "mejor" desde el 2013.

Además, visto desde otro punto de vista, pareciera que Venezuela está otra vez copiando a EEUU (su supuesto enemigo además) ya que EEUU acusa a otros Estados de ser genocidas por ejemplo, pero ellos mismos hacen lo mismo, o peor.

¿Entonces?

No solo Venezuela ha:

- copiado el deporte nacional de EEUU y sus asociados negocios,

- copiado las competencias de "belleza" de EEUU (la bárbara, salvaje, y retrograda explotación de las mujeres),

- copiado la música de EEUU que glorifica la maldad, la violencia, la delincuencia, la degradación sexual, la violación sexual, el machismo, el racismo, la tortura, el asesinato, el robo, el consumo de drogas, y la decadencia humana en general,

- copiado la programación televisiva de EEUU, a menudo muy violenta, machista, y degradante,

- copiado el racismo sistémico de EEUU (particularmente bajo el mando actual, vean la publicidad de Estado por ejemplo),

- copiado el consumismo descerebrado de EEUU,

- copiado la noción de la codicia y de la "paz y prosperidad" de la élite de EEUU,

- copiado el capitalismo de EEUU (pero mucho peor),

- copiado las zonas francas de EEUU,

- copiado la privatización del Estado como lo hace EEUU,

- copiado el sistema político de EEUU,

- copiado el guerrerismo verbal de EEUU, y

- copiado (adoptado) la moneda de EEUU (el dólar),

… sino que ahora estamos copiando su tremenda arrogancia y su tremenda desfachatez, creyéndonos mejores que los demás países, lo cual es tristemente irónico ya que no creo que Venezuela actualmente tenga absolutamente ningún mérito ni nada bueno (positivo, constructivo) que ofrecerle al mundo que no tenga algo que ver con negocios corruptos, o con las drogas, o con el lavado de dinero, y cosas así, todas cosas destructivas a largo plazo. EEUU por lo menos tiene algunas cosas buenas (positivas, constructivas) que ofrecer al mundo a cambio de su arrogancia y desfachatez, pero Venezuela, nada, digo yo (pero tal vez me equivoque).

Venezuela es hoy como un delincuente de calle tratando de enseñarle al mundo cómo vivir bien.

Así lo veo, así lo siento.

Ahora …

Otra cosa …

Ustedes saben que:

- yo no escribo sobre la política, porque no sé nada sobre la política,

- no escribo sobre los deportes, porque no sé nada sobre los deportes, y

- no escribo sobre el entretenimiento, porque no se nada sobre eso,

… entonces, de igual manera, creo que el actual Estado venezolano y sus seguidores --- antes de expresarse sobre lo que ocurre en la frontera con Colombia --- deberían primero reflexionar y tomar en consideración el hecho de que (así me parece) ellos mismos no saben absolutamente nada sobre lo que ocurre en la frontera, entonces si no saben nada sobre el asunto, ¿por qué carrizo expresarse al respecto?

¿Por qué acusar?

¿Por qué juzgar?

¿Ah?

¿Solo para aparentar?

¿O solo para hacerse pasar por bonitos o inteligentes o eruditas y cosas superficiales así?

Además, creo que de expresarse públicamente sobre un tema que uno no conoce (a menos de indicarlo así), es de muy mal gusto, puede ser deshonesto, y puede ser muy dañino también, como en el caso actual de la frontera donde el actual jefe de Estado venezolano está --- repito, está --- poniendo en grave riesgo las vidas de todos los venezolanos y las venezolanas que viven en la frontera debido a sus arbitrarias acusaciones en contra del Estado colombiano, así creando aun más xenofobia y mucho más peligro para los 2.000.000 o más venezolanos y venezolanas que viven en la frontera de que sean víctimas arbitrarias de las bandas criminales fronterizas colombianas que sin duda aprovecharán sus ___________ de palabras para infligir más daño, por ejemplo ahora posiblemente entrenando a más jóvenes reclutas delincuentes para que vayan a matar a más venezolanos INOCENTES como pruebas de entrada a sus bandas.

(CDM)

Además …

Creo que, de uno hablar paja, es de ser terriblemente mediocre en el mejor de los casos, como por ejemplo cuando los borrachos, tomando sus cervezas frente a una licorería hablan paja, hablando de cosas que no saben pero tratando se hacerse pasar por cultos y eruditas y cosas así, cuando no lo son, por nada.

Pero más que nada, creo que ese tipo de comportamiento, es irresponsable, especialmente cuando viene desde el seno del Estado.

En este caso, lo correcto sería --- antes de acusar al jefe de Estado colombiano --- de esperar a recibir las evidencias, enseguida analizarlas en un contexto amplio y sensato, tomando en consideración cosas como las que les presenté más arriba, y después pronunciarse, pero de manera responsable, no de manera infantil y arbitraria y guerrera así como lo están haciendo actualmente.

Da vergüenza, realmente.

No es que me importe mucho lo que le ocurra al actual jefe de Estado venezolano y a sus colaboradores o a sus seguidores, no, de hecho, pueden todos irse donde mejor les convenga, a mí no me importa, y tomaría una cerveza en su honor, pero lo que sí me importa son las vidas de los 2.000.000 o más venezolanos y venezolanas, muchos de ellos INOCENTES, que viven en la frontera, y, que los lectores de Aporrea no se dejen engañar por la declaraciones del actual Estado venezolano (sobre la frontera) y que tengan la oportunidad de conocer algunas verdaderas sobre las cosas que realmente ocurren la frontera colombo-venezolana antes de tomar lados.

Por eso escribí este artículo.

Les digo, no se puede confiar en las cosas que dice el actual Estado venezolano, ni tampoco en muchas de las cosas que dicen sus colaboradores y seguidores porque ellos simplemente repiten las mismas cosas que el actual Estado venezolano dice sin saber necesariamente de qué están hablando.

En este caso, particularmente porque andan tan desesperados ya que están siendo investigados a fondo por corrupción y por crímenes de LESA HUMANIDAD por la ONU y la CPI, a los actores del actual Estado venezolano creo que no les conviene decirnos la verdad sobre lo que realmente ocurre en la frontera.

N.B. Pareciera más bien que estarían tratando de incitar a una guerra armada entre los dos países para encubrir algunas cosas que no quieren que sepamos, o algo así. No lo sé, pero es muy extraño el asunto. De cualquier manera que sea, creo que ya es demasiado tarde para corregir la situación. El actual jefe de Estado venezolano se ha pasado de la línea, y creo que en los próximos meses y años veremos muchísima más violencias en la frontera, y muchísimos más venezolanos y venezolanas asesinados y asesinadas debido a sus muy mal habladas palabras. Y esa es mi opinión.

oscar@oscarheck.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1403 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor