Entonces compañeros de Aporrea: ¿No les duelen nuestros dos niños asesinados en Colombia?

No acostumbro a repetirme, pero se me prendió una señal de alarma cuando observo en este portal un sinfín de artículos sobre el lamentable fallecimiento del general Isaías Baduel y ningún, léase bien, ninguna reflexión sobre los que ocurrió hace pocos días en Colombia, también fue noticia dolorosa de primera plana.

Confieso no he contabilizado tal cantidad de artículos sobre #Baduel, pero ciertamente son muchos, llenan las listas de aporrea donde colocan los artículos de opinión.

También confieso que mucho menos los he leído, con excepción del que lleva la firma de Eligio Damas, el compañero que de manera elegante me reta por este portal, dándonos la oportunidad de un diálogo sincero y afable. Por supuesto, también leí el texto de mi admirado José Sant Roz, una voz racional sensata que, sin perseguir un fin político, como no sea hacerlos razonar, entrar en razón, clamar algo de sindéresis.

Por suerte el gobierno Bolivariano, junto a otras instituciones del estado venezolano, se han movilizado inmediatamente atendiendo la urgencia, impostergable, en el caso de nuestros dos pequeños asesinados sin misericordia en Tibú, Colombia frontera con Venezuela.

En primer lugar, el Fiscal General de la República, Tarek William Saab quien, como debe ser, solicitar imperiosamente al país vecino respuestas tempranas y nombres de los culpables de tal acto ignominiosos.

Luego la brillante vicepresidenta Ejecutiva Delcy Rodríguez, canalizando la denuncia ante las instancias pues: "ante el abominable asesinato de niños venezolanos, Maduro instruyó al canciller Félix Plasencia elevar la denuncia ante la ONU, para que este crimen no quede impune"

La muy patética Michelle Bachelet quien como nos señala el compañero Luis desde Chile, no tenemos ninguna duda que de haber ocurrido algo así en Venezuela, con dos niños colombianos, estaría trabajando a toda máquina elaborando y evacuando "informes" para denunciar los atropellos del rrrreegimen .

Pero ustedes, muy estimados articulistas de Aporrea, están ahora clamando por la muerte, las causas en el caso de Baduel, escarbando en los intríngulis donde se le pueda sacar hilo aprovechando que estamos tan cerca de las elecciones.

Entre todos ustedes, el articulista mayor, ese que vive como un reyezuelo en Italia, escribiendo muy cómodamente desde un escritorio tal vez Luis XIV, traído de la Francia desde Versailles donde residía el Rey Sol naturalmente. Señalo el calificativo cómodo luego de robarse una millonada que le corresponde al pueblo venezolano, y porque el presidente Nicolás Maduro, según le oí confesar arrepentido en una entrevista, desestimó las denuncias al respecto ante la Asamblea Nacional, de un grupo de opositores quienes llevaban hasta un dossier con muchas evidencias sobre ese desfalco.

Por darle el gobierno bolivariano automáticamente un voto de confianza, por ser él, el rojo rojito, quien a todas luces, porque me guío por el portal serio La Tabla quien en excelente entrevista con Clodovaldo Hernández de la Iguana TV, el editor del blog La Tabla, el periodista Víctor Hugo Majano nos explicó, a quien desee saberlo que no parece el caso de algunos, el manejo infame del delito perpetrado que lo llevó a la Italia, hasta de cierta manera protegido por los Estados Unidos, pues de otra manera no se explica esta total impunidad internacional.

Y nuestros niños y niñas en el infierno colombiano, llevados hasta allá por una situación económica buscada, aplicada, distorsionada a todas luces, por la guerra blanda, por las sanciones, por la pérdida de nuestra moneda, por la inclemente e inevitable dolarización del país.

Allá en la frontera buscarían unos pesos para poder comer, para poder llevar a sus hogares, si es que los tenía, "robando" alguna bagatela que les permitiese llegar a su guarida con algo en el estómago.

Esta responsabilidad no es sólo del gobierno criminal de Colombia, que debe ser llevado a la Corte Penal Internacional, con tantos crímenes, mayor número de desaparecidos, falsos positivos del premio nobel aquel, cuerpos encontrados desmembrados en las aguas de los ríos, de los caños, como en la peor pesadilla que podamos los seres humanos de bien soportar. Mayor número de líderes sociales asesinados, incluyendo aquellos que firmaron, creyeron, confiaron en el Tratado de Paz, donde nuestro Chávez tuvo indudablemente un papel relevante que esos desgraciados no le reconoce. ¿Y la comunidad internacional? ¿Y la pulcra y virginal Noruega, como la califica mi amigo secreto Diogenes, acompañando ese anterior proceso de paz, no tiene nada que decir? No, solo sumarse al engaño, a la vileza, a conformar y alimentar una opinión pública, es si muy bien distorsionada contra Venezuela.

Compañeros todos de Aporrea, menos el rojo rojito a quien no logro leer ni mucho menos incluir en este llamado. Ayer apelé a los famosos a nivel internacional, del tipo de aquellos que se suman a las campañas SOS Venezuela, del tipo de los que van y hacen shows ridículos, muy preocupados por Venezuela, pero no ven, no observan la gran viga en su ojo de lo que está aconteciendo frente a sus narices, en el "hermano" país.

Pero no seremos para nada notorios y famosos como aquello, pero seguramente algunos muy notorios, todos merecen mi respeto.

¿Ustedes tienen hijos, nietos? Porque como nos recordó Yajaira, nuestra barquisimetana en el grupo de Alumnos Desde Donde Sea, Andrés Eloy Blanco y su poema infinito "cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos de la tierra.

Y los pequeños Alexander y su compañero aún con nombre desconocido ¿A ustedes no les importan?

¿No les importa denunciar, levantar la voz, sus mágicas plumas adiestradas día a día, plasmando toda su creatividad y competencia para observar, mirar, pensar y escribir lo que nos está aconteciendo como país? Muchos desviándolos naturalmente a sus intereses, seguramente tan genuinos como los mío como los de otro. Pero todos en fin estableciendo en esta página una dialéctica importante, necesaria, no siempre adecuada. Pero se comprende que nada es perfecto.

Pero insisto, es necesario elevar las voces de los que nos ubicamos por acá, de ustedes los que se ubican por allá, de los que están leyéndonos observándonos y no toman aún partido, y de los que prefieren permanecer neutros, atentos, y vigilantes.

¿A ustedes no les importó saber la muerte de esas dos criaturas venezolanas? ¿No les llevó la nefasta noticia a reflexionar sobre tanto daño moral que nos ha causado esa oposición apátrida, como julio Borges, echándole leña a la hoguera y queriendo alertar a los países de nuestra América, a estar atentos a los miles de migrantes que se les vendría encima? Llamando claramente a la xenofobia, cuando Venezuela, nuevamente recurro el sensibilísimo artículo de José Sant Roz, ha sido generosa hasta más no poder, e incluso con la situación actual de los años recientes, todavía sigue siéndolo extremadamente solidaria.

Ustedes compañeros de Aporrea que conforman, junto a mi persona, la familia, en gran parte venezolana, de este portal, ¿no alzarán su fuerte, dolorosa pero necesaria voz?

Me cuesta creerlo.

Y como luego de trascurridos ya varios días de la noticia que me compromete en este texto, y ustedes articulistas aún no se manifiestan al respecto, me voy a tomar la libertad de reproducir aquí breves comentarios al respecto desde nuestro grupo de Alumnos Desde Donde Sea que, como he señalado forman todos parte de la Patria Grande.

Miguel: " la muerta de los niños y jóvenes no deben quedar en silencio y manos caídas, hay que escribir porque algo siempre queda... la denuncia, el grito de protesta y el espíritu conmovido serán parte de los ingredientes para despertar conciencias y movilizar a los pueblos a sus propios destinos".

Diogenes: "Una tragedia. Lo peor es que, como miles más en el régimen de la oligarquía narcoparamilitar colombiana, no pasará de un número más, de un episodio de violencia más, respecto de los cuales el pueblo colombiano ha perdido la capacidad de asombro e indignación. Me parece muy oportuno que se muestre el dolor y repudio ante un acto tan atroz como este. Para que veas cuáles los principales intereses de Michelle Bachelet. Claramente no investigar infanticidios atroces en Colombia o la tortura y descuartizamiento de manifestantes que luego aparecen flotando en el Río Cauca. Para eso fue nombrada allí Bachelet, ex funcionaria del régimen pinochetista."

Yajaira: "Cuando me enteré de la noticia, mi alma se conmovió de pesar y angustia, no puede ser que humanos cazan a humanos como trofeos de guerra, los exponga de manera tan cruel y villana, la cual responsabilizo a la oposición por ello, con su política apátrida y alentando a muchos a la inmigración".

Claudia: "Expreso el dolor y la impotencia por el asesinato de dos niños que, al parecer para un sistema enfermo, podrido, valen menos que las cosas, en realidad un sistema que a su vez los cosifica. También una sociedad con odio, y con un odio fomentado, instrumental."

Luis: "Bachelet es una infame. Tal como ya lo habíamos tratado en nuestro grupo, se sabía que iba a utilizar la muerte del general Raúl Baduel para retomar los ataques contra Venezuela. También como ya sabíamos, no se ha pronunciado sobre el asesinato de los dos menores en Colombia. Que yo sepa no se pronunció contra el drama carcelario ocurrido en Ecuador hace muy poco, que dejo más de 100 muertos. Y ahora, además tiene la infame desfachatez de pedir la liberación de personas se encontrarían "arbitrariamente detenidos" en Venezuela. Señora Bachelet, tanta diligencia para pronunciarse sobre lo que ocurre en la patria de Bolívar, contrasta con su silencio cómplice en el caso de los presos del estallido social en Chile, presos políticos, señora Bachelet, arbitrariamente detenidos. Y ni que hablar del constante hostigamiento a las comunidades mapuche, zona militarizada desde el, ni más ni menos, 12 de octubre. Y que pasa con los cientos de heridos, los mutilados oculares."

Estimados compañeros de Aporrea, concluyo con esta reflexión: ¿Será por cosas como esta que el portal aporrea.org estaría bloqueado?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Flavia Riggione

Flavia Riggione

Más artículos de este autor