Viaje y viaje, acuerdos etéreos

Viaje y viaje a la bella e histórica ciudad de México por las comisiones del ejecutivo nacional y de la oposición más beligerante, la que maneja los bienes nacionales en el extranjero que estaban "papayita" en Inglaterra, EE. UU, Colombia o Panamá, al menos. Una oposición en verdad poderosa (y peligrosa), pero hasta ahora los acuerdos alcanzados han sido mínimos.

En verdad no se le ha visto el queso a la tostada, como dicen. Unos y otros, gobierno y oposición más se me parecen a una escultura que según mi libro de Educación Artística adorna un espacio de la Ciudad Universitaria, titulado "Pastor de nubes", o mejor que los acuerdos han sido como esos dibujos que se observan lejanos en las nubes, aquí en Barquisimeto "La ciudad de los crepúsculos".

Son acuerdos etéreos, pues, con ellos nadie va a poder comprar una mano de cambur. Las sanciones siguen, así como las colas para surtir gasolina, la inflación no para y todos estamos cada vez más jorobados. Claro, no tanto como en 2017, 18; se tiene una cierta esperanza. Se confía en la mediación de Noruega, con una diplomacia experta en negociaciones y la solidaridad de México que, al menos en tiempos de la dictadura gomecista y en la transición que siguió a ésta, dio cabida a tantos exiliados. Muchos de los cuales regresaron con titulaciones universitarias en antropología o historia porque allá las culturas aborígenes fueron muy desarrolladas y las tradiciones son ancestrales (estoy pensando en Miguel Acosta Saignes, Federico Brito Figueroa, pero hay muchos más).

La delegación del ejecutivo de Maduro es la que cada vez regresa con las manos vacías. Puras promesas, pero la gente no vive de promesas sino de realidades que como la economía no se ha visto que se recupere por efecto de tales diálogos. Han sido acuerdos extremadamente precarios, con los que no se va al mercado popular a comprar harina pre cocida, café y azúcar. Nada.

Bueno, tal vez los más jóvenes diputados de la delegación oficialista aprendan algo sobre las teorías y técnicas de negociación, seminario avanzado que uno suele cursar en cierto doctorado de gerencia, pero sólo teóricamente (caso UNY, Barquisimeto y el modelo de negociación de Harvard, por ejemplo); aprendan además a valorar la democracia y evitar llenar a os extremos que se ha llegado en Venezuela por el encono político, para lo cual bien se pudieran leer la novela "Misión olvido", de María Dueñas en que señala como la Guerra Civil española destruyó la ciudad universitaria y toda la infraestructura de bibliotecas, laboratorios, sus docentes salieron al exilio y mucha de su juventud fue masacrada, además de que otros tantos quedaron lisiados y se refugiaron en la literatura medieval hispana para huir también de su horrendo presente.

Esos acuerdos alcanzados hasta ahora no satisfacen, son amorfos, sin relieve. Que si el Esequibo es nuestro "Ni un centímetro para nadie" como decía el compadre Gerardo Brito, elecciones de alcaldes, gobernadores, concejales y diputados regionales, alacranes versos los cucaracheros; presidenciales para el 2024; pero no se ve que mejoren las condiciones de los privados de libertad por diversos delitos, persiste la impunidad de quienes roban el patrimonio público, mientras ponen presos a su aliados de menos jerarquía (caso Juan Guaidó y Roland Carreño, Freddy Guevara), corrupción judicial, presos por rebelión, violencia. ¿Cuándo se alcanzarán acuerdos serios?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 435 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: