La adopción de mascotas NO es un juego de Facebook


Todos los días hay miles de compatriotas que navegan en la Internet, para entrar a los sitios Web venezolanos donde se rescatan a perros de las calles y se dan en adopción, a través de las populares redes sociales como Facebook, y esos miles de venezolanos piden con mucha insistencia adoptar a perros y a gatos de las calles venezolanas, lo cual aparentemente es una admirable decisión altruista.

Pero por desgracia, la mayoría de esos “buenos samaritanos venezolanos” que piden con insistencia adoptar a perros y a gatos de las calles, son personas inescrupulosas y sin oficios, que se burlan de nosotros los proteccionistas, y que se mofan en las narices de los defensores de los derechos de los animales.

Cada día miles de venezolanos afirman querer adoptar a perros, pero después que nos hacen trabajar y correr con desesperación buscando el perro que desean adoptar, luego esos individuos se desaparecen como el humo, no se comunican con nosotros para adoptar a la mascota, y tristemente, los proteccionistas nos damos cuenta que fuimos otra vez engañados, que se burlaron de nuestros esfuerzos por rescatar a perros de las calles venezolanas, y eso desmotiva mucho, duele en el alma, y nos quita los ánimos para seguir luchando, no nos damos por vencidos, pero duele mucho esa constante burla de muchísimos venezolanos.

Es consabido que en Facebook y en todas las redes sociales abunda el anonimato, la mentira, las falsas identidades de los usuarios, y por eso muchos venezolanos se aprovechan del clima de ilegalidad para pedir la adopción de perros, aunque ellos no están interesados en adoptar a una mascota, solo hacen perder el tiempo a quienes de verdad buscamos un hogar para miles de perros mestizos sin casas.

De igual manera, abundan los usuarios venezolanos tan enfermos como malintencionados, que publican en Facebook fotografías de perros listos para la supuesta adopción, a veces son perros muy bonitos y hasta de buenas razas, sin embargo, esas fotos casi siempre son descargadas de Internet, muchas veces publican fotos de perros que ni siquiera viven en las calles de Venezuela.

Cuando los usuarios interesados en adoptar a esos bellos perros de las calles, piden los datos de contacto a la persona que publicó las fotos del perro, pues con mucha frecuencia, el enfermo internauta venezolano nunca más se comunicará por Facebook, no responderá los mensajes de nadie, y aunque a veces se generan hasta peleas internas entre los usuarios que desean ser elegidos para la adopción del perro, otra vez los proteccionistas fueron víctimas del libertinaje en la Web, y luego descubrimos que ese perro en adopción vivía en Rusia y murió en China.

En ese sentido, también hay enfermos internautas venezolanos que suben a Facebook fotografías de perros muy maltratados, desangrándose en las calles venezolanas, imágenes muy chocantes de perros con terribles lesiones y al borde de la muerte, solo buscando incomodar y perturbar a la sociedad venezolana, porque cuando algún usuario pide información del perro para rescatarlo y ayudarlo, otra vez los enfermos internautas venezolanos no responden los mensajes, y descubrimos que esas horribles imágenes solo fueron publicadas para molestar al público, demostrando mucha perversión en la mente del venezolano.

Pero algunos enfermos internautas venezolanos son más audaces y desgraciados, porque se atreven a pedir dinero y transferencias bancarias para comprarle la medicina al perro venezolano supuestamente moribundo, aunque después de estafar a algún inocente venezolano y después de recibir el Zelle o el Pago Móvil, el estafador nunca más se comunicó para informar sobre la actual situación del perro, por lo que otra vez el proteccionista que lloró y se conmovió por el dolor del perro, fue engañado y fue estafado por los enfermos internautas del país.

Mis hermanos, no son dos ni tres enfermos, no son algunos adolescentes del barrio, no son cinco malandros y algunas muchachitas, no hermanos, son MUCHÍSIMOS los venezolanos que diariamente piden irresponsablemente la adopción de perros por Facebook, aunque de antemano ellos y ellas saben que no adoptarán al desdichado perro, y cualquiera que defienda los derechos de los peluditos, sabe que estoy diciendo la verdad, pero como en Venezuela no hay ley que te ponga preso por la “mamadera de gallo” en las redes sociales, entonces los enfermos internautas venezolanos que pueden ser niños, adultos y hasta abuelitas, se atreven a delinquir en la Internet usando principalmente Facebook.

¿Cuáles han sido las consecuencias de tanta enfermedad mental por parte de los internautas venezolanos en contra de los perros mestizos de las calles?

Hermanos, todos los proteccionistas hemos visto como muchísimas páginas venezolanas de fundaciones activas en Facebook, que ayer se dedicaban a rescatar a cientos de perros de las calles venezolanas, y que tenían miles de seguidores a nivel nacional, pues hoy en día, esas páginas se encuentran muy abandonadas, casi nunca publican contenidos de adopciones, algunas páginas desaparecieron sin avisarle a nadie en Facebook, o crearon grupos privados para evitar la perversión y la persecución de los enfermos internautas venezolanos.

Pero privatizar la información de adopción de mascotas en Facebook, perjudica un mundo a los perros mestizos de las calles, porque el objetivo siempre ha sido hacer totalmente pública la información del rescate de mascotas para que sean prontamente adoptadas, pero entendemos la triste decisión de fundaciones y organizaciones sin fines de lucro que se cansaron del libertinaje venezolano, y por miedo a ser otra vez víctimas de los estafadores, ya no comparten los nuevos reportes en público, y por ende, disminuye la posibilidad de adoptar a los perros.

Por tal motivo, cualquier usuario o usuaria venezolana que realmente quiera adoptar a un perro mestizo y que está leyendo mi presente comunicado, le pedimos que sea muy serio y muy seria a la hora de pedir la adopción de un perro, por lo que altamente le recomendamos identificarse con su nombre y apellido, cédula de identidad, teléfono de contacto, lugar de residencia, y una razón que justifique su deseo de adoptar a un perro para tenerlo como mascota.

Ya basta de responder los típicos mensajes de usuarios tan falsos como tontos que publican en Facebook, por ejemplo: “Hola, tiene para adoptar”, “Quiero adoptar a un perrito” “Tiene de raza pequeña por ahí” “Saludos busco un perro chihuahua” “Qué cachorritos tiene”

Esa clase de embusteros usuarios venezolanos, nunca se identifican, como decimos coloquialmente los venezolanos, solo están “mamando gallo” en Facebook, y nosotros no debemos ser cómplices de esos individuos mentalmente perturbados.

No hermanos proteccionistas, por muy desesperados que estamos por vaciar los refugios y dar en adopción a perros mestizos, tenemos que hacer las cosas legalmente bien, porque muchas veces no queremos “asustar” a la persona pidiéndole tantos datos personales, por el miedo a que se sienta intimidado y ya no quiera adoptar al perro, pero yo creo que más miedo nos debe causar darle en adopción un perro, a una persona que ni siquiera sabemos si vive en Venezuela.

Con tan solo recibir por Facebook los rebuscados mensajitos como “Hola quiero adoptar a un perrito”, ya es motivo suficiente para que los proteccionistas solicitemos claramente los datos personales de la persona supuestamente interesada en adoptar al perro, y si tras comprobar la veracidad de la información personal de la persona, hay verdadero interés en adoptar a la mascota, entonces podemos usar las videollamadas por WhatsApp, para conocer visualmente la casa o el apartamento donde vivirá el perro o gato adoptado por su nuevo dueño.

Como muchos venezolanos saben, la página Web del CNE es muy usada para verificar los datos personales del venezolano a través de su número de cédula de identidad, por lo que recomendamos a los proteccionistas entrar en el sitio Web del CNE, cuya dirección es http://www.cne.gob.ve/web/index.php y ubiquen a la derecha de la pantalla el Registro Electoral, allí aparece un recuadro para escribir el número de cédula y luego se toca el botón de la lupa de buscar, y dependiendo al resultado de la búsqueda, los proteccionistas comprobarán la identidad del ciudadano o de la ciudadana, que pretende adoptar a un perro o gato de la calle.

Debido al libertinaje cibernético de Facebook, muchos niños venezolanos también piden la adopción de perros a través de las redes sociales, por lo que los proteccionistas deben saber que no debemos dar en adopción mascotas a menores de edad, el proceso de adopción debe realizarse con individuos mayores de 18 años de edad, no recomendamos responder los mensajes enviados por niños en Facebook, ni siquiera para decirles que no se les permitirá la adopción de ningún perro, ya que la mejor forma de frenar el acceso de niños a Facebook por culpa de la irresponsabilidad de sus padres y representantes, es evitar interactuar con menores de edad, y aunque parezca una decisión muy severa, es lo más sensato.

Los perros mestizos venezolanos no son juguetes y no son corotos, no es simplemente adoptar a ciegas a una mascota, es adoptar responsablemente a esa mascota, teniendo control de quién será la persona que adoptará a un hermoso ser vivo.

Hermanos proteccionistas venezolanos, si una persona quiere adoptar a un perro o gato de la calle a través de Facebook o de cualquier otra red social, nosotros debemos previamente exigirle su nombre y apellido, cédula de identidad, teléfono de contacto, lugar de residencia, y una razón por la cual quiere adoptar a la mascota, solo con esos datos personales claramente mencionados, nosotros estaremos legalmente en condiciones de comunicarnos con la persona, e intentaremos ubicar a un perro mestizo o gato de la calle que pueda ser adoptado por ese compatriota venezolano, esa es la única forma de cumplir con una adopción responsable, que garantice el bienestar de la mascota en su nuevo hogar, y que en caso de maltrato, tengamos los datos de la persona que adoptó al perro o al gato, para ir a la policía y denunciarlo por maltrato animal.

Es importante saber que el maltrato animal no es solo herir físicamente a un perro, ya que el maltrato animal también se expresa cuando el dueño del perro no le da comida, no le da agua, no lo baña, no se preocupa por su salud, y debemos reconocer que por la crisis económica venezolana, muchas personas que desean adoptar perros a través de Facebook, no tendrán los recursos necesarios para cuidar al perro, y muchas veces se dejan llevar por una bonita foto publicada en Facebook, para querer adoptar a un perro que luego será una carga para la familia, por lo que el perro rescatado terminará siendo otra vez echado a la calle.

También te recomiendo amigo proteccionista, que antes de comunicarte cordialmente con el posible compatriota que adoptará al perro mestizo venezolano, es importante tomar unos minutos y revisar su perfil de Facebook, pues con frecuencia yo he visto que esos enfermos mentales publican chistes de El Chavo del 8, episodios de Los Simpsons, videos humorísticos de Mr Bean, videos divertidos de cámaras indiscretas, imágenes con chistes sucios, episodios de South Park, videos de La Familia Peluche, del Chapulín Colorado y hasta material pornográfico, siendo claros indicios de que el supuesto interés de adoptar un perro, es pura perversión.

Por otro lado, si usted es un ciudadano venezolano que desea apadrinar o ayudar económicamente a un perro que necesita un medicamento, una operación de emergencia o alimentos como perrarina, no se apresure a dar dinero a ciegas a través de las redes sociales como Facebook, no se deje llevar por el sentimentalismo de una foto de un perro que conmueve, es importante primero llamar por teléfono a la persona que pide dinero, que te ponga en contacto con el veterinario del perro para conocer la enfermedad o el problema de la mascota, y obviamente, revisa el perfil de Facebook de la persona que está pidiendo dinero.

Hay muchos internautas venezolanos que manipulan a la inocente persona que quiere donar dinero para el perro enfermo, el estafador dice que no hay tiempo para esperar, que el perro no sobrevivirá otra noche, y hasta amenazan con botarlo del refugio o del hospital veterinario si no realizan rápidamente la transferencia bancaria, y todo eso te lo dicen y lo leemos mientras vemos una y otra vez la foto del pobre perro enfermo, pero a pesar de la angustia del momento, usted debe ser responsable y tener la suficiente madurez, para primero llamar a la persona que recibirá el posible donativo, para pedir el teléfono y hablar con el veterinario que trata a la mascota, y dependiendo a las respuestas que usted reciba, entonces se decidirá si vale o no la pena transferir el dinero.

Cabe destacar, que también hay fundaciones aparentemente “sin fines de lucro” que rescatan perros de las calles venezolanas, pero deciden realizar rifas en Facebook, siendo el sorteo más usado para supuestamente ayudar a cubrir los gastos económicos de los peluditos, aunque nosotros recomendamos NO participar en esas rifas de Facebook, pues la persona que desea ayudar económicamente a la fundación que rescata a los animalitos, solo debe ponerse en contacto con la organización y hacer su contribución, sin participar ni en rifas ni en sorteos, que huelen más a burda corrupción y menos a proteccionismo.

La adopción de mascotas no es un juego, no es un chiste, no es un capricho.

Querer es poder, si de verdad quieres adoptar a un perro, hágalo responsablemente, ya que los perros son seres vivos, no son juguetes ni corotos, por lo que es fundamental saber quién se hará cargo de la criaturita de Dios.

Entre la terrible crisis económica venezolana, sumado a toda la gente que está abandonando Venezuela, y para colmo de males tenemos que soportar a los enfermos internautas venezolanos de Facebook, pues los perros mestizos de las calles venezolanas están sufriendo mucho, sin agua, sin comida, sin amor.

Yo también quiero exclamar ¡Qué rata es la gente que trabaja en la Misión Nevado!

Hoy hemos criticado mucho a los enfermos internautas venezolanos, que piden desesperadamente adoptar a un perro en Facebook, porque después que conseguimos el perro de sus sueños, el enfermo se desaparece como el humo, pero también debemos aborrecer a los desgraciados que manejan las cuentas de la Misión Nevado en Facebook, porque abundan compatriotas que escriben mensajes solicitando la ayuda de la Misión Nevado para rescatar o sanar a un perro enfermo, pero los desgraciados trabajadores de la Misión Nevado, casi nunca responden los mensajes de los usuarios venezolanos, siendo cómplices del libertinaje social que tanto perjudica a los perros de las calles venezolanas.

Cualquier compatriota puede hoy entrar a las páginas estadales de la Misión Nevado en Facebook, y comprobará con sus propios ojos, que casi nunca responden las peticiones de ayuda para perros mestizos de las calles, y por supuesto que los encargados de la Misión Nevado en Facebook diariamente leen todos los mensajes publicados, pero esos desgraciados tienen tanta miseria espiritual en sus vidas, que son incapaces de responder el llamado del prójimo revolucionario, y terminan dejando morir a los perros por culpa de tanto silencio.

Pero cuando la Misión Nevado hace una tonta jornada de vacunación y esterilización una sola vez al año, esa tontería llena de corrupción, es anunciada con bombos y platillos por la Misión Nevado, queriendo justificar el dinero que roban durante todo un año, por haber vacunado a tres perritos en tres horas.

Vemos que en Venezuela abundan los enfermos ciudadanos venezolanos, que se burlan y se mofan de los perros de las calles, tanto de la derecha como de la izquierda, y por tanta enfermedad mental ya no hay ladrido ni en Mucuchíes.

Si usted amigo lector, es uno de los enfermos internautas venezolanos, que se burla de los proteccionistas pidiendo la falsa adopción de perros en Facebook, te pedimos desesperadamente que busque a Jesucristo, de rodillas pídele perdón a Dios por tu pecado, y si eres sincero de corazón, Dios hoy transformará tu vida.

Hay mucha frustración, hay mucha soledad, hay mucha sarna espiritual en la mente del enfermo internauta venezolano, que inventa querer adoptar a un perro de la calle, siendo Jesucristo el único Hombre capaz de curar tu frustración, de curar tu soledad y de curar tu sarna espiritual, porque Jesús es el camino, es la verdad y es la vida, solo con Cristo podemos recuperar la fe y la sanidad mental.

No juguemos con las vidas de los angelitos de Dios, permite que Dios transforme tu vida, y cuando Dios transforme espiritualmente tu vida, yo espero que seas un nuevo proteccionista venezolano, realmente comprometido en rescatar perros de las calles de nuestro país, porque nuestro prójimo necesita rescatar la compasión.

Ya sabes querido amigo proteccionista venezolano, la próxima vez que recibas el típico mensajito de Facebook que dice “Hola quiero adoptar un perrito”, que no se te olvide pedir nombre y apellido, cédula de identidad, teléfono de contacto, lugar de residencia y una razón que justifique el interés en adoptar a un perro de la calle, solo con esa información previamente recibida, puedes comunicarte con ese compatriota en aras de llevar a cabo la adopción responsable de la mascota.

Grandes tristezas venezolanas, grandes realidades venezolanas.

Gracias por su tiempo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 548 veces.



Carlos Ruperto Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: