Arena política

¿Acaso somos eunucos políticos?


El grado de deterioro del país está llegando a extremos tales que la pobreza extrema se ubica en 79%, con una pobreza general ubicada en 12%; la clase media desaparecida y unos pocos que lograron sostenerse económicamente más otro tanto enriquecido con los negocios de la política y del Estado.

Por otro lado en ninguno de los servicios públicos, destrozados por la incompetencia y corruptelas del gobierno, se ha visto la más leve mejoría, por el contrario la política horrorosa de mantener dominio total sobre los menesterosos administrándoles sus raciones de comida, de gas, vacuna, electricidad, pensiones y bonos entregados con nombres rimbombantes, pero, sin fondos, al mejor estilo del dictador Joseph Stalin y de otros seguidores en Latinoamérica como el dictadorzuelo de Nicaragua Daniel Ortega.

Reina la desesperanza de los sectores populares quienes se sienten presionados ante el terror de perder las migajas que les da el Estado. Por cierto, y para ejemplificar lo que aquí escribo, hace pocos días vi un video del gobernador Lacava en una muy menguada actividad de su campaña interna a la reelección.

El caso es que una dama le reclamó por la escasez de gas, a lo que el gobernador respondió, “El martes me le mandan gas a toda ésta gente”, a eso le llamo “CONTROL SOCIAL”.

También vi otro video en un sector del norte de Valencia donde los vecinos le hacían solicitudes al susodicho y lo colmaban con aplausos, lo sorprendente fue cuando el gobernador socialista se dirigió a los presentes y suelta ésta perlita, “Vengo de Ricardo Urriera (sur de Valencia), pero, tengo que serles sincero, esto es algo distinto, ¡es distinto!”, o sea, el sur le da urticaria. Acto seguido, se comprometió a cumplirles, a resolver “todos” los problemas de los vecinos. A eso le llamo “DEMAGOGIA”.

Y así, pudiera llevarme todo éste espacio con anécdotas perversas de un candidato que despreció a su propio Partido y que ahora busca refugio en la gente del norte, cuando ya es harto conocido su desempeño en el Estado Carabobo, y lo peor es que piensa que los ciudadanos son EUNUCOS POLÍTICOS cuando son ellos quienes llevan la pesada carga de la crisis.

Desde que tomó las riendas de la gobernación de Carabobo se dedicó a crear su propia marca y a monopolizar los servicios públicos como transporte comprando autobuses chatarra en EEUU (¿?) hoy completamente desaparecidos, Debió sentarse con la dirigencia del sector transporte y atender sus reclamos, pero, prefirió llevarse los dólares al imperio.

Otro caso es el de Hidrocentro, institución incapaz de dar solución al problema del agua, entonces, optó por alquilar unos camiones y los decoró con su marca. Igual hizo con el gas. La electricidad ni se diga. Es ahora, en plena campaña interna cuando están haciendo bacheos en el norte, pero el Sur sigue desastroso. Se quiso apropiar de todo, hasta de “sus” propios candidatos a las diferentes alcaldías lo que le valió un merecido regaño no sólo del Vice-presidente del PSUV en su programa “Con el mazo dando”, sino del mismísimo Presidente del PSUV Nicolás Maduro, quien en el mismo programa apoyó lo dicho por Diosdado, demostrándose con ello que en el PSUV tampoco hay EUNUCOS POLÍTICOS.

A la postre me temo que la marca “impuesta” por el gobernador obviando las siglas del Partido que lo llevó a la gobernación, hoy tiene una cuenta que pagar, razón por la cual, al ver al cobrador tacándole las puertas, corrió a refugiarse en los vecinos a quienes jamás les visitó, demostrándose así que las redes sociales no son tan eficaces para hacer alta política, más sí para promocionar artistas o algo así. Como dicen que “El tiempo de Dios es perfecto”, entonces pienso que al “Santo le llegó su día”, y… ¡qué día!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 479 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor